Este 1 de julio, el gobierno presentará el proyecto de reforma tributaria que ha sido largamente anticipado por el mundo político.

Luego de varios meses de trabajo prelegislativo, que también contempló un proceso de diálogos sociales con emprendedores del país, el Ejecutivo ya dio a conocer algunos de los primeros lineamientos.

Publicidad

De acuerdo a lo informado por el Diario Financiero, la subsecretaria de Hacienda, Claudia Sanhueza, se reunió con parlamentarios oficialistas de las comisiones de Hacienda y les comunicó los principales ejes del proyecto.

En la reunión, Sanhueza detalló que se modificarán los tramos medios y altos del impuesto a la renta personal. De esta forma, el aumento comenzará en el tramo número cinco, que incluye a personas con ingresos mensuales superiores a 70 Unidades Tributarias Anuales (UTA), es decir, $ 4.077.360.

La modificación también aplicará al tramo número seis, que contempla a los ingresos de entre 90 y 120 UTA, lo que equivale a un ingreso de entre $ 5.242.320 y $ 6.989.760 al mes.

Junto con modificar el tributo para estos segmentos, el gobierno además busca redistribuir los cortes de entrada y salida también para el séptimo y octavo tramo.

De acuerdo a lo sostenido en la reunión, esto último ayudaría a que la tasa máxima de impuesto personal se ubique en 43%, en relación al 40% actual.

Del mismo modo, el gobierno subrayó que las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipyme) seguirán con el actual esquema de tributación integrada. De esta forma, lo pagado a nivel de empresa se puede descontar en su totalidad en el impuesto personal de los socios.

Por otra parte, para las grandes empresas se avanzará hacia una desintegración del régimen tributario, por lo que se buscará separar la imposición personal de la corporativa.

A su vez, en cuanto al impuesto al patrimonio, el Ejecutivo adelantó que intentará aplicarlo en dos tramos. En un primer momento, el proyecto contempla un gravamen de 1% para el valor que oscila entre US$ 5 millones y US$ 15 millones, y de 2% sobre este último umbral.

Finalmente, el gobierno recalcó que apuntan a aumentar el control desde el Servicio de Impuestos Internos (SII) para reducir los espacios para la evasión.

Publicidad