Mundo

Cambio climático: las recetas de un escéptico converso

AFP
Por Paola Wächter
Desde Berkeley, el físico estadounidense Richard Müller explica por qué -tras negarlo durante años- comenzó a creer en el fenómeno del calentamiento global. Además, sugiere qué medidas debieran tomarse y descarta que los recientes huracanes tengan que ver con el cambio climático.

Después de negarlo durante años, el prestigioso físico Richard Muller admitió públicamente en una columna escrita en 2012 en The New York Times que el cambio climático es un fenómeno real y que era causado por el hombre. "Pueden llamarme un escéptico converso", dijo por entonces, sin tapujos, dando un giro en 180 grados a su postura tradicional.

Con igual firmeza este físico estadounidense, experto en climatología, profesor de la Universidad de California en Berkeley y autor de varios libros, entre otros "Física para futuros presidentes", advierte a T13 Semanal del peligro de opinar sobre estos fenómenos sin base científica.

"El calentamiento global no es culpable de Harvey e Irma. Insistir en ello solo aumenta la incredulidad del Presidente Trump", dice hoy, frente a quienes han intentado vincular la serie de agresivos huracanes que han azotado al hemisferio norte en los últimos días, con el calentamiento global. La alusión a Trump obedece a su vez a la política climática del mandatario estadounidense, quien ha negado los efectos del cambio climático.

¿Se puede responsabilizar al Cambio Climático por los huracanes Harvey e Irma?

El calentamiento global, que es causado por el hombre, no es culpable de Harvey e Irma. Hay que tener en cuenta que tuvimos un hiato (una pausa) de 12 años en huracanes golpeando la costa de los EE.UU. ¿Es el calentamiento global "culpable" por eso? No debemos atribuir cada incidente de mal tiempo al calentamiento global. Los huracanes no han aumentado en número en los últimos 150 años. Tampoco el número de tormentas categoría 3, 4, 5. Más aún, en la teoría del calentamiento global no existe una clara predicción que diga que ellos deberían aumentar. Ahora, tanto Harvey como Irma están “unidos” entre sí en el sentido de que las condiciones de los huracanes son fuertes este año en el Caribe. Ambos están más estrechamente relacionados con el ciclo El Niño que con el calentamiento global.

-Tomando en cuenta que algunos expertos han ligado la naturaleza de estos huracanes con el cambio climático. ¿Cree que estos hechos –Harvey, Irma...–, han representado una mayor presión para que  Trump cambie su postura frente al Acuerdo de París o se genere más discusión en el Partido Republicano?

Creo que las personas que atribuyen estos huracanes al calentamiento global, sin razón científica, endurecerán la incredulidad del Presidente Trump sobre este tema. Tales desviaciones de la verdadera ciencia tienden a hacer que los escépticos se convenzan aún más de que no se puede confiar en los científicos.

-¿Cómo pasó usted de ser uno de los escépticos más emblemáticos de EE.UU. sobre el cambio climático a creer en este fenómeno?

Cambié de opinión después de que nuevas investigaciones científicas demostraran que las problemáticas planteadas por los escépticos podían ser abordadas científicamente.

-¿Se arrepiente de haber negado al Cambio Climático por años?

Por supuesto que no me arrepiento de haber sido escéptico antes de que se abordaran todas estas cuestiones. Creo que en 2008 mucha más gente, junto conmigo, debió haber sido escéptica. Pero ahora tenemos la evidencia científica que muestra que el calentamiento global es real y es causado por las emisiones humanas de gases de efecto invernadero. Algunos de los primeros defensores de la teoría del calentamiento global se unieron a algunos potenciales partidarios afirmando que la ciencia estaba más desarrollada de lo que realmente había estado. Me gustaría que algunas de estas personas hubieran mostrado más respeto por los escépticos.

Por supuesto que no me arrepiento de haber sido escéptico (...) Ahora tenemos la evidencia científica que muestra que el calentamiento global es real y es causado por las emisiones humanas de gases de efecto invernadero.
Richard Muller

-¿Qué mensaje le daría a Donald Trump, al nuevo jefe de la NASA, Jim Bridenstine, y otros “escépticos” del cambio climático? 

Para disminuir y frenar el calentamiento global necesitamos centrarnos en el futuro. Desafortunadamente, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) proyecta que la mayoría de los gases de efecto invernadero que se emitirán en el futuro provendrán de China, India y el mundo en desarrollo, incluso si todos nosotros estamos de acuerdo con el Acuerdo de París. Si EE.UU. llegara a cero emisiones, esto solo retrasaría el calentamiento global en cuatro años, debido al crecimiento del uso de energía en el mundo en desarrollo. Por lo tanto, cualquier solución al calentamiento global debe ser una que el mundo en desarrollo pueda asumir. Las medidas caras carecen de valor a menos que nosotros no subsidiemos al mundo en desarrollo y eso está fuera de nuestro alcance. Yo aliento, enfáticamente, que Trump se mueva de forma decidida en tres ámbitos, lo que yo llamo la "triada".

-¿En qué consiste esa triada?

Primero, mejorar la conservación de energía. Esta es la forma más barata y limpia de energía y significa, a menudo, inversión de capital. Eso hace esta medida impopular para el público, aunque, en promedio, se beneficie financieramente. Así, necesitamos cambiar las leyes para fomentar este tipo de inversión rentable.

Segundo, debemos fomentar la energía nuclear en todo el mundo. Corea puede construir este tipo de energía a la mitad del precio de EE.UU. La energía nuclear es más barata que el carbón, cuando se calcula un promedio de 25 años. Habría que empezar por alentar la energía nuclear en EE.UU. La cuestión de los residuos nucleares es fácil de abordar mediante el almacenamiento de pozos horizontales.

El problema no es convencer a Trump, sino a algunos ambientalistas doctrinarios que la oposición al gas nuclear y al gas natural es perjudicial para el medio ambiente. 
Richard Muller

Tercero, habría que ayudar a China y al mundo en desarrollo a explotar Shale gas (gas esquisto). Los recursos en el mundo son abundantes. El gas natural tiene la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero del carbón y puede ser un combustible "puente" clave mientras esperamos que las energías renovables sean lo suficientemente económicas. Quienes afirman que la energía solar es lo suficientemente barata, ignoran la necesidad de contar con una batería de respaldo. El gas esquisto también ayuda a reducir la contaminación del aire que está matando a 4.400 personas cada día solo en China.

Afortunadamente, todas estas medidas son consistentes con el interés en la seguridad energética. ¡Este es un tema en el que la seguridad energética y el calentamiento global tienen las mismas soluciones! Y también esta triada, si se implementa, hará mucho más que los acuerdos de París para ralentizar y detener el calentamiento global.

-¿Qué se puede esperar para el futuro en el ámbito del calentamiento global?

¡Debemos avanzar inmediatamente en la conservación de la energía, en la energía nuclear y el gas natural!. El problema no es convencer a Trump. Es convencer a algunos ambientalistas doctrinarios que la oposición al gas nuclear y al gas natural es perjudicial para el medio ambiente. No sería difícil mover a Trump en esta dirección, pero la oposición al gas nuclear y natural tiene un muy fuerte seguimiento entre ciertos ambientalistas.