Mundo

"Los van a matar y no habrá ninguno más de nosotros"

bbc
Por BBC News Mundo
Con solo tres miembros restantes conocidos, los nómadas Piripkura del centro de Brasil están perdiendo la batalla contra la tala ilegal y la agricultura en su reserva.

"Estoy preocupada por ellos. Los van a matar y no habrá ninguno más de nosotros".

Cuando Rita Piripkura habló a la cámara, lo más llamativo fue el tono de resignación en su voz.

La anciana se refería a su hermano Baita y a su sobrino Tamandua en una entrevista grabada y publicada en septiembre.

Ellos tres son los últimos miembros conocidos del pueblo de Piripkura, una tribu indígena aislada en el centro de Brasil que, según los expertos, se enfrenta a una "extinción inminente" debido a la tala ilegal y la ganadería en su reserva.

Bruno Jorge

Mientras Rita vive en contacto regular con forasteros, Baita y Tamandua pasan sus días vagando por el Amazonas de forma aislada. Teme que incluso esta ocupación inocente pueda resultar mortal para ellos.

Perdiendo la batalla

Ubicada en el estado de Mato Grosso, una región fundamental para la agroindustria brasileña, la reserva Piripkura está perdiendo la batalla contra los madereros y agricultores que están invadiendo su territorio, a pesar de estar protegida por la ley.

Si bien los Piripkura han sufrido incursiones de forasteros durante una generación, el ritmo de destrucción se ha acelerado en los últimos tiempos.

Un informe publicado a principios de noviembre por una red de organizaciones no gubernamentales presentó pruebas fotográficas de deforestación. Las ONGs afirmaron que se ha talado un área de casi 24 kilómetros cuadrados de bosque en la reserva Piripkura solo entre agosto de 2020 y julio de 2021.

Eso es el equivalente a más de 3.000 campos de fútbol juntos.

Mientras otras reservas indígenas de Brasil también luchan contra los madereros, agricultores y mineros, el pueblo Piripkura se enfrenta a una situación especialmente grave.

Survival International

"Están al borde de la extinción y podrían morir en cuestión de días", dijo a la BBC Sarah Shenker, activista de la ONG de derechos indígenas Survival International, con sede en Londres.

"Los invasores se están acercando a Baita y Tamandua todo el tiempo".

Existe buena evidencia de que los forasteros están invadiendo rápidamente la reserva, según Leonardo Lenin, ex coordinador de Funai, la agencia gubernamental brasileña de asuntos indígenas. Su organización ha trabajado extensamente con tribus en Mato Grosso.

Rogerio de Assis - ISA

Ahora el secretario general de la ONG Observatorio de Derechos Humanos Indígenas (OPI), una de las organizaciones que redactó el informe Piripkura, dice que se ha visto deforestación en puntos hasta a 5km de las áreas donde anteriormente Baita y Tamandua fueron vistos o dejaron huellas de su presencia.

Eso puede parecer una distancia segura, pero en el contexto del tamaño de la reserva (2.430 kilómetros cuadrados), en realidad está muy cerca.

BBC

"Corren un grave peligro, de eso no hay duda", dice Lenin.

"También hemos escuchado información de que los inspectores de Funai y la agencia de protección ambiental de Brasil han sido amenazados por invasores".

La difícil situación de las tribus aisladas

Los Piripkura son un ejemplo de lo que los expertos indígenas llaman tribus aisladas o no contactadas: pueblos enteros o grupos más pequeños que no han tenido contacto regular con sus vecinos ni con nadie más en el mundo exterior.

Ricardo Stuckert

Se estima que existen más de 100 de estos grupos en todo el mundo, y más de la mitad están ubicados en la región amazónica.

Tal aislamiento es a menudo el resultado de enfrentamientos con invasores, y los Piripkura han tenido muchos problemas.

Decenas de sus miembros fueron asesinados en la década de 1970 por invasores o contrayendo enfermedades comunes como los resfriados, que resultaron mortales para el sistema inmunológico que nunca había encontrado ningún virus de este tipo.

Rita recuerda haber sobrevivido a una de esas masacres en la que murieron nueve de sus familiares."Ellos (los invasores) los mataron y tuvimos que huir", dijo.

Además de ir agotando el número de personas indígenas que quedan, Lenin explica que los enfrentamientos parecen haber tenido un impacto importante en el estilo de vida Piripkura.

Ricardo Stuckert

"Su lenguaje tiene palabras para describir las prácticas agrícolas, lo que sugiere que tuvieron algún tipo de sociedad agraria en el pasado".

"Pero desde la década de 1970 se han convertido en cazadores-recolectores nómadas".

"Es su estrategia de supervivencia, estar siempre en movimiento".

Cuando Funai se puso en contacto con los Piripkura por primera vez en 1984, los trabajadores informaron que solo había entre 15 y 20 personas que aún vivían en toda la reserva.

Pero solo se ha visto a Baita y Tamandua desde la década de 1990.

Fabricio Amorim, experto en indígenas aislados que también ha trabajado con los Piripkura, dice que Baita y Tamandua habían mencionado la existencia de "parientes" que aún deambulan por el bosque en contactos anteriores.

"El problema es que no han mencionado a esos familiares en años. No significa automáticamente que estén muertos, pero tampoco es una buena señal", admite Amorim.

"El hecho de que no podamos decir con certeza que no hay más Piripkura alrededor hace que sea aún más importante preservar su tierra", agrega.

Rogerio de Assis - ISA

Un presidente hostil

Los defensores de los derechos indígenas culpan específicamente al presidente brasileño Jair Bolsonaro de la intensificación de la destrucción en la reserva Piripkura.

Incluso antes de asumir la presidencia en 2019, Bolsonaro expresó su apoyo a una mayor explotación comercial de la Amazonía y su oposición a la política de reservas indígenas, a pesar de que sus derechos territoriales están garantizados por la constitución brasileña.

En 1998, cuando todavía era congresista, Bolsonaro dijo al diario Correio Braziliense que era "una vergüenza" que el ejército brasileño "no fuera tan eficiente" como sus homólogos estadounidenses en "exterminar a los indígenas".

El presidente argumenta que los indígenas brasileños, que representan poco más de 1,1 millones de la población del país de 213 millones (según el IBGE, la oficina nacional de estadísticas de Brasil), no deberían tener derecho a territorios que actualmente cubren alrededor del 13% de la superficie terrestre del país, a pesar de que la constitución actual de Brasil, que entró en vigor en 1988, exige dicha provisión de tierras.

Bolsonaro es actualmente el primer presidente brasileño desde 1988 que no ha firmado un solo decreto de demarcación de tierras indígenas. Grupos de derechos humanos han informado de un aumento en los episodios de conflicto que involucran a pueblos indígenas desde que Bolsonaro asumió el poder.

Disputas legales

La reserva Piripkura está actualmente protegida por un instrumento legal conocido como Orden de Protección de Tierras, que cubre territorios tribales que no han pasado por el largo proceso de demarcación oficial.

Getty Images

Las órdenes legales deben volver a emitirse periódicamente, pero la renovación más reciente en septiembre solo extendió la protección por otros seis meses; en años anteriores, el período varió de 18 meses a tres años.

"Este acortamiento envía todos los mensajes equivocados y está dando a los invasores la esperanza de que podrán apoderarse de las tierras indígenas más temprano que tarde", cree Amorim.

Otro acontecimiento preocupante se produjo en diciembre de 2020: el Servicio Geológico Brasileño, una agencia gubernamental, comenzó a publicar mapas detallados de posibles ubicaciones de recursos minerales subterráneos (como el oro) en territorio brasileño.

El primer conjunto de mapas se centró específicamente en la región norte de Mato Grosso, donde se encuentra el territorio Piripkura.

OPAN

En un comunicado, Funai le dijo a la BBC que le ha estado brindando a los Piripkura "toda la asistencia en términos de protección territorial, seguridad alimentaria y acceso a los servicios de salud".

"También ha habido operaciones interinstitucionales destinadas a abordar las transgresiones en el área", se lee en el comunicado.

Rita insiste en que tal promesa no es suficiente para salvaguardar el futuro de su gente.

En estos días, vive en la cercana reserva de Karipuna después de casarse con un miembro de esa tribu, y ocasionalmente ayuda a Funai en expediciones en Mato Grosso. Pero no ha estado en la reserva Piripkura desde el comienzo de la pandemia y teme que pronto pueda ser el único miembro restante de su tribu.

"Cada vez que visito la reserva, veo más y más árboles caídos. Hay muchos forasteros por ahí", advierte."Fácilmente podrían matar a mi hermano ya mi sobrino".