Mundo

Condenados a muerte tendrán que elegir entre silla eléctrica o fusilamiento en Carolina del Sur

AFP
Por T13
La primera opción sigue siendo la inyección letal, pero si no están disponibles las drogas esta ley establece que es el condenado quien elige.

En Estados Unidos Mississippi, Oklahoma, Utah y Carolina del Sur son los estados donde se permite el pelotón de fusilamiento como método para cumplir con la pena de muerte contra los convictos sentenciados.

Esto como alternativa a la inyección letal, puesto que durante los últimos años se ha registrado escasez de los fármacos que componen el cocktail, impidiendo que se lleven a cabo las ejecuciones dictadas por los tribunales estadounidenses.

Convicto condenado por asesinato pide morir por un pelotón de fusilamiento AFP
Lee También >

Condenado a muerte pidió que lo ejecute un pelotón de fusilamiento: No confía en la inyección

Por eso es que el gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster, levantó un proyecto de ley donde los convictos deberán escoger entre la silla eléctrica o pelotón de fusilamiento si no están disponibles las drogas inyectables.

Esta iniciativa mantiene como primera alternativa la inyección letal como el método principal de ejecución si el estado tiene las drogas, pero requiere que los funcionarios de la prisión usen la silla eléctrica o el pelotón de fusilamiento si no lo hace.

"Estos son métodos de ejecución que anteriormente fueron reemplazados por la inyección letal, que se considera más humana, y hace que Carolina del Sur sea el único estado que regresa a los métodos de ejecución menos humanos", criticó Lindsey Vann de Justice 360, organización sin fines de lucro que representa a varios de los reclusos condenados a pena de muerte, según declaraciones recogidas por AP.

Según los datos de la prisión de Carolina del Sur, las últimas dosis de esta inyección se utilizaron en 2010 y ya en 2013 expiró el último lote que tenían disponibles.

Een estados como Nevada ya hay casos donde los presos han solicitado el pelotón de fusilamiento ante el "miedo" de que la droga no funcione como debería.

A esto se suma al caso de un hombre que agonizó por 40 minutos luego de recibir la inyección.