Negocios

Cómo se fraguó la crisis de La Red

diario-financiero
Por DF MAS
Ha pasado un poco más de una semana desde la huelga de trabajadores que puso en jaque la programación del canal y que terminó con la salida definitiva de Víctor Gutiérrez de la dirección ejecutiva. La estación televisiva experimenta una delicada situación financiera, producida por un histórico endeudamiento, escaso avisaje y la poca ayuda económica de su matriz propietaria, Albavisión.

Siempre fue temporal. Cuando en mayo de 2020 Víctor Gutiérrez aceptó la oferta de Remigio Ángel González para asumir la dirección ejecutiva de La Red, lo hizo con una condición: trabajar solo un año para ordenar el buque y controlar las finanzas de la estación televisiva. Y si bien el plazo se extendió durante unos meses más, en octubre de 2021 le manifestó al empresario mexicano-guatemalteco su intención de dejar el puesto. Tres meses después, en enero de este año, presentó oficialmente su carta de renuncia, pero los máximos ejecutivos de Albavisión, el holding dueño del canal, le pidieron que se quedara por más tiempo. Sin embargo, el jueves de la semana pasada -luego de su viaje a Miami, donde logró recibir apoyo económico de la matriz- ya tenía una decisión tomada: dejar el canal pasara lo que pasara. Y el lunes, en medio de la huelga de periodistas que acusaron un retraso en sus remuneraciones y cotizaciones y que interrumpieron la programación en vivo de la señal, su salida se concretó oficialmente.

Desde que asumió la dirección ejecutiva, Víctor Gutiérrez logró ordenar las platas del canal. Desvinculó ejecutivos de primera línea y recortó gastos en programas. Y eso, dicen fuentes internas, lo realizó sin ayuda financiera, ya que BancoEstado les rechazó una solicitud para conseguir un crédito Fogape en 2020. También, cuentan entendidos, potenció programaciones culturales -como su alianza con el Teatro Municipal de Santiago- y programas políticos como Pauta Libre, Poder y Verdad y Café Cargado. En términos de rating, pasó de un promedio de 1,5 a 2,8, lo que generó un aumento del avisaje en programas estelares. Pero no fue suficiente.

Durante su gestión también se protagonizaron polémicas: la entrevista de Marcelo Hernández Norambuena desde la Cárcel de Alta Seguridad, el reportaje que establecía vínculos entre Sebastián Piñera y el casino Enjoy, la exhibición del documental La batalla de Chile, la decisión de no participar en la Teletón, y la desconexión de los medidores de rating de Kantar Ibope, fueron algunos de los hitos en estos dos años de administración.

El movimiento de piezas al interior del canal va más allá de Gutiérrez. En mayo renunció a la gerencia comercial Cristián Giralt, quien solo estuvo seis meses en el cargo. Además, Marcelo Pandolfo, gerente de ingeniería, quedó como director ejecutivo temporal.

A mediados de esta semana la huelga se comenzó a desarmar. Ya se pagaron los sueldos de mayo y las cotizaciones quedarán en regla antes del 14 de junio. Para los rostros y altos ejecutivos, también se pagaron las remuneraciones de abril y mayo.

¿Pero qué llevó a la crisis financiera que hoy vive La Red? Fuentes del canal apuntan a diversas causas, entre ellas, un endeudamiento histórico, un débil gobierno corporativo y un escaso apoyo financiero de su compañía matriz, Albavisión.

Dupla Gutiérrez-González

Albavisión es uno de los conglomerados de medios más importantes de Latinoamérica. El holding controla más de 40 estaciones televisivas, decenas de periódicos, cinco salas de cine y más de 50 estaciones de radio en 15 países de la región. Sin embargo, en los últimos años han tenido problemas financieros y han protagonizado diversas polémicas acarreadas por su dueño, Remigio Ángel González. En 2016 su nombre apareció en la investigación de Panamá Papers y también fue acusado de participar en la trama de financiamiento irregular en campañas electorales del Partido Patriota en Guatemala.

Estos eventos han producido que, en voces de diversas fuentes conocedoras, la matriz se haya “olvidado” de La Red. “Se trató de que nos inyectaran más capital, que nos apoyaran con la programación, pero no se pudo. Con eso en mente, Víctor tuvo que renunciar”, comenta una fuente de la señal. En el ambiente de la estación televisiva se comenta que La Red ha sido el único canal privado chileno donde su controlador no los ha apoyado con capital de forma regular (algo que sí ha ocurrido con Mega, Chilevisión y Canal 13).

Albavisión también es dueño de Telecanal, producto de una compleja red societaria. Esto ha sido cuestionado por el Consejo Nacional de Televisión (CNTV).

El mismo organismo, en la sesión del 21 de febrero de 2022, acordó iniciar un procedimiento sancionatorio en contra de La Red por un eventual incumplimiento del plazo de inicio de servicios de una concesión de radiodifusión televisiva digital en Puerto Montt.

El encuentro de Llaitul en Peñalolén y su ironía frente a la “alharaca” por su llamado a las armas
Lee También >

El encuentro de Llaitul en Peñalolén y su ironía frente a la “alharaca” por su llamado a las armas

Víctor Gutiérrez lleva más de 20 años trabajando en Albavisión y es uno de los ejecutivos más cercanos a González, conocido en el rubro televisivo como “El Fantasma”, justamente porque se desaparece por largos periodos de tiempo. El empresario no da entrevistas y, de hecho, no existen muchas fotos de él en internet. “Nunca le ha interesado Chile. Solamente vino una vez, en 1999, por unas pocas horas. Estuvo en las oficinas de Manquehue y las encontró feas”, relata una fuente interna.

De hecho, en el canal se comenta que, durante diversos pasajes de su gestión, Víctor Gutiérrez -al igual que José Manuel Larraín- puso plata de su bolsillo para mantener las finanzas del canal a flote. También subió los sueldos de históricos trabajadores y logró generar una mística interna. “Por primera vez La Red lograba un posicionamiento. Todas las noches Mentiras Verdaderas generaba trending topics”, comenta un periodista.

Según los estados financieros presentados ante la Comisión para el Mercado Financiero, el año pasado totalizaron pérdidas por $ 10.009 millones, siendo el único canal que informó números rojos. Esta cifra preocupó a los principales ejecutivos de Albavisión, porque fueron cuatro veces mayores que las mermas de 2020 ($ 2.219 millones). Respecto al primer trimestre de este año, se registraron utilidades por $ 1.970 millones, mientras que los ingresos crecieron un 51% en comparación con el mismo periodo de 2021. No obstante, el margen bruto sigue siendo crítico. Los principales gastos del último trimestre fueron por el ítem de personal (que aumentó 76% en el último año).

Además, luego de una junta extraordinaria de accionistas, el 9 de marzo anunciaron en el Diario Oficial un aumento de capital de $ 16.480 millones a $ 39.059 millones. Los extras $ 22.000 millones “se encuentran ingresados en la caja social mediante la capitalización de créditos en contra de la sociedad”, suscrito y pagado por la sociedad Televideo Chile S.A. No obstante, fuentes al interior del canal afirman que ese aumento de capital quedó sin efecto.

El ancla de los infomerciales

Hay un dicho que se repite en distintos círculos del canal: “La Red está hipotecada con los infomerciales”. Y, en cierto sentido, es verdad. Parte importante de los ingresos de la señal vienen de este tipo de programas, los cuales, ocupan el 55% de la transmisión total de la estación televisiva.

“Es un ancla de la que los ejecutivos no se pueden deshacer. Están con los contratos firmados hasta 2023. Esto viene de decisiones pasadas, incluso antes de José Manuel Larraín”, aclara un conocedor, quien agrega que los ingresos por este tipo de contenido cubren los gastos básicos del canal. “Años atrás tuvieron problemas con las cuentas de la luz. Gutiérrez trató de nunca tocar el sueldo de los trabajadores, pero llegó un momento en que la cosa se hizo insostenible y las promesas de la casa matriz no se cumplían”.

El poderío de los infomerciales se junta con la cantidad de contenido empaquetado que viene de afuera y que no calzaría con los tiempos de la industria local. “Fuimos los primeros en transmitir Sex and the City, súper bien, pero ahora ya vamos por la vigésima vez”, comenta un histórico ejecutivo. Además, esto interrumpiría los intentos de la estación de generar programaciones propias y lograr un canal sustentable en el tiempo.

Justamente las estrechas finanzas han impedido que La Red abra un departamento de prensa.

¿Quién llegará a la dirección ejecutiva? Todavía es un misterio, pero en los pasillos del canal se comenta que será alguien “de afuera”, que no venga de Albavisión o de La Red. “Esto genera mucha preocupación entre los trabajadores, porque puede llegar alguien que no conozca las lógicas internas del canal”, opina un periodista.

Durante la noche de este miércoles La Red fue, una vez más, trending topic. Personalidades del mundo televisivo y político opinaron sobre la situación del canal y criticaron el escaso avisaje que ha conseguido la estación televisiva. De hecho, Daniel Jadue volvió a reflotar la idea de una Ley de Medios que busca generar un aporte financiero para las empresas de comunicación para que no dependan únicamente de la publicidad.

Por ahora, el delicado contexto interno de La Red ya encendió las alarmas de la Asociación Nacional de Televisión de Chile (Anatel), organización presidida por Pablo Vidal y que ya está buscando vías para mejorar la situación del canal.

Esta semana el asunto de la venta del canal volvió a surgir, sin embargo, sigue siendo una incógnita. Pero un ejecutivo lo resume así: “Con todo lo que está pasando las opciones se vuelven a abrir, todo puede pasar”.

La acusación de estafa de $ 55 millones

El 20 de octubre de 2020 La Red presentó una querella en contra de Alejandro Valenzuela ante el 13º Juzgado de Garantía de Santiago por el presunto delito de estafa.

En la acción judicial establecen que en 2019 Valenzuela se hizo pasar por un “abogado especialista en temas corporativos, quien estaba creando nuevas áreas del negocio, razón por la cual se veía en la obligación de contratar servicios de publicidad para su empresa Inversiones Legal Chile”.

En un primer momento habría contratado anunciaje por $ 16,5 millones, equivalente a ocho minutos de tiempo en pantalla. En una segunda oportunidad firmó por 15 minutos para el programa Mentiras Verdaderas por $ 39.270.000.

Según La Red nunca recibieron los pagos, y nunca más supieron detalles de Valenzuela ni de Inversiones Legal Chile.

“Al tiempo nos empezaron a llegar reclamos de personas que habían sido estafadas por Alejandro Valenzuela, los que llegaron a él por la publicidad que le habíamos realizado, y nos contaban que Valenzuela los engañó dado que les cobraba por gestiones que nunca realizó y algunos terminaron perdiendo sus bienes”, escribieron en el documento.

La querella fue declarada admisible y actualmente está siendo investigada por el Ministerio Público.