En el Parque Nacional Arenas Blancas, ubicado en Nuevo México, Estados Unidos, un grupo de científicos descubrió la que podría ser la caminata "más larga del mundo" de la que se tiene registro de la época prehistórica.

Según informa ABC, el estudio -publicado en Quaternary Science Reviews, cuenta sobre el hallazgo de huellas fosilizadas de hace más de 10 mil años, al final del pleistoceno.

El estudio revela que el ahora desierto en el parque nacional estadounidense, en aquella época contaba con una vasta vegetación, e incluso, con un lago, además de animales como mamuts, perezosos gigantes, gatos dientes de sable, camellos, bisontes y seres humanos.

Publicidad

Sin embargo, el hallazgo de las huellas fosilizadas en la cuenca de Tularosa, también revelan una posible historia de lo que ocurrió hace más de 10 mil años.

Las huellas tenían una extensión de 1,5 kilómetros y los pasos apenas se desvían del camino, por lo que los investigadores creen que la persona de las huellas tenía su destino definido, además de que las huellas van "de ida y vuelta".

Por el suelo, también se cree que estaba mojado y resbaladizo, y que además, se hizo de forma acelerada, a 1,7 metros por segundo. Cabe señalar que una caminata normal en una superficie seca, suele estar entre 1,2 y 1,5 metros por segundo.

Por otro lado, en algunas zonas también se ven dos pares de huellas, donde también son más pequeñas, por lo que se cree que se trataría de una madre o un adolescente, que cargaba a un niño y que posteriormente lo bajó al suelo para que pudiera caminar por si mismo.

El estudio revela que también durante esta caminata, la persona se cruzó con un perezoso y con un mamut.

"Las huellas cuentan una gran historia. ¿Qué estaba haciendo este individuo solo y con un niño, moviéndose tan deprisa? (...) ¿Estaba enfermo el niño? ¿O se lo estaba devolviendo a su madre? ¿Llegó una tormenta rápidamente y tomó por sorpresa a la madre y al niño? No tenemos forma de saberlo y es fácil dar paso a especulaciones de las que tenemos pocas pruebas", señalan los investigadores.

Publicidad