Mundo

Mató a ocho: Perro se enfrentó a una manada de coyotes para defender rebaño de ovejas

Getty Images (Referencial) - Patas de perro
Por T13
Casper fue sometido a múltiples cirugías para curar las heridas del cuello y el lomo. Además, tuvieron que amputarle su cola por su heroico actuar.

Un perro mató a ocho coyotes que intentaban atacar un rebaño de ovejas en Georgia, Estados Unidos.

Se trata de Casper, un can que se convirtió prácticamente en héroe al impedir que la manada de coyotes intentaran atacar a las ovejas.

Tras el incidente, el perro resultó con una serie de lesiones, por lo que debió recibir una ardua terapia de recuperación, de acuerdo a lo recogido por el medio local 11 Alive.

Todo ocurrió en una noche de noviembre cuando Casper estaba vigilando el rebaño y se percató de la presencia de una docena de coyotes que se acercaron demasiado.

Según relató el propietario de Casper, John Wierwille, fue durante la madrugada de dicha jornada en la que se despertó por los ladridos de los perros.

La foto de Denise Rosenthal con su atrevido look junto a Pailita en Premios Musa que todos comentan Instagram @deniserosenthal / @pailita.k7k
Lee También >

La foto de Denise Rosenthal con su atrevido look junto a Pailita en Premios Musa que todos comentan

Al salir de su casa, se dio dio cuenta que habían varios coyotes intentando meterse al rebaño. Mientas que sus perros, Casper y Daisy, estaban arrinconando a las ovejas para protegerlas.

Tras su heroico actuar, Casper desapareció. Sus dueños lo buscaron, pensaron que estaba muerto. No obstante, tras dos días estando perdido volvió a su casa

"Al día siguiente, pensamos que podíamos encontrarlo, pensamos que lo debían haber matado y por eso lo buscamos. Si no lo mataron, pensamos que estaba herido, sabíamos que estaba herido, ya que encontramos partes de su cola y sangre y otras cosas, así que estábamos preocupados por él", explicó Wierwille.

Finalmente, el dueño del perro se contactó con LifeLine, entidad animalista de Estados Unidos que se hizo cargo de su recuperación. En lo concreto, Casper fue sometido a múltiples cirugías para curar las heridas del cuello y el lomo y también tuvieron que amputarle su cola. 

"Parecía muerto, es decir, tenía un aspecto terrible. Volvió a la casa y me miró como diciendo: 'Jefe, deja de mirar lo mal que estoy, cuídame'", sostuvo tras el incidente, el dueño del can.