Mundo

Jefe del Estado Mayor de EEUU viajó a Finlandia para apoyar su adhesión a la OTAN

AP (dw.com)
Por AFP
"Desde el punto de vista militar, si las candidaturas de Finlandia y Suecia son aprobadas, reforzarán significativamente las capacidades militares de la OTAN", dijo el general Milley.

El jefe del Estado Mayor estadounidense, Mark Milley, se reunió este viernes en Helsinki con el presidente finlandés, Sauli Niinistö, para mostrarsu apoyo a la adhesión de este país y Suecia a la OTAN, bloqueada de momento por Turquía.

"Está claro que, desde el punto de vista militar, si las candidaturas de Finlandia y Suecia son aprobadas, reforzarán significativamente las capacidades militares de la OTAN", dijo el general Milley a los periodistas que le acompañaban en su gira.

El alto cargo estadounidense viajó a la capital finlandesa para "hablar del camino a seguir para su adhesión a la OTAN" y se refirió a "las operaciones, actividades, ejercicios, etc" que Estados Unidos puede llevar a cabo para "mejorar nuestra preparación e interoperabilidad".

Deutche Welle-saltamontes
Lee También >

Especie australiana de saltamontes "renunció" al sexo hace 250.000 años y eliminó a todos los machos

Durante su estancia, también se reunió con el ministro de Defensa, Antti Kaikkonen, y el jefe de Estado Mayor, el general Timo Kivinen.

Finlandia comparte 1.300 km de frontera con Rusia.

El sábado, el general viajará a Suecia, que también pidió su integración a la alianza militar liderada por Estados Unidos.

El ejército finlandés cuenta con 13.000 profesionales y 900.000 reservistas. En tiempos de guerra, el ejército puede alcanzar los 280.000 soldados. 

Suecia tiene un ejército de 25.000 personas y unos 30.000 reservistas.

Revisa también este video:

"Estos dos ejércitos ya son compatibles con la OTAN", dijo Milley. "Todos sus soldados hablan muy bien el inglés. Sus tácticas, técnicas y procedimientos son básicamente compatibles con la OTAN", agregó.

Las dos candidaturas se enfrentan sin embargo con el bloqueo de Turquía, que acusa a ambos países nórdicos de albergar a "terroristas" del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y sus aliados.