Agenda Sustentable

Innovación y Economía Circular: El proceso productivo tras la fabricación de BLUE, el primer interruptor sustentable de Chile

BLUE, el primer interruptor sustentable de Chile
T13
BLUE usa como materia prima redes de pesca recolectadas del océano para elaborar un producto de calidad y el estilo. Conoce los procesos.

No es un misterio que, desde hace décadas, los océanos del planeta se han transformado en una suerte de basurero global donde se desechan más 14 millones de toneladas de plásticos, transformándose este elemento en el 80% de la basura en el mar. Como resultado, no sólo miles de animales mueren por la presencia de este material, afectando al 86% de las tortugas, al 44% de las aves y al 43% de los mamíferos marinos. También, es muy probable que los seres humanos estemos comiendo plástico todos los días. 

Esta delicada situación hizo que 3 hermanos empresarios se cuestionaran cómo podían aportar y hacer algo en concreto. Es así como Emilio, Juan Ignacio y Felipe Marisio, de la mano de la empresa Sinthesi, crean BLUE, el primer interruptor sustentable hecho con redes de pesca recicladas de los mares de la Patagonia.

Hoy, suena como algo simple. Sin embargo, para llegar a este producto de alta calidad y que pasó por todas las certificaciones necesarias, los jóvenes empresarios tuvieron que caminar una ruta con altos y bajos, que tuvo un exitoso final: llegar a fabricar un interruptor para casas, departamentos y empresas que cumplen con dos elementos fundamentales: innovación y aplicación de economía circular.

Proceso paso a paso

Emilio Marisio, Gerente Comercial de Blue de Sinthesi, cuenta que “el primer proceso lo realiza “Atando Cabos”, una Clean Tech Company que desarrolla soluciones tecnológicas colaborativas para convertir desechos plásticos masivos en nuevas materias primas y productos”. Y agrega que ellos son los responsables de: La recolección y limpieza de las playas, fiordos y océanos. Las redes de pesca que se recolectan se envían a un centro de acopio, donde pasan por una primera limpieza. Tras esto, el material se envía a Santiago para ser procesado. 

[VIDEO] Atando Cabos: El proyecto que sueña con restaurar las costas y el ecosistema de la Patagonia
Lee También >

[VIDEO] Atando Cabos: El proyecto que sueña con restaurar las costas y el ecosistema de la Patagonia

“Llegando estas redes de nylon, se limpian nuevamente y pasan por unas máquinas trituradoras    que lo peletizan, o sea, trituran el material, quedando como unas pequeñas lentejas.  Luego, se envasa y se envía a nuestros distintos socios para transformar este plástico en un nuevo producto”, agrega Juan Ignacio Marisio, Gerente de Fábrica de Blue.

“La complejidad fue alta, ya que fue todo un desafío usar esta materia prima en nuestro proceso de inyección. Significó varias pruebas de calidad, cambios de moldes, nuevas mezclas de inyección, nuevas certificaciones,  usar pinturas al agua y tener bolsas de empaque compostables, entre otras cosas. Esta complejidad nos lleva trabajando más de 2 años en el proyecto”, agrega Juan Ignacio.

Proceso 2: la llegada a la Fábrica Sinthesi 

Juan Ignacio cuenta que, llegando el material, este pasa por un proceso de secado, para luego entrar a unas máquinas que extraen toda la humedad del material, necesario para poder comenzar a fabricar un enchufe o interruptor. “Luego van directo a unas máquinas inyectoras, las cuales -gracias a unos moldes- hacen distintas piezas que componen nuestros artefactos. El siguiente paso es irse al departamento de pintura, donde se pintan y secan en unos hornos especiales que aseguran la durabilidad del color”.

Explica también que, cuando tienen las distintas piezas fabricadas y pintadas, parten al departamento de armaduría, para luego pasar por un estricto control de calidad. Ya pasado estos procedimientos, el producto se encuentra listos para ser envasados. “Cabe mencionar que estos productos se certifican de manera mensual: personal del CESME revisa las cajas embaladas, sacan muestras y se van a una inspección exhaustiva. Cuando se aprueban, nos envían los certificados correspondiente y nos dan el certificado final”, cuenta Emilio. 

El Futuro de BLUE

Tras un prelanzamiento en Pichilemu, este primer interruptor sustentable tiene un nuevo camino por recorrer, que es su distribución y venta. Aparte de entrar al retail el segundo semestre del 2023, desde Sinthesi cuentan que esperan potenciar la venta online, ya que es fundamental en estos tiempos, puesto que muchas personas y empresas prefieren este medio para hacer sus compras. 

Por otro lado, aunque el foco está puesto en el lanzamiento en Chile, la empresa está en conversaciones con Perú, “ya que ellos tienen un sistema que incentiva que las constructoras e inmobiliarias ocupen materiales sustentables en sus proyectos”, cuenta Felipe Marisio, Gerente de Finanzas de Sinthesi. 

“La recepción ha sido muy buena, y las personas y empresas muestran un gran interés al ver el producto final y enterarse de todo el proceso que ha tenido antes de convertirse en un enchufe. Se sorprenden de que esta basura dañina para el medioambiente, se pueda transformar en un producto de calidad que estará instalado en tu casa durante al menos 10 años”, agrega Felipe.

“Creemos que acá está el futuro, ya que este tipo de proyectos que incluyen innovación, cambios culturales dentro de la empresa y cuidado al medioambiente, le dan una nueva dimensión a lo que hacemos, quizás una dimensión menos tangible, pero que te deja más contento al final del día. Como fabricantes y empresa nacional, podemos hacer algo, y la invitación es a que se sumen más, replanteando sus modelos de fabricación para generar un cuidado al planeta real. Así, podríamos hacer crecer la solución”, finaliza Juan Ignacio.

 

ETIQUETAS DE ESTA NOTA