Mundo

Aerolínea brasileña deberá pagar maquillaje y depilación a sus azafatas

AFP
Por AFP
La justicia falló a favor de las trabajadoras de Gol. La aerolínea planteó en el juicio que las recomendaciones estéticas eran sólo recomendaciones.

Lucir maquillada y depilada supone un gasto que la aerolínea brasileña Gol deberá asumir para sus sobrecargos, según un reciente fallo judicial.

La empresa deberá pagar el maquillaje, la manicura y la depilación de sus trabajadoras, un gasto que no tiene el personal masculino, destacó un fallo sobre una acción colectiva promovida por el Ministerio Público de Trabajo de Santa Catarina (sur).

En concreto, Gol deberá "proporcionar, de forma gratuita, a todas sus empleadas, el set de maquillaje previsto en su código de presentación personal, así como costear procedimientos cosméticos de manicura, depilación, cejas y bozo", indica el fallo del 29 de julio y revelado esta semana por medios locales.

Aerolínea brasileña deberá pagar maquillaje y depilación a sus azafatas

Para ello, se prevé el pago de una suma mensual de 220 reales o alrededor de 42 dólares al cambio actual. El director del Sindicato Nacional de Aeronautas (SNA), Cláuver Castilho, estimó que la acción colectiva comprende a "unas 4.000 mujeres", entre azafatas, tripulantes y trabajadoras de aeropuertos.

Gol objetó por su parte durante el juicio que los cuidados estéticos eran solo recomendaciones.

"Discriminación de género"

El tribunal laboral afirmó por otro lado que la aerolínea generó "discriminación de género y una reducción en el salario femenino" respecto al masculino, según la sentencia, que incluye una indemnización por daño moral colectivo de 500.000 reales (USD 94.700).

Aerolínea brasileña deberá pagar maquillaje y depilación a sus azafatasAFP

Consultada por AFP, Gol señaló que "no comenta acciones judiciales".

Un recurso introducido por la aerolínea tras el fallo fue considerado "improcedente". Aunque la justicia laboral brasileña ya emitió sentencias similares frente a demandas individuales, este es el primer proceso colectivo. "Esta decisión puede influir en otros sectores en que las mujeres están obligadas a maquillarse. Si se consolida en los tribunales se convertirá en jurisprudencia", dijo Castilho.