DeportesT13

Lizardo Garrido y lucha contra el cáncer: "Es una enfermedad cruel, pero estoy en la lucha"

Agencia UNO - Lizardo Garrido archivo
Por T13
El ex futbolista se multiplicó en sus funciones y fue uno de los ejes en los que se basó el recordado triunfo de los albos en medio de la quiebra en 2002.

Colo Colo brindó un homenaje a los históricos integrantes del título de diciembre de 2002. A 20 años de la gesta, el Club Social y Deportivo estrenó "A morir por el Colo: la historia del campeonato en la quiebra". 

Uno de los nombres propios de esa gestión fue Lizardo Garrido. El ex futbolista se multiplicó en sus funciones y fue uno de los ejes en los que se basó el recordado triunfo de los albos.

Con Getty Images - referencial de fútbol y Navidad
Lee También >

Con "Santa Cruz" en ataque: Arman equipo de fútbol con temática navideña

Sin embargo, Garrido hoy enfrenta una batalla contra un cáncer a la sangre. En entrevista con LUN, el otrora defensor señaló que "la salud ha estado mejor, es una enfermedad cruel, pero estoy en la lucha, viviendo el día a día, haciéndome exámenes como loco. Todo llegó a estas alturas del partido. No hay más alternativa y darle para adelante. Cada quince días me estoy haciendo exámenes, aún estoy con quimioterapia y tomando diez pastillas diarias, pero me tocó y tengo que aperrar".

"Bajé catorce kilos y he recuperado cuatro. Cuando llegué a los quince años a Colo Colo, me advirtieron que jamás hay que bajar los brazos y en eso estoy", agregó.

Garrido asegura que tiene días buenos y malos, que va poco al Monumental, pero que le hace muy bien. "Hay días que no quiero levantarme y por momentos me siento muy feliz de estar con la gente. Cuando me dijeron leucemia, dije 'esto lo pasamos', pero luego me hablaron de cáncer y ya fue distinto. Estuve grave y afortunadamente mejoré. Me ayudó mucho ser deportista. Mi hija donó las células y me dio vida. Es algo maravilloso", expresó.

Dentro de lo anecdótico de su rol en el 2002, el ex defensor debía conseguir partidos "extraprogramáticos" para juntar fondos para la institución. 

Se jugaba los miércoles además de los fines de semana por el campeonato nacional. "Los jugadores, pese a que me conocían desde chicos, me odiaban porque les metía y metía partidos", recordó.

Incluso, "hubo un amistoso y teníamos tantos lesionados que Daniel Morón y yo tuvimos que reforzar el equipo". 

"Cuando me hablaron de quiebra creía que era un invento. Yo trabajaba en cadetes, me llamó a terreno el síndico, Juan Carlos Saffie, y recién caí. El resultado fue ese inolvidable campeonato gracias a jugadores jóvenes, otros veteranos como Marcelo Espina y Marcelo Barticciotto, y quienes desde la experiencia aportamos en lo técnico y administrativo", cerró. 

Revisa también este video: