Mundo

Esposa de ex frentista Raúl Escobar absuelta en México luego de ser acusada de secuestro

T13
Por Camilo Calderara
Quien fuera identificado en el FPMR como “comandante Emilio” fue condenado a 60 años de prisión por el mismo caso de secuestro a una ciudadana francesa. La pareja del chileno fue absuelta por “falta de pruebas” por la justicia mexicana.

La ciudadana española Isabel Mazarro, conocida en su país como la “secuestradora del ataúd” y pareja del ex integrante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) Raúl Escobar, fue absuelta por “falta de pruebas” por la justicia mexicana, en el caso del secuestro de una ciudadana francesa-estadounidense, por el que el chileno fue condenado a pena de cárcel.

El caso fue conocido públicamente en 2017 con la detención de ambos en México, luego del secuestro de la mujer europea a quien incluso le habrían cortado un dedo en medio del secuestro que duró 50 días y que habría sido en un pequeño habitáculo que, según la fiscalía mexicana, puede asemejarse a un cajón.

LEE TAMBIÉN: Caso Guzmán: solicitan extradición de ex frentista Raúl Escobar Poblete

Pese a que quien fuera conocido como “comandante Emilio” y acusado de ser el autor material del asesinato al senador Jaime Guzmán, fue considerado culpable por los jueces del delito, Mazarro fue absuelta.

En un principio la fiscalía había pedido 21 años de prisión para la mujer, sin embargo, luego rebajó la solicitud a ocho años, los que tampoco fueron acogidos por los tribunales.

“No ha resultado probado que Mazarro interviniera en modo alguno en el secuestro”, escribieron los magistrados en su sentencia, según consigna el diario El País.

En España, la mujer aseguró que desconocía que Escobar era parte de una banda que se dedicaba a los secuestros y también su condición de ex frentista, puesto que en México utilizaba el nombre de Ramón Guerra.

“No extraña a este tribunal que le ocultara su participación en el secuestro, del mismo modo que también le ocultó, así como al resto de su círculo de conocidos y amistades en San Miguel de Allende (México), su verdadera identidad”, agrega el fallo.