Mundo

Elon Musk niega haber hablado con Putin sobre uso de armas nucleares

dw
Deutsche Welle
Por Deutsche Welle
Siguiendo las ideas de Ucrania, Musk también sugirió convertir a Taiwán en una "zona administrativa especial" bajo dominio chino, lo que provocó la indignación del gobierno de Taipéi.

El multimillonario de la tecnología Elon Musk ha negado un informe según el cual habló con el líder del Kremlin, Vladimir Putin, antes de sus polémicas propuestas de paz en la guerra de Ucrania, incluso sobre la posibilidad de utilizar armas nucleares.

Esto no es cierto, escribió Musk en un tuit este martes (11.10.2022). "Solo he hablado con Putin una vez y fue hace 18 meses", añadió. Esa vez se trataba de viajes espaciales. 

Musk no solo es el jefe del fabricante de coches eléctricos Tesla, sino que también dirige la empresa espacial SpaceX. 

Ideas de Musk suscitan críticas

El empresario estrella de 51 años había propuesto, entre otras cosas, que Ucrania renunciara a la península de Crimea anexionada por Rusia a cambio del fin de la guerra y de la celebración de referendos en los territorios ocupados por Rusia. 

Ante la agresión rusa, las ideas –que coinciden con las rusas– suscitaron muchas críticas. El sitio web Vice, citando a la consultora política Eurasia Group, informó previamente de que Musk había hablado con Putin antes de los tuits. El director general de Eurasia Group, Ian Bremmer, se refirió a las declaraciones del propio Musk en un correo a los clientes de la empresa. 

En el boletín, Bremmer dijo además que Musk afirmó haber sido informado por Putin de que objetivos bélicos se alcanzarían "pase lo que pase", incluido el posible uso de un arma nuclear si Ucrania retomaba el territorio de Crimea, que Rusia se anexionó en 2014. 

Bremmer afirmó que Musk le dijo que "había que hacer todo lo posible para evitar ese resultado".

Recientemente, Rusia ha anunciado la anexión de cuatro territorios ocupados tras la celebración de referendos, lo que supone una violación del derecho internacional, que no se reconoce internacionalmente. Siguiendo las ideas de Ucrania, Musk también sugirió convertir a Taiwán en una "zona administrativa especial" bajo dominio chino, lo que provocó la indignación del gobierno de Taipéi.