Mundo

Presidenta de Perú nombra nuevos ministros y busca salir de crisis tras protestas

AFP - Dina Boluarte, nueva presidenta de Perú
Por AFP
Como presidente del Consejo de Ministros (llamado en Perú primer ministro) asumió el abogado Alberto Otárola en lugar de Pedro Angulo.

La presidenta de Perú, Dina Boluarte, renovó el miércoles parte de su gabinete, mientras intenta salir de una crisis tras la destitución de su antecesor de izquierda, que también ha generado un roce diplomático con México.

Como presidente del Consejo de Ministros (llamado en Perú primer ministro) asumió el abogado Alberto Otárola en lugar de Pedro Angulo. Se trata del segundo jefe de gabinete en dos semanas de gestión de Boluarte y el séptimo en año y medio. 

Otárola se desempeñaba hasta ahora como titular de Defensa y fue una de las cabezas visibles del gobierno para afrontar con mano dura la crisis y protestas generada tras el autogolpe de Estado fallido y posterior destitución de Pedro Castillo.

Bajo la gestión de Otárola al frente de Defensa -cuyo nuevo ministro es el militar en retiro Jorge Chávez- se declaró un estado de emergencia en Perú, que permitió a las Fuerzas Armadas intervenir en el control de las protestas que respaldaban a Castillo.

El 7 de diciembre, Castillo, un profesor rural de origen humilde, intentó cerrar el Congreso, pero no tuvo respaldo institucional y fue detenido bajo cargos de rebelión. Asumió la presidencia su vice, Boluarte.

Los partidarios de Castillo, sobre todo en poblaciones andinas, desataron protestas que fueron contenidas por las fuerzas de seguridad, con un saldo de 22 fallecidos hasta la fecha, según un último reporte de la Defensoría del Pueblo de este miércoles.

Perú expulsa a embajador mexicano y denuncia DW
Lee También >

Perú expulsa a embajador mexicano y denuncia "injerencia"

Los manifestantes pedían la renuncia de Boluarte, el cierre del Congreso y el adelanto de elecciones. En un intento de mitigar la crisis, el Parlamento aprobó el martes avanzar los comicios generales de 2026 para abril de 2024.

Boluarte deberá entregar el mando a su sucesor en julio de ese año.

"La confrontación y polarización le hicieron mucho daño al país, necesitamos voltear esta página para dedicarnos a trabajar", dijo la presidenta este miércoles, durante una ceremonia policial.

Tensiones con México

En medio de la crisis, México, que respalda a Castillo y lo considera una víctima de los poderes políticos y económicos peruanos, recibió este miércoles como asilados a la esposa y los dos hijos del exmandatario peruano.

Perú les concedió el permiso de salida (salvoconducto), argumentando que se acogía a normas diplomáticas internacionales.

Para el gobierno de Boluarte, los comentarios del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la situación peruana constituyen una injerencia en los asuntos internos, por lo que pidió el martes al embajador mexicano en Lima abandonar el país.

Este miércoles, AMLO descartó que, de su lado, vayan a romper relaciones con Perú. 

La cancillería peruana resaltó que en su país "no existe persecución política", y recordó que la esposa de Castillo, Lilia Paredes, es investigada por la fiscalía por presunta corrupción en un caso que involucra a su esposo. 

Además de México, los gobiernos de Argentina, Bolivia y Colombia también habían mostrado su respaldo a Castillo. Ello llevó al Perú a llamar a consulta a sus embajadores en esos cuatro países.

"Que cese la violencia"

El ministro Otárola, con experiencia política, se desempeñó también como abogado de Boluarte cuando ella era vicepresidenta y enfrentaba una investigación en el Parlamento por una presunta infracción a la constitución, de la que salió librada.

Las manifestaciones tras el arresto de Castillo sacudieron el país, con bloqueos de carreteras e interrupciones de varios aeropuertos. Miles de turistas estuvieron varados y la famosa ciudadela inca Machu Picchu estuvo cerrada. Sin embargo, este atractivo turístico ya recibe nuevamente visitantes.

"Felizmente que se ha restablecido el transporte en los aeropuertos y en las principales vías. Algunas todavía permanecen tomadas y la invocación a la población es que cesen con esta actitud de violencia extrema que felizmente a menguado", dijo el miércoles Otárola, en conferencia de prensa.

En el sur del país, bastión electoral de Castillo y donde las manifestaciones que lo respaldan han sido más intensas, la fecha de adelanto de elecciones no los dejó contentos.

"No estoy de acuerdo (con 2024), se debía hacer las elecciones en 2023, en abril", aseguró a la AFP Senayda Rivas, una agente turística de 40 años, en Cusco, capital turística del país.

"Yo quiero que el Congreso y todos se vayan y que entre gente nueva" al Parlamento y la Presidencia, agrega.

"No estoy conforme, es demasiado largo el 2024, debería ser más adelantado", alegó Toribio Bolaños, artista plástico de 66 años. "Se tiene que cerrar el Congreso, no sé qué esperan. ¿Cuántos muertos más quieren?", sostuvo.

"Acá estamos viviendo una traición y una dictadura", dijo Bolaños sobre el ascenso a la presidencia de Boluarte.  

Para Francisco Chinotaipe, un vendedor ambulante de 55 años, las manifestaciones "están reprimiendo más que todo a los indígenas".