Mundo

Hillary Clinton intenta sanear las heridas de la comunidad negra

AFP
Hillary Clinton volvió a referirse a la muerte de Keith Lamont Scott, de 43 años, abatido el 20 de septiembre en Charlotte en circunstancias confusas.

AFP

La candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, denunció este domingo el racismo y pidió calma en una iglesia negra de Charlotte, gran ciudad de Carolina del norte, agitada por manifestaciones y disturbios tras la muerte por la Policía de un hombre negro.

"Soy abuela y, como todas las abuelas, estoy preocupada por la seguridad de mis nietos", declaró la candidata demócrata a la Casa Blanca. "Pero mis preocupaciones no son las mismas que las de las abuelas negras".

"Por ser blancos y nietos de un expresidente y una exsecretaria de Estado, mis nietos, hay que ser francos, no experimentarán el mismo temor que el que describieron los niños que dieron su testimonio ante el consejo municipal", agregó en alusión a las declaraciones de la pequeña Zianna Oliphant, de 9 años, que esta semana dijo a los legisladores locales que tenía la impresión de ser tratada de forma diferente por el hecho de ser negra.

Hillary Clinton volvió a referirse a la muerte de Keith Lamont Scott, de 43 años, abatido el 20 de septiembre en Charlotte en circunstancias confusas cuando salía de un vehículo y estaba rodeado de policías. La Policía dice que encontró en el lugar una pistola cargada.

Se declaró el toque de queda durante tres noches a causa de las violentas manifestaciones. La visita de Hillary Clinton, inicialmente prevista para el domingo precedente, fue aplazada a pedido de la alcaldesa de Charlotte.

"Hace 12 días que mataron a Scott", afirmó Hillary Clinton. "Aún no conocemos todos los detalles del incidente, pero sabemos que esta comunidad y esta familia siguen sufriendo".

La demócrata ha legitimado en reiteradas oportunidades durante la campaña los reproches de la comunidad negra hacia la Policía, acusada de brutalidad y violencia desproporcionada para con los miembros de esa minoría. A la inversa, y a pesar de su campaña de seducción hacia los votantes negros, Donald Trump insiste en su mensaje de orden y rinde sistemáticamente tributo a las fuerzas de seguridad.

"Sin que suponga vilipendiar a los policías, reconocemos que existe una discriminación implícita", agregó Hillary Clinton en su intervención.

Lee también: