T13
Emprendedores

Tips para emprendedores: ¿Cuáles son las claves para organizar mi tiempo?

emprendedores
Getty Images
Por T13
Es usual que la dispersión y la falta de organización terminen generando problemas en el emprendimiento y en la calidad de vida del emprendedor.

Ser un emprendedor implica estar buscando nuevas ideas a cada momento, ya sea para vender un producto o servicio, o para mejorar un modelo de negocios. Por eso, es usual que la dispersión y la falta de organización terminen generando problemas en el emprendimiento. 

Algunos emprendedores superan estos problemas a través de los coaching o mentoring, sin embargo, si no tienes tiempo para eso (aunque lo recomendamos), a continuación te mostramos algunos tips que te pueden servir. Todos aprobados por la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech)

1. Prefiere las rutinas en vez de la calendarización:

Frente a la dispersión es usual que la primera solución sea poner horarios fijos y tratar de cumplir ciertas tareas calendarizadas. Sin embargo, esta estructura pocas veces dura, ya que en general no consideran ciertos hábitos arraigados en las personas.

Por lo mismo, es fundamental organizarse en base a las rutinas, con el objetivo de aprovechar esos momentos que existen casi por inercia. Por ejemplo, leer el diario junto a un café en las mañanas puede ser una rutina, así como también hacer ejercicio o tomar desayuno en familia.

2. Establecer objetivos de mediano y largo plazo:

En este punto la planificación y estrategia son claves. La mejor forma de lograr un objetivo a largo plazo es cumpliendo pequeñas metas. De esta forma, podremos visualizar el rumbo que nuestro negocio adquiere diariamente, junto con medir resultados y corregir el camino en caso de que sea necesario.

Establecer metas de mediano o corto plazo le permitirá a tu negocio crecer armónica y estructuradamente.

3. Priorizar tareas y proyectos:

Es muy común que los emprendedores quieran abarcar todos los servicios posibles y la mayor cantidad de público que puedan. Sin embargo, “quien mucho abarca poco aprieta”.

Es fundamental que logres priorizar las tareas importantes, así como también los proyectos que realmente valen la pena.  No es necesario contar con un full pack de servicios, sino que para comenzar es mejor ofrecer productos detallados, bien estructurados y que cuenten con un valor agregado para tus clientes.