Política

Las claves de la estrategia que definió Chile Vamos de cara a la campaña del Rechazo

ex-ante
Agencia Uno
Por Ex-Ante
Los partidos de oposición concentran sus esfuerzos en la campaña previa al plebiscito donde la ciudadanía elegirá si aprueba o no el borrador de la nueva Constitución.

Los partidos de oposición concentran sus esfuerzos en el plebiscito de salida. La estrategia se centra en buscar causas que incomodan a la ciudadanía como el aborto en el mundo evangélico; el movimiento "con mi plata no" por las pensiones; la Confederación de Padres y Apoderados de Colegios Particulares Subvencionados o el efecto en las Pymes. 

El eje es que la sociedad civil sea la encargada de desenmascarar las falencias y efectos de la Convención y transmitirlas a sus respectivos seguidores. Hay grupos trabajando en esta estrategia.

Qué hay detrás: Sobre el debate constitucional dicen que “mientras no tengan con quién pelear, van a seguir peleando entre ellos”. Por eso, se han marginado del debate público. Pero aquello no implica que no estén moviendo los hilos silenciosamente.  La razón: No quieren que el plebiscito de salida se convierta en un eje “izquierda v/s derecha” o “sí v/s no”. Por lo mismo, el rol que empujan desde la sociedad civil es clave para evitar ese “frame” que buscan esquivar.

  • Pretenden, relatan analistas del sector, dibujar un horizonte de posibilidades para volver a conectar con la ciudadanía. Lo importante de este trabajo, es que se realice sin pausa, pero sin prisa.

En busca de las causas ciudadanas: El objetivo apunta a buscar causas que fastidien a la ciudadanía como el aborto en el mundo evangélico; el movimiento “con mi plata no” por las pensiones; la Confederación de Padres y Apoderados de Colegios Particulares Subvencionados o el efecto en las Pymes. Sin considerar las aversiones sobre el Consejo Judicial; la burocratización que varios artículos provocarían un trancazo en la inversión, dicen desde el sector. Señalan, desde el sector, que la política se acerca a las causas ciudadanas y viceversa. Los partidos deberían tener poco protagonismo.

El impulso de las pensiones que divide a La Moneda: El gran logro de los convencionales y parlamentarios de Chile Vamos fue poner sobre la mesa el debate de la propiedad de los fondos de pensión que ha enfrentado a la convención y complicado al gobierno. Desde la DC han transmitido al ejecutivo que no cuentan con los votos para evitar la “libre elección” de los pensionados en desmedro de una licitación pública que determine a una institución que maneje la totalidad de los ahorros previsionales.

Los roces al interior del conglomerado: Pese a que en la Cámara los partidos de Chile Vamos han demostrado unidad en las votaciones e incluso en conferencias conjuntas, el panorama es distinto en el senado, donde aún falta limar las heridas que dejó la votación por la presidencia del senado, donde teniendo los votos para poner a Manuel José Ossandón en la testera, finalmente resultó electo el PS Álvaro Elizalde. Producto de este episodio, RN se marginó de las reuniones de coordinación del bloque.

“El protagonismo es de la sociedad civil”

Javier Macaya (presidente de la UDI): “El protagonismo de esta etapa es de la sociedad civil. Eso no significa que renunciemos a nuestro rol como partidos fundamentalmente territorial y político en el congreso. Pero entendemos que hoy hay que dar espacio a muchos que ven con preocupación lo que ha construido la convención y que saben que lo de hoy no se juega en el eje izquierda vs derecha o gobierno contra oposición, sino que democracia vs autoritarismo. Hay que darle espacio a mucha gente que votó apruebo, para que vean en nosotros desde la derecha un reconocimiento que el proceso constituyente, sea cual sea el resultado del plebiscito de salida, está en marcha y que la actual constitución ya fue superada por el plebiscito de entrada”.

Rodrigo Galilea (RN): “Una constitución nueva, de la envergadura como pretende la Convención, obviamente toca muchos temas que no son percibidos como de derechas o de izquierdas, sino que sobre organización del estado, el sentido de nacionalidad, en la organización del sistema judicial, legislativo, los valores que deben primar en el texto y todo esto excede mucho los partidos. La sociedad civil, cada gremio, agrupación, va formando su propio criterio, busca informarse desde las universidades, líderes de opiniones locales, etcétera. Y en ese contexto, la civilidad va a tomar una desición que no va a estar tan marcada por la opinión de los dirigentes políticos”.

Francisco Undurraga (Evópoli): “Tenemos que aprovechar este instante para acercarnos a las sociedad civil y desde ahí cambiar nuestra propuesta política para construir un mejor país”.

María José Gatica (RN): “A esta altura, el gobierno y los constituyentes de izquierda son lo mismo. Ambos están empecinados en hacer de Chile un país dividido. Olvidan algo esencial, Chile es un país mestizo no plurinacional, queda muy poco tiempo para que enmienden el rumbo. Cada día que pasa son más los desilusionados de este proceso”.

Otras grupos que han manifestado sus críticas al desarrollo del debate constitucional y sus resultados

“Los Amarillos por Chile”: Así las cosas, de manera inorgánica han surgido movimientos en busca de una carta magna democrática, donde se busque abrir el debate de manera genuina y respetuosa. Este movimiento lo encabeza Cristián Warnken. Lo firman 79 integrantes, entre ellos Rodrigo Valdés, Carolina Goic, Andrés Velasco, Mario Waissbluth, Soledad Alvear o Mariana Aylwin, entre otros.

  • “En medio de la euforia refundacional que quiere partir de cero, es usual que la voz de los amarillos intente ser acallada, y parezca mucho más atractiva la radicalidad y el maximalismo que la prudencia y el realismo.
  • “Nosotros los amarillos sentimos la pasión por lo posible que consiste en hacer las cosas bien hechas, conseguir los cambios necesarios sin destruir lo bueno, apostar por un futuro mejor sin pensar que se parte de cero”.

“Declaración de abogados y abogadas por Chile ante el desarrollo de la Convención Constitucional”: En un inserto en La Tercera, 300 abogados firmaron una declaración pública. Entre ellos, Isidro Solís, Jorge Correa Sutil, y los senadores Ximena Rincón y Matías Walker. 

  • “Preocupa el tono ríspido, lejano a la autocrítica en discusiones que concluyen aprobando normas de deficiente calidad y rigurosidad técnica y jurídica, que pueden producir serios vacíos, contrasentidos o incluso problemas graves en materia de interpretación constitucional”
  • “La burocratización, control y tamaño del Estado, dividen al país en naciones y en autonomías, sin considerar la rica diversidad multicultural de la nación, con un claro sesgo identitario”