Mundo

Afganistán: Ordenan a las trabajadoras del gobierno de Kabul quedarse en casa

bbc
Por BBC News Mundo
Es la última restricción impuesta a las mujeres de Afganistán por los nuevos gobernantes talibanes del país.

Hay una nueva orden en Afganistán para las mujeres.

El alcalde talibán de la capital afgana, Kabul, ha dicho a las empleadas municipales que se queden en casa a menos que sus puestos no puedan ser ocupados por un hombre.

Hamdullah Nomany dijo que los talibanes "consideran necesario impedir que las mujeres trabajen durante un tiempo".

Muere Jimmy Greaves: El día en que un perro de Viña del Mar orinó a la leyenda del fútbol inglés Facebok - HIstoria del Fútbol Chileno
Lee También >

Muere Jimmy Greaves: El día en que un perro de Viña del Mar orinó a la leyenda del fútbol inglés

Esta es la última restricción impuesta a las mujeres afganas por el nuevo gobierno integrista islámico del país.

Durante su anterior gobierno, en la década de 1990, se prohibió a las mujeres la educación y el trabajo.

Después de tomar el país el mes pasado tras la retirada de las fuerzas estadounidenses, los talibanes dijeron reiteradamente que los derechos de las mujeres se respetarían "en el marco de la ley islámica".

Sin embargo, como se evidencia con la nueva directriz, los talibanes son partidarios de una interpretación estricta del sistema jurídico del Islam, la sharía.

Desde que tomaron el poder las mujeres que trabajan han recibido la orden de quedarse en casa hasta que mejore la situación de seguridad. Por otro lado, combatientes talibanes han golpeado a algunas que protestaban contra el gobierno provisional, compuesto exclusivamente por hombres.

El cierre del ministerio de asuntos de la mujer es otra decisión inminente. Los islamistas lo sustituirán por un departamento que en su día hizo cumplir las estrictas doctrinas religiosas.

A esto se suma, que en la apertura de escuelas secundarias este fin de semana solo fueron aceptados en las aulas los niños y profesores varones. Los talibanes dijeron que estaban trabajando en la reapertura de las instituciones para niñas.

Según el alcalde de Kabul, un tercio de los 3.000 empleados del municipio son mujeres, por lo que aclaró que algunas seguirían trabajando.

"Por ejemplo, las mujeres que trabajan en los aseos femeninos de la ciudad donde los hombres no pueden ir", detalló.

"Pero para los puestos que otros (hombres) pueden ocupar, les hemos dicho (a las mujeres) que se queden en casa hasta que la situación se normalice. Se les pagará su salario", añadió.

El domingo hubo pequeñas protestas ante el Ministerio de Asuntos de la Mujer, mientras otro grupo de activistas ofreció una rueda de prensa para exigir por sus derechos.

Mujeres protestan en Kabul.AFP

"No queremos que se elimine este ministerio. La eliminación de las mujeres (significa) la eliminación de seres humanos", dijo una de las manifestantes.

Por otra parte, la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán advirtió que no ha podido cumplir sus funciones desde la toma del poder por los talibanes.

La organización dijo en un comunicado que sus edificios, vehículos y ordenadores habían sido tomados por los extremistas.