Mundo

Mujer murió tras llamar al 911 luego que operadora la regañara y se burlara de ella

(Referencial) Getty Images
Por T13
Una mujer estadounidense quedó atrapada en su auto durante la crecida de un río y ante la desesperación, la operadora del número de emergencias le decía "te estás volviendo loca, no estás haciendo nada más que perder tu oxígeno allí".

Una lamentable situación se produjo en en Arkansas, Estados Unidos, cuando una mujer murió luego de llamar al 911 y no recibiera ayuda oportuna por parte de la operadora, quien la regañó y se burló durante la llamada.

Según informa CNN en Español, se trataba de Debra Stevens de 47 años, quien trabajaba entregando periódicos en la ciudad a bordo de su camioneta, sin embargo, producto de crecidas de ríos, su camioneta pasó por una zona inundada, alcanzando su camioneta.

Fue ahí que la mujer se comunicó al 911 para solicitar ayuda de forma desesperada, en donde, durante 22 minutos, -según recoge el citado medio- la mujer fue tratada de forma "insensible" y a veces "indiferente" por la telefonista del número de emergencias.

“Tengo una emergencia, una emergencia severa (...) No puedo salir y estoy muerta de miedo, señora. ¿Puede ayudarme, por favor?”, dice parte de la conversación de la mujer con la telefonista.

Stevens estaba muy asustada y aterrorizada, diciendo constantemente que iba a morir, no sabía nadar y que el agua rápidamente iba subiendo al interior del vehículo.

"No vas a morir (...) No sé por qué te estás volviendo loca… Te estás volviendo loca, no estás haciendo nada más que perder tu oxígeno allí. Así que cálmate”, respondió la contestadora del 911.

En un momento, la mujer menciona que el agua estaba llegando a su "teléfono nuevo", situación a la que la telefonista respondió “Realmente te importa tu nuevo teléfono? (...) Estás allí llorando por tu vida. A quién le importa tu teléfono”.

Llegó un momento en que a Stevens le dieron náuseas y ganas de vomitar, sin embargo, poco le importó a la operadora del 911, quien le dijo “Bueno, estás en el agua, puedes vomitar”.

Sin embargo, lo más controvertido fue cuando la telefonista del número de emergencias le reprochó a la mujer el haber estado conduciendo por el agua. "Esto te enseñará para que la próxima vez no conduzcas en el agua (...) No sé como no lo viste. tenías que pasar por encima. El agua simplemente no apareció", señaló la operadora.

Fue en ese momento en que la telefonista del 911 tomó otras llamadas, y al cabo de unos minutos, trató de indicar a los bomberos la ubicación de la mujer, sin embargo, los esfuerzos fueron en vano.

Fue ahí que la mujer comenzó a desesperarse y a decir constantemente "voy a morir", situación a la que la telefonista respondió "Señorita Debbie, está respirando bien porque me está gritando. Así que cálmese. Sé que está asustada. Espere por mí".

Sin embargo, pasaron unos minutos y Stevens no respondió más a la telefonista.

¿Señorita Debbie? ¿Señorita Debbie? Oh, Dios mío. Parece que ahora está bajo el agua”, señaló la mujer.

Los equipos de emergencia llegaron cerca de una hora después del hecho, encontrando la camioneta de Stevens, donde fue encontrada sin vida.

Ante los cuestionamientos sobre la actitud de la telefonista, en un comunicado, la policía local señaló que "aunque la respuesta de la operadora a este evento extremadamente tenso y dinámico suena insensible e indiferente a veces, se estaban haciendo esfuerzos sinceros para localizar y salvar a la señora Stevens".

Por otro lado, Aric Mitchell, un vocero de la policía, señaló que la operadora que había contestado a Stevens, había presentado la renuncia el 9 de agosto y que dicho día estaba haciendo su último turno.

“El incidente ciertamente nos llevará a analizar las políticas dentro de nuestra Unidad de Comunicaciones existente, pero no hemos completado una revisión en este momento para hacer determinaciones específicas”, señaló Mitchell.