Las campañas de vacunación masivas contra el covid-19 alimentan un flujo incesante de desinformación en internet y las redes sociales, unos rumores que exageran o inventan los efectos secundarios de los inmunizantes hasta convertir el remedio en peor que la enfermedad.

La distorsión de las cifras sanitarias 

Desde el inicio de las campañas de vacunación, la farmacovigilancia (la rama científica encargada de detectar los efectos secundarios de los medicamentos) ha servido de herramienta para alarmar a la opinión pública.

En la mayoría de países, cuando una persona o el personal sanitario detecta efectos desconocidos tras una vacunación, lo puede señalar a las autoridades, y esos registros acostumbran a ser públicos.

Publicidad

Corresponde a las autoridades sanitarias determinar si son efectos secundarios.

En esos registros también se incluyen los decesos. Pero que una persona vacunada haya muerto no significa en absoluto que la causa sea el fármaco.

Los efectos indeseables de las vacunas anticovid, como la miocarditis, la pericarditis o las trombosis arteriales han sido muy raros, sobre una base de miles de millones de dosis inyectadas en todo el mundo.

Y a pesar de ello, las redes sociales han divulgado una gran cantidad de mensajes sobre los "miles de muertos" que supuestamente habrían causado las vacunas, incluidas capturas de pantalla con cifras de esos registros públicos.

A principios de noviembre en países como Taiwán o Australia se detectó un gran flujo de información en las redes sobre más decesos causados por las vacunas que por el virus.

 Las especulaciones sin fundamento científico 

Un rumor recurrente en las redes sociales es que la vacunación provoca esterilidad. La AFP ha dedicado varios artículos de verificación al respecto que desmienten esa teoría.

Otro falso peligro: el fármaco provoca la enfermedad de Alzheimer. Otra especulación sin fundamento, que fue escrita por un militante antivacunas.

En cuanto se empezó a hablar del método de ARN mensajero, circuló la teoría de que ese tipo de vacunas modifica el génoma humano. Pero el ARN mensajero de la vacuna no llega al núcleo de la célula, donde se encuentra nuestro ADN.

 La vacuna que te vuelve magnético 

Innumerables videos TikTok circularon este año sobre la posibilidad de que la vacuna de ARN mensajero te "magnetice" el cuerpo, es decir, que se vuelva un imán.

Las imágenes mostraban cucharas, imanes "pegados" sobre la piel...

Ese rumor se basa en dos teorías falsas: por una parte que las vacunas contienen chips informáticos o sustancias metálicas, y por otro lado, que utilizan una técnica conocida como magnetofección, que utiliza la  química de las nanopartículas magnéticas y campos magnéticos para concentrar partículas que contienen ácido nucleico.

Otra especulación relacionada con estas teorías es que las vacunas contienen grafeno, algo totalmente falso.

 Los muertos vacunados célebres

El exsecretario de Estado norteamericano, Colin Powell, murió el pasado mes de octubre con 84 años, de complicaciones relacionadas con el covid, a pesar de que había sido doblemente vacunado.

Eso provocó un alud de comentarios sobre la supuesta ineficacia de las vacunas anticovid.

Pero esas afirmaciones dejaban de lado dos importantes enfermedades que sufría Powell. Por un lado un mieloma múltiple, un cáncer sanguíneo que afecta al sistema inmunitario, y por otro la enfermedad de Parkinson.

Los fabricantes y científicos han explicado en innumerables ocasiones que la eficacia de las vacunas disminuye entre los más ancianos y las personas que sufren de otras patologías, porque el sistema inmunitario de esas personas es más débil.

Ese es también el caso de un famoso músico de la isla francesa de Guadalupe, Jacob Desvarieux, de 65 años.

Falleció en julio a causa del covid, a pesar de que había sido vacunado, lo que alimentó los rumores en una isla donde la oposición a la vacunación es muy fuerte.

Sin embargo, esas pseudonoticias olvidaron un detalle importante: el músico había sufrido un reciente trasplante renal.

Publicidad