Mundo

Fiscal general de EEUU pide igual trato penal a la coca y al crack

Getty Images - Referencial de Estados Unidos
Por AFP
"No hay diferencias farmacológicas significativas entre ambas drogas", dijo el fiscal.

El fiscal general de Estados Unidos ordenó el viernes a funcionarios judiciales tratar igual los casos de cocaína en polvo y los de crack (cocaína fumable), tras décadas de una disparidad que ha llevado a la cárcel a afroamericanos con más frecuencia y por más tiempo que a ciudadanos blancos.

En una directriz al secretario de Justicia, Merrick Garland dijo que no hay razón para aplicar penas más severas a delitos relacionados con crack.

"La disparidad entre el crack y el polvo simplemente no la respalda la ciencia, pues no hay diferencias farmacológicas significativas entre ambas drogas", dijo el fiscal.

Cuando el crack, un derivado de la cocaína, irrumpió en Estados Unidos en las décadas de 1980 y 1990, el Congreso aprobó una ley - escrita por el entonces senador y ahora presidente Joe Biden- estableciendo penas más severas por posesión y tráfico en comparación con la cocaína en polvo.

La ley recomendaba más de cinco años de prisión por posesión de 500 gramos de cocaína en polvo, y la misma pena por solo cinco gramos de crack, justificando la diferencia por el impacto mayor del crack, según el centro de estudios The Sentencing Project.

Reo resultó Getty Images (Referencial) - Hombre en una celda
Lee También >

Reo resultó "asado hasta la muerte" en una celda por el mal funcionamiento de la calefacción

Además, la posesión de crack conllevaba una sentencia de prisión obligatoria desde el primer delito de más de cinco gramos.

En ese momento, el crack era más común en comunidades afroamericanas empobrecidas, mientras la cocaína en polvo era popular entre personas blancas y adineradas.

El resultado fue el masivo encarcelamiento de personas negras, a menudo con sentencias muy largas, durante la epidemia de crack, aumentando la población carcelaria por largos periodos.

Las consecuencias todavía hacen eco en el sistema penitenciario y las comunidades negras, a pesar de una ley de 2010 que eliminaba el requisito de sentencia obligatoria para el crack.

Una ley firmada en 2018 por el entonces presidente Donald Trump permitía a los delincuentes relacionados con crack apelar con base en la disparidad de sentencias para ambas drogas.

Esto llevó a que más de 4.500 personas redujeran su sentencia, según un reporte de agosto de 2022 de la Comisión de Sentencias de Estados Unidos.

Sin embargo, el pedido de Garland, quien fue designado por Biden, dice que "la sentencia diferencial entre crack y polvo todavía es responsable por disparidades raciales injustificadas en sentencias".