T13
Emprendedores

Emielita: Apicultora ofrece envoltorios ecológicos en base a cera de abeja

emprendedores
Emielita
Por Alejandro Valenzuela | T13
Estos productos pueden ser lavados y se utilizan para preservar diversos tipos de comida.

Frutas, verduras, quesos y panes, son algunos de las cosas que puedes envolver con los envases de papel ecológicos de "Emielita", una pyme creada por Emili Merino, una apicultora de la ciudad de Santa Bárbara en la Región del Biobío, que se atrevió a desarrollar un producto en base a cera de abeja que permitiera conservar mejor los alimentos.

Así comenzó a producir un envoltorio en base a este material y que sirve para preservar la comida natural y refrigerada, sin que pierda sus propiedades y manteniéndola fresca por más tiempo.

“Donde vivo es una zona que posee las mejores condiciones para tener abejas, así que comencé a investigar sobre las telas con cera porque me llamaba la atención todas las propiedades que tenía, tomé un curso para aprender el proceso y ahí comenzó mi aventura”, explicó Merino.

Estos envoltorios ecológicos, que también se usan como tapa de recipientes para transportar alimentos, consisten en trozos de tela de algodón recubiertos de cera con aceite de coco y resina. Además, es un producto respetuoso con el medio ambiente y que puede durar hasta un año, es lavable, reutilizable y hasta compostable.

“Este producto mantiene las propiedades antibacterianas de la cera de la abeja, lo que permite que los alimentos se mantengan frescos durante más tiempo. Otra de las cosas por las que se sitúa como una alternativa muy recomendable, es que es totalmente reutilizable, sólo hay que lavarlo con agua fría y jabón suave después de cada uso y secarlo para guardarlo”, comentó Emili.

Para fabricar estos artículos, Emili impregna las telas de algodón con cera de abejas y les agrega productos que ayudan a mejorar su acabado, como son el aceite de coco y la resina. Entregándoles más aroma, para luego plancharlas y dejarlas secar.

“Para utilizarlo se debe cubrir el alimento y envolverlo con el propio calor de las manos, que lo vuelve autoadherente. También es apto para el congelador y el freezer. Las telas se lavan como cualquier otro utensilio de cocina y se pueden usar durante ocho meses. Después de ese período, el lienzo se biodegrada fácilmente porque es enteramente fabricado con elementos naturales”, agregó la emprendedora.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Emili Merino (@emielita_sb_)

Por su parte, el Centro de Emprendimiento Colbún (CEC), que tiene entre sus objetivos apoyar la puesta en marcha de nuevos negocios en la zona de Santa Bárbara, han ayudado a Emili a seguir creciendo, entregándole las herramientas necesarias para potenciar su pyme.

“Hemos apoyado el emprendimiento de Emili Merino, creadora de Emielita, a través de distintos instrumentos como nuestro programa de incubación, "Incuba tu Energía", en donde ha recibido capacitación y asesoría en temas como marketing, modelo de negocios y finanzas. También hemos impulsado el apalancamiento de recursos, por medio de la asesoría en la postulación a fondos públicos y además, le entregamos promoción directa y la incorporación en nuestra plataforma de venta Gente Dulce, que le permite abrirse mercado en distintas regiones del país”, explica Vanesa Verdugo, Directora de este Centro de Emprendimiento.

Si quieres comprar o ver alguno de los productos de "Emielita", los podrás encontrar en la página www.gentedulce.cl o en su Instagram emielita_sb_