El nombre de Nahir Galarza comenzó a aparecer en la prensa argentina hace aproximadamente dos años, tras verse involucrada en el homicidio de su pareja Fernando Pastorizzo.

En julio de 2018, el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguaychú condenó por unanimidad a Galarza a prisión perpetua por considerar que "ha quedado destruida la hipótesis de la defensa de que los disparos se produjeron de manera involuntaria".

Tras la decisión, Nahir comenzó a pagar su condena en la cárcel de Paraná, lugar donde ha protagonizado una serie de polémicas. De hecho, la última tiene directa relación con una de sus compañeras de prisión.

Publicidad

Según detalló Telefé, el miércoles por la noche la joven se vio envuelta en una pelea con otra presa en uno de los pabellones de la Unidad Penal 6 de Mujeres de la capital entrerriana, cuando se disponía a utilizar el teléfono público.

Como su conversación se extendió más del tiempo estimado, comenzó a recibir el reclamo del resto de las reclusas que querían llamar a sus familiares. Esto generó una fuerte discusión con otra interna, a quien finalmente le tiró el teléfono en la cara y la empujó.

Las investigaciones indicaron –según ElOnce– que, Nahir golpeó y tiró al suelo a su compañera, lo que derivó en la intervención del personal penitenciario, que finalmente decidió sancionarla y trasladarla en una celda individual.

En tanto, en septiembre su defensa presentó un recurso ante el Superior Tribunal de Justicia para que revise la pena de cadena perpetua de la joven, la cual ya fue confirmada por la Cámara de Casación.

Publicidad