Política

Perfil: Miguel Crispi, el fundador de RD que asumirá la jefatura del Segundo Piso de La Moneda

ex-ante
Agencia Uno - Miguel Crispi
Por Ex-Ante
El ex subsecretario de Desarrollo Regional, asumió la jefatura del Segundo Piso. Su relación con el Presidente Boric es estrecha y según cercanos, su criterio político tiene gran influencia en Palacio. Luego de que Nicolás Cataldo (PC) lo reemplazara en la Subdere arribó al equipo de asesores del mandatario. Luego vino una presión del senador y presidente de RD Juan Ignacio Latorre para que incorporaran a Giorgio Jackson al Comité Político, tema que el actual ministro de Desarrollo Social desechó. Hijo de una ex ministra del Trabajo de Bachelet, que también se desempeñó como Subdere, debutó en la política universitaria siendo militante de las juventudes socialistas, y tras titularse como sociólogo, trabajó en la fundación bacheletista Dialoga.

Miguel Ernesto Crispi Serrano, 36, nació en 1985 en Francia, de papás chilenos. Es hijo del empresario agrícola José Miguel Crispi Soler y de la socióloga Claudia Serrano Madrid, militante histórica del Partido Socialista (PS) y exsubsecretaria de Desarrollo Regional y ministra del Trabajo durante primer gobierno de Michelle Bachelet.

Estudió sociología en la Universidad Católica, años en los que participó de un organismo ligado a Un Techo para Chile. Se sumó a las juventudes socialistas, partido en el que militaba su madre y en el que estuvo hasta septiembre de 2012. Sobre la influencia que ella tuvo en su pensamiento político dijo a El Mercurio en julio de 2018 que “mi mamá hizo su tesis con Tomás Moulián, que es uno de los autores del marco teórico de los autoflagelantes y a quien conozco desde siempre. Esta discusión de los autoflagelantes y los autocomplacientes era como un choque irreconciliable, pero mi mamá siempre fue muy justa: ella es una defensora del legado de la Concertación, valora todo lo que se avanzó, pero a la vez es muy crítica de lo que no se pudo hacer”.

En 2008 fue elegido presidente del centro de estudiantes de sociología de la UC. Ese mismo año participó en la fundación del movimiento Nueva Acción Universitaria (NAU), en el que también estuvo el entonces estudiante de ingeniería civil, Giorgio Jackson. En noviembre de ese año, la lista encabezada por Crispi se impondría al gremialismo en la carrera por la federación de estudiantes y él sería elegido presidente de la Feuc en 2009.

Se tituló de sociólogo en 2010, con la tesis titulada “Comunas Efectivas: Coordinación y Gestión en Sistemas Educacionales Municipales”. Ese año comenzó a trabajar como director del área de jóvenes de la Fundación Dialoga, creada al terminar el primer mandato de Bachelet para preservar su legado. Estuvo cerca de un año.

Rafael Bielsa, el embajador argentino que detonó quejas a Cancillería tras dichos sobre plebiscito Agencia Uno - Rafael Bielsa
Lee También >

Rafael Bielsa, el embajador argentino que detonó quejas a Cancillería tras dichos sobre plebiscito

En 2012 fundó junto a Jackson el movimiento Revolución Democrática (RD), con el propósito de “convocar a los jóvenes interesados en fortalecer la democracia que el 2011 salieron a la calle a expresar su descontento con la forma en que en Chile se toman las decisiones”, dijo a la revista Qué Pasa, en enero de ese año. El apoyo a la elección como alcaldesa de Josefa Errázuriz en Providencia, tras 16 años de gestión de Cristián Labbe (UDI), fue el primer logro electoral del colectivo. En septiembre de 2012 renunció al PS y en enero de 2013 se transformó en el primer coordinador nacional del naciente partido.

Crispi, dicen conocedores de las conversaciones, fue uno de los impulsores de que RD apoyara a Bachelet en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2013, donde se impuso a Evelyn Matthei (UDI). Este rol, dicen estas fuentes, pavimentó su participación en el Mineduc, donde fue asesor de la ministra Adriana Delpiano hasta mayo de 2016, cuando anunció su partida para armar un referente político propio. “Consideré pertinente no continuar en dicha función en un contexto en el que Revolución Democrática –partido del que soy fundador y militante– ha decidido colectivamente construir una alternativa política distinta de la Nueva Mayoría, competir en las próximas elecciones, y empujar la construcción de un Frente Amplio que sea capaz de profundizar las transformaciones que Chile necesita”, escribió en su carta de renuncia.

Corrió en 2017 como candidato a diputado por el distrito 12 de La Florida y Puente Alto, siendo elegido con la sexta mayoría: 25 mil 569 votos, un 7,33% de las preferencias. Sus redes en el Congreso son transversales, donde destacan que no tiene prejuicios de entrada con ningún sector. En Chile Vamos ha tendido puentes con Javier Macaya (UDI) y en la ex Concertación con Matías Walker y Gabriel Silber de la DC, además de Maya Fernández (PS). Es visto como el nexo de RD con el PS.

Dentro de RD es uno de los referentes del sector denominado “Los pantalones largos”, visto como más dialogante con la centro-izquierda, en contraposición al lote “tercerista” construido en torno a la figura de Giorgio Jackson. Ambos se enfrentaron en las elecciones internas de enero de 2019, donde se impuso la candidata tercerista Catalina Pérez, a la representante de los “pantalones largos”, Javiera Parada. En junio de 2021 los sectores representados por Crispi y Jackson resolvieron sus diferencias y presentaron una lista de unidad.

Uno de los episodios que marcó su rol de puente entre el FA y el PS fueron las conversaciones para el acuerdo constitucional del 15-N. Conocedores de los diálogos dijeron que las tratativas con el PS se aceleraron luego de que una noche Crispi invitara a los diputados de la Comisión de Constitución Leonardo Soto y Marcelo Díaz (quien renunció a la tienda en enero de 2020) a su departamento en las Torres de Tajamar, en Providencia. Fue además uno de los encargados de redactar parte del acuerdo junto con la senadora Ena Von Baer, por el lado de Chile Vamos.

En mayo de 2021, un grupo de parlamentarios y parte de la directiva PS sondeó, a través suyo, si Gabriel Boric estaría disponible para una primaria presidencial con el PS y el PPD. El diputado Boric habría respondido que, aunque lo seducía la idea, aceptarla implicaría un quiere con el FA, por lo que se declinó. Estas fuentes plantearon que ha sido uno de los nexos con Maya Fernández, la primera figura del PS que se desmarcó con la tienda para entregar su respaldo a Boric y que recientemente fue nominada como ministra de Defensa. En términos más amplios se lo identifica como rostro del ala más moderada de RD.

Una muestra de su pensamiento está en sus planteamientos sobre seguridad ciudadana. “La mantención del orden público no puede estar enemistada con nuestro proyecto, porque la gente humilde y trabajadora necesita poder vivir una vida tranquila, ese también es un derecho que la izquierda debe defender”.

En noviembre de 2021 perdió la reelección por el distrito 12, luego de que Pamela Jiles obtuviera un 19,66% de las preferencias y arrastrara a sus 2 compañeros de lista: Mónica Arce y Hernán Palma, que tenían menos de un 1% de los votos. Crispi obtuvo un 4,53%, por lo que dejará el Congreso el 11 de marzo.

Cercano a Gabriel Boric, Crispi formó parte del equipo de instalación del nuevo gobierno, junto con la diputada PC Karol Cariola. Su nombre sonó para la Secretaría General de la Presidencia. Es miembro de la Comisión de Salud de la Cámara, donde generó cercanía con Izkia Siches. Su hermana Francisca Crispi forma parte de la directiva que lideraba la ex presidenta del Colegio Médico.