La epidemia de coronavirus continuaba el lunes a propagarse por el planeta, promoviendo una parálisis en parte importante de Italia y un nuevo hundimiento de los mercados financieros asiáticos, en particular el de Tokio.

China parece moverse lentamente hacia la contención de la epidemia, y el lunes reportó otros 22 decesos y apenas 40 nuevos casos confirmados de contagio, el menor número desde que se modificaron los criterios de conteo, en enero.

En cambio, en otros países la situación no cesa de agravarse, con el constante aumento de casos confirmados y más territorios afectados.

Publicidad

En este cuadro, las bolsas asiáticas abrieron sus operaciones del lunes con fuertes pérdidas, en medio de crecientes preocupaciones por el impacto de la epidemia en la economía global.

La bolsa de Tokio tuvo el lunes su peor jornada desde hace más de dos años, lastrada por la caída de los precios del petróleo y la propagación incesante de la epidemia mundial del coronavirus, que dispararon el yen frente al dólar.

Al término de los intercambios, el índice Nikkei cayó 5,07% hasta situarse a 19.698,76 puntos, algo que no ocurría desde febrero de 2018.

El índice Topix perdió por su parte 5,61%, a 1.388,97 puntos.

Otros mercados de la región también se situaban en fuerte baja: la bolsa de Hong Kong se hundía 3,8% ya en la apertura, Australia caía más del 5% y las acciones de Nueva Zelanda y Corea del Sur retrocedían un poco menos del 3%.

En China, el índice compuesto de referencia de Shanghái caía 1,56%, al tiempo que el índice de referencia de la bolsa de valores de Filipinas se hundía casi 4%.

Publicidad