Dos meses después del triunfo de Joe Biden en las elecciones presidenciales, la vicepresidenta electa de Estados Unidos, Kamala Harris, es la protagonista de la portada del número de febrero de la edición estadounidense de Vogue.

De esta forma, se convirtió en la primera persona en su cargo que lo hace, aunque otras mujeres políticas o muy relacionadas con ella lo habían logrado antes: Melania Trump en 2005, Hillary Clinton en 2016 y Michelle Obama en varias ocasiones.

“Señora vicepresidente, Kamala Harris y la nueva América”, indica el titular que acompaña la fotografía de cuerpo entero de Kamala Harris, donde aparece con un traje negro de Donald Deal y zapatillas Converse, calzado que, junto al collar de perlas que lleva en la portada, se han convertido en su sello de estilo.

Publicidad

Pese al hito que significa esta portada, muchos fanáticos de Harris y de la revista quedaron un poco confundidos con la portada, calificando la foto como "decepcionante", sobre todo porque acusaron que cambiaron el color de piel de la futura “señora vicepresidenta”.

Además, puntualizaron que no es primera vez que Vogue y su editora, Anna Wintour, cometen este ‘tipo de errores’ con gente de color en sus portadas.

En este sentido, señalaron que la revista aumentó la iluminación en el rostro de Kamala Harris, lo que la hace lucir una piel más clara de lo que en verdad es. Asimismo, indicaron que no deberían haber hecho que la vicepresidenta “posara sobre cortinas de satén porque se ve incómoda”.

Según el periodista de New York Magazine y colaborador de Huffington Post, Yashar Ali, "la portada de febrero de Vogue con la vicepresidenta electa Kamala Harris ha sido ampliamente criticada en las redes sociales, pero según una fuente familiarizada con los planes de publicación, esta no es la portada que esperaba el equipo de la vicepresidente electa".

"Esta no es la portada que se acordó mutuamente. La portada acordada tenía a la vicepresidenta electa Harris con un traje azul claro", continuó el periodista.

"Aquí está la portada de Vogue que el equipo de Kamala Harris pensó que sería lanzada. Me han dicho que esta portada de la izquierda será la portada digital, pero la tan criticada portada de la derecha ya se imprimió y será la portada disponible para la venta y enviada a los suscriptores", cerró Yashar Ali.

Finalmente, varios usuarios compararon esta portada con una de la revista ELLE, hace algunos meses atrás, donde Harris aparece sentada sobre una silla de oficina y con una postura más decidida y empoderada.

 

Publicidad