DeportesT13

El escenario "extremo" que podría dejar a la U sin nombre y jugando en Tercera

AGENCIA UNO
Por T13
Desde el plantel educacional critican el accionar de los nuevos controladores de Azul Azul tras la venta de las acciones de Carlos Heller.

La venta del paquete de acciones de Azul Azul, por parte de Carlos Heller, sigue dando qué hablar en el círculo del Club Universidad de Chile, puesto que aún no se sabe con certeza quién es el nuevo controlador de la escuadra estudiantil. Sólo se sabe que los dueños de dichas acciones son el grupo inversor Tactical Sport, de Sartor.

Algo que ha sacado ronchas en la casa de estudios que fundó el club en primera instancia y ahora forma parte del directorio de la concesionaria. El rector Ennio Vivaldi ya ha expresado que de "sin duda que es especialmente insólito que nuestros dos directores no lo sepan, pero no deja de ser insólito que no los conozca el rector".

Agencia Uno
Lee También >

Rector de la U. de Chile advierte a Azul Azul: podrían prohibir uso del emblema y nombre del equipo

En este escenario, la Casa de Bello podría tomar una decisión drástica respecto a los derechos de nombre e imagen que posee.

Roberto Nahum,  representante de la universidad encargado de firmar el acuerdo con Azul Azul indicó a El Mercurio: "Somos nosotros los que le damos sustancia a este tema. Si no hay acuerdo entre los nuevos dueños de Azul Azul y el dueño de los emblemas y derechos federativos, que es la Universidad de Chile, entonces el rector Ennio Vivaldi dice correctamente que nos retiramos".

Postura donde mencionó un caso "extremo" que se podría dar si no se llega a buen puerto entre ambas partes, ya que "retiramos nuestro nombre y la U parte jugando en Tercera División", enfatizó.

En términos legales, Nahum remarcó que fue director por diez años de Azul Azul y que "a cambio del uso del nombre y los emblemas, la universidad recibe una especie de royalty, más o menos un tercio de lo que Azul Azul le paga como mínimo a la Tesorería General de la República, deuda que llevó a la quiebra a la Corfuch".

Una problema que desde la casa de estudios esperan que se resuelva pronto, puesto que "la universidad tiene que tener claro quiénes son los socios y qué objetivo persiguen. Entiendo que en los próximos días hay una reunión con el rector. Espero que no se llegue a un caso extremo. Lo que está pasando no es muy transparente que digamos, y la universidad merece un trato diferente".