Mundo

Arqueólogos descubren misteriosa estructura de piedra más antigua que Stonehenge y las pirámides

dw
Por Deutsche Welle
Casi todos conocen las pirámides egipcias, Stonehenge y algunos incluso la tumba de Newgrange, pero muy poca gente conoce los rondeles de Europa Central, los recintos arquitectónicos más antiguos del Viejo Continente.

Arqueólogos han descubierto cerca de Praga un redondel del Neolítico tardío o Nueva Edad de Piedra construido hace unos 7.000 años, más antiguo que Stonehenge y las pirámides egipcias. Su finalidad sigue siendo desconocida, aunque se especula que una comunidad agrícola local pudo haberse reunido en este edificio circular.

"Los redondeles (conocido como "rondely" en checo) son la evidencia más antigua de la arquitectura en toda Europa", dijo Jaroslav Řídký, del Instituto de Arqueología de la Academia Checa de Ciencias, a Radio Praga Internacional.

La estructura circular tiene 55 metros de ancho, tanto como la altura de la Torre de Pisa, y tiene tres entradas. Según Radio Praga Internacional, se sospecha que la estructura interior estaba formada en su mayor parte por postes de madera, probablemente colocados uno al lado del otro, por lo que habrían parecido recintos circulares interrumpidos por dos o cuatro entradas. 

Otra hipótesis es que los redondeles no eran simples recintos, sino que las trincheras son restos de muros de estructuras más complejas, enlucidas con barro y quizá incluso con tejados.

Pared de la zanja que revela la estratigrafía (diferentes capas) de la excavación.

Nueva excavación revela totalidad de la estructura

Los obreros de la construcción descubrieron el histórico redondel en la década de 1980, mientras instalaban tuberías de gas y agua en las afueras de la ciudad, en el distrito de Vinoř. Ahora, la excavación actual ha revelado por primera vez la totalidad de la estructura. 

Hasta ahora, Řídký y su equipo han recuperado fragmentos de cerámica, huesos de animales y herramientas de piedra en el relleno de la zanja, según aseguró a Live Science el arqueólogo, quien agregó que, aunque "es demasiado pronto para decir nada sobre las personas que construyeron este redondel", está claro que formaban parte de la cultura cerámica decorada con punzones, que floreció entre el 4.900 a.C. y el 4.400 a.C.

Los arqueólogos esperan que la datación por carbono pueda ayudarnos a conocer mejor la estructura.

"Los redondeles se construyeron durante la Edad de Piedra, cuando la gente aún no había descubierto el hierro. Las únicas herramientas que podían utilizar eran de piedra y huesos de animales", dijo, por su parte, Miroslav Kraus, que supervisó la excavación, a Radio Praga Internacional. 

"Podría haber sido utilizado como un centro económico, un centro de comercio. También podría haber sido un centro de algún culto religioso, donde se realizaban ritos de paso o rituales relacionados con la época del año", agregó.

El Círculo de Goseck de Alemania

Los redondeles no eran elementos antiguos bien conocidos hasta hace unas décadas, cuando la fotografía aérea y con drones se convirtió en una parte fundamental del kit de herramientas arqueológicas, según informa Live Science.

Hasta la fecha se han detectado unos 200 ejemplos de esta forma arquitectónica en toda Europa Central y Oriental, y el Círculo de Goseck de Alemania, el más antiguo que se ha encontrado, data del año 4.900 a.C.

En cuanto al rondel de Vinoř, las pruebas de radiocarbono realizadas en muestras de la estructura han reducido el periodo de tiempo en el que se construyó al 4900 a.C. al 4600 a.C. Ese es todo el periodo conocido en el que se construyeron los redondeles, tras lo cual desaparecieron del registro histórico de forma tan misteriosa como habían entrado. 

No obstante, las futuras investigaciones similares a la excavación de Vinoř –teniendo en cuenta que más de una cuarta parte de todos los redondeles encontrados hasta la fecha se encuentran en la República Checa– podrían ayudar a resolver el misterio de los redondeles.