Nacional

Perfil: Raúl Arancibia, el fiscal a cargo de las causas del cartel venezolano Tren de Aragua

ex-ante
Por Ex-Ante
Hasta ahora se sabe que la mega banda de origen venezolano ha extendido sus redes en seis regiones para cometer delitos como homicidios, secuestros, trata de personas y explotación sexual. La gravedad es tal que el fiscal nacional, Jorge Abbott, nombró al fiscal regional de Tarapacá, donde se descubrió la presencia del cartel, para dar una perspectiva nacional a los casos. Arancibia, además, es quien llevaba meses dando señales de alerta por el avance del crimen organizado.

Qué observar. Ante la connotación pública que ha tomado el Tren de Aragua, la mega banda de crimen organizado de origen venezolano que opera en Chile al menos desde 2019, el fiscal nacional, Jorge Abbott, nombró como coordinador de los casos que llevan distintas fiscalías del país a Raúl Arancibia, fiscal regional de Tarapacá. En esa región no solo se descubrió la primera pista del temido cartel, sino que Arancibia lleva meses enviando señales de la situación crítica que se vive en la Macrozona Norte.

  • En lo que va del año, en la Región de Tarapacá se han registrado 27 homicidios, lo que equivale a 14 por cada 100 mil habitantes. “Eso nos ubica en índices similares a países tan convulsionados como Haití”, dice a Ex-Ante el fiscal regional de Tarapacá, Raúl Arancibia.
  • “Es mucho. En términos generales, nuestro país tiene 3,8 a 4 homicidios por cada 100 mil habitantes, por lo que Tarapacá supera tres o cuatro veces el promedio nacional”, señala. Y agrega que el aumento está directamente relacionado con las bandas de crimen organizado, muchas de ellas extranjeras.
  • Una de esas mega bandas es el Tren de Aragua, cuyo primer caso en Chile lo descubrió la Unidad de Análisis Criminal y Focos Investigativos de la Fiscalía de Tarapacá. Pero opera en Venezuela desde 2010 y hoy tiene presencia en toda Latinoamérica.
  • El primer golpe lo dio la Fiscalía de Tarapacá, cuando detuvo a 11 personas en distintos puntos del país. Uno de ellos es un sicario venezolano, David Landaeta Garlotti, alias Satanás, hoy detenido en la cárcel de Alto Hospicio.
  • Mientras que el pasado jueves 16, el fiscal regional de Arica, Mario Carrera, informó de la detención y formalización de otros 17 miembros de una célula de la organización por delitos como secuestro, homicidio y extorsión. En los allanamientos se encontró el cadáver de hombre enterrado dentro de una casa de torturas.

“Un problema absolutamente mayor”. Raúl Arancibia cuenta que en Tarapacá fue donde el Tren de Aragua se instaló primero. “Porque, entre comillas, tienen una ventaja, que es la vulnerabilidad de la frontera, donde se puede entrar y salir sin mayores inconvenientes”.

  • “Se hacen dueños de rutas o pasos no habilitados donde ingresan droga, salen autos robados, entran armas y hay trata de personas. Por eso creemos que es aquí donde está el fuerte de esa organización que, desgraciadamente, se ha extendido a otras partes del país”.
  • Actualmente hay investigaciones de redes y células del Tren de Aragua en seis regiones. A Tarapacá y Arica, se suma Coquimbo, Valparaíso, Santiago y Los Lagos. “Esta organización se dedica a distintos delitos, entre ellos la trata de personas con fines de explotación sexual. Y basta con que exista prostitución que dirijan estas personas, para entender que ahí hay una arista. No necesariamente en todas partes están cometiendo los mismos homicidios o secuestros extorsivos, pero hay aristas en muchos lugares”.
  • Por esa razón, para coordinar las causas, el fiscal Jorge Abbott designó a Arancibia para dar una mirada nacional y ya no solo regional y abordar estratégicamente a la organización criminal.
  • “Cuando se nombra a un fiscal regional es porque se está reconociendo un problema mayor. Y, efectivamente, lo es: es un problema absolutamente mayor. Estamos trabajando en esto y cada una de las células son muy violentas”, dijo sobre el nombramiento de Arancibia su par de Arica, Mario Carrera, el domingo a TVN.

Las señales de alerta al gobierno. Ya en enero, Arancibia dio alertas sobre lo que vive Tarapacá. Dijo que “el norte no está siendo considerado con la debida seriedad”.

  • “Estamos al lado de la línea roja. No la hemos cruzado todavía, pues pese de las precarias condiciones, hemos podido dar varios golpes al crimen organizado. Hay una capacidad todavía, pero necesitamos ayuda, estamos con el agua hasta el cuello en algunos aspectos”, dijo entonces a radio Universo.

T13
Lee También >

[VIDEO] "Tren de Aragua": Encuentran cadáver en "casa de la tortura" en Arica

  • Una situación que confirmó Carrera el domingo en TVN: “Nos sentíamos un poco huérfanos, pues no se estaba dando toda la importancia que esto tenía. Nosotros no podemos dar a conocer a la ciudadanía cuestiones bien escabrosas con las que contamos, pero entendemos que había antecedentes suficientes como para que a nivel central se dieran todas las alarmas que esto merecía”. Espera un cambio, dijo, luego que el Presidente Boric se refiriera el viernes 17 al Tren de Aragua (“Quiero que sepa esa gente que los vamos a perseguir, no vamos a permitir que el crimen organizado se siga desarrollando en el país”).
  • Carrera también contó que hace tres semanas los fiscales regionales desde Coquimbo a Arica, sostuvieron una reunión en Tongoy con los generales de zona Carabineros y los prefectos de la PDI para tratar “la magnitud del problema”. Fue invitado el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, pero no llegó.
  • “El gobierno había confirmado su asistencia y era una oportunidad importante para manifestar este problema. Pero cancelaron a último minuto. Entendemos que fue por motivos de La Araucanía. Pero si no pueden ir autoridades centrales, perfectamente hay mandos siguientes que deberían haber asistido”.
  • La reunión se concretó, al menos con el fiscal Raúl Arancibia, el viernes 18 de junio, cuando Monsalve viajó para constituir el Consejo Contra el Crimen Organizado en Tarapacá. Tuvieron una cita bilateral: “Tuve la oportunidad de decirle todo lo he estado sosteniendo. Hablamos de los requerimientos tanto para las policías como para el Ministerio Público, que son recursos s0bre todo de analistas”.
  • “Si hay un homicidio, un secuestro, un caso de prostitución o uno de extorsión, si se analizan por separado, probablemente se resuelvan. Pero de que se trata es desarmar todo, porque todo esto está vinculado. Es la misma organización, porque las bandas actuales se dedican a un multipropósito”.

“Tuvimos que googlear“. Raúl Arancibia señala que el crecimiento de estos grupos se facilita por la inmigración ilegal: “Aquí la frontera es una explanada, francamente, incontrolable. Usted puede ingresar, cometer delitos y volver a salir” y, “evidentemente, que no podemos pensar que entre toda esa inmigración masiva, no iban a venir delincuentes. Que se entienda que cuando hablo de esto, hablo de delincuentes, no de las demás personas, de las que no hay nada que decir ni nada que hacer”.

  • Arancibia entró al Ministerio Público en 2002, como fiscal jefe de Iquique y luego de Alto Hospicio. Pero es desde 2016 el jefe regional de Tarapacá.
  • Entre 2016 y 2022 el crimen organizado ha tenido un cambio radical. “Fue cuando comenzaron a llegar algunas inmigraciones con costumbres más violentas. Los primeros casos de sicariatos fue con colombianos”.
  • Un hito fue el homicidio en Iquique de una mujer boliviana en 2017. “Ella fue ejecutada sin tener arte ni parte”, dice. Era pareja de un ciudadano boliviano que traficaba droga y cuyo paradero es desconocido hasta hoy.
  • “Con ese crimen nos dimos cuenta de que había un antes y un después. Era una banda muy peligrosa de colombianos, que después fue desbaratada”.
  • Luego llegó el Tren de Aragua. Sus miembros cobran por ingresar por pasos no habilitados a Chile: “Exigen un permiso. Eso está sucediendo. Hay gente que entra por esos pasos llevando droga, armas y partes de armas. Y todo eso, para esta organización”.
  • La Fiscalía de Tarapacá se enteró de la presencia de la organización cuando se detuvo a un grupo mujeres de nacionalidad peruana ingresando ketamina. En sus declaraciones señalaron que habían sido obligadas a traer la droga a Chile.
  • “Y ahí salió, por primera vez, el nombre Tren de Aragua. ‘¿Qué es eso?’, dijimos nosotros. Tuvimos que googlear. Así empezamos a estudiar y a preguntar. Nos contactamos con otros países y ahí nos dimos cuenta de que esta era una mega organización que actuaba en Perú, en Brasil y en Ecuador también”.
  • “No es que esta gente venga de Caracas a Iquique, sino que ellos van pasando por diversos países, y de muchos han arrancado cuando la cosa se les ha puesto complicada”.