Mundo

Princesa Amalia de Países Bajos será reina sin importar su orientación sexual ni con quien se case

AFP
Por T13
En los últimos días se dio la discusión ya que el parlamento debe visar las bodas de la Casa Real. La primogénita de los reyes Guillermo y Máxima, de 17 años, se encuentra actualmente disfrutando de un año sabático.

La princesa Amalia de Orange ha acaparado todos los titulares de la prensa sin siquiera proponérselo.

Esto luego que el primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, declarara que ella podría casarse tanto con un hombre como con una mujer y ser reina.

"Un heredero al trono o el rey no debe abdicar si desea casarse con una pareja del mismo sexo", precisó Rutte, y agregó: "El Gobierno cree que el heredero también puede casarse con una persona del mismo sexo y no ve un obstáculo legal permitir el matrimonio de un heredero con una persona del mismo sexo".

En este sentido, aclaró que el Gobierno no pondría ningún obstáculo para su acceso al trono en caso de que así fuese.

En Países Bajos, los miembros de la Casa Real necesitan el permiso del Parlamento para casarse, de ahí la importancia de la respuesta del primer ministro, consigna El País.

El tema salió a la palestra en el Congreso a raíz de la publicación del libro, "Amalia, la llamada del deber", en la que el escritor y experto constitucional Peter Rehwinkel apuntaba a que la Princesa tendría que renunciar al trono si deseaba casarse con una persona de su mismo sexo.

Agencia Uno
Lee También >

Se suman 766 contagios nuevos de COVID-19 este miércoles y activos en Chile siguen sobre 5 mil

Países Bajos fue el primer país del mundo en legalizar el matrimonio homosexual -entró en vigor en 2001- y es la primera vez en Europa que un mandatario se pronuncia sobre un asunto de esta índole. 

La primogénita de los reyes Guillermo y Máxima, de 17 años, se encuentra actualmente disfrutando de un año sabático después de haber terminado la secundaria (enseñanza media). Además, está pronta a cumplir los 18, el próximo 7 de diciembre.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Koninklijk Huis (@koninklijkhuis)