Este martes se vivió una nueva jornada de trabajo legislativo en el Congreso y que, en gran parte, estuvo marcado por la discusión sobre un eventual sexto retiro de fondos de las AFP.

Esto, porque en horas de la mañana, los parlamentarios de la denominada "bancada del sexto retiro" se volvieron a reunir tras algunas semanas y realizaron un punto de prensa emplazando al gobierno a respaldar la iniciativa.

Publicidad

Dicha iniciativa fue rechazada en general en abril pasado, por lo que todavía rige una prohibición de un año para legislar sobre esa misma materia.

En este contexto, la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputadas y Diputados discutió sobre la eventualidad de una nueva tramitación de retiro previsional. No obstante, con dicha prohibición se había solicitado un informe jurídico a la secretaría de la corporación para evaluar la posibilidad de tramitar el proyecto.

El secretario de la instancia advirtió que "la Comisión acordó solicitar el mencionado informe, lo cual se procedió a hacer. La razón por la cual no lo tenemos en este momento, es porque me explicaban que la solicitud se hizo a instancias de un señor diputado que en definitiva retiró esta moción".

"Yo puedo agregar que nosotros los abogados secretarios hemos recibido instrucciones de la jefatura superior, y de hecho ya se ha aplicado en la Comisión de Economía recientemente, a propósito de un proyecto de ley", agregó.

Del mismo modo, el funcionario detalló que "la Comisión tuvo que aplicar la suspensión, porque es una suspensión de un año desde la fecha en que se rechazó el otro proyecto. Eso sí, nosotros no hemos recibido esa instrucción".

"El señor secretario de la Cámara de Diputados explicó que el informe que se hizo, o que quisieron preparar para la mesa, abarcaba muchos aspectos, y que van a hacer una versión ad hoc, apropiada, para las necesidades de la Comisión", añadió.

Finalmente, enfatizó que “un proyecto rechazado en general es técnicamente un proyecto que muere, porque hay un dictamen de la Corporación en el sentido de no aceptar la idea de legislar, entonces, el renovar implica necesariamente que hay otro proyecto que está presente y que tiene las mismas ideas matrices, y que se tramita".

"Y la interpretación que se ha hecho, por lo menos la que hemos recibido nosotros de nuestros superiores jerárquicos, es que la renovación se puede hacer, pero hay una suspensión de un año a contar del rechazo en general", concluyó.

Publicidad