Mundo

Una investigación revela las atroces condiciones del transporte de animales vivos

dw
Deutsche Welle
Por Deutsche Welle
La UE quiere mejorar la protección animal y endurecer las normas de transporte. El Parlamento Europeo está considerando los resultados de una investigación que arroja resultados espeluznantes.

"Será mejor que tome un trago de aguardiente antes de mirarlo (el video)", dijo Gabriel Paun. Trabaja para la organización protectora de animales Animals International y ha puesto imágenes de su investigación a disposición de DW. Se pueden ver vacas llenas de heces, desmayadas en la parte trasera de los camiones, ovejas que durante el transporte reciben palizas y descargas eléctricas, y matanzas de animales llevadas a cabo por aprendices de matarifes en los países de destino.

Casi sin controles

Durante años, Gabriel Paun y otros activistas han documentado eltransporte de animales de granja dentro y fuera de la UE, a menudo a escondidas, por temor a represalias. Siempre hubo problemas con la Policía. En Eslovenia, afirmó Paun, un oficial de policía le obligó a firmar una multa con un arma en la mano. Hacía un intenso calor, y el mismo Paun había llamado antes a la Policía para que revisara un transporte sospechoso: "(Los oficiales) no tenían ni idea de que hay leyes europeas (al respecto). Deberían estar en las calles evitando que los camiones circularan, ya que incluso el asfalto se derretía y los animales morían en los remolques".

Cada día se transportan más de 3,8 millones de animales a través de la UE, pero la exportación muy larga y estresante de ganado vivo a otros países es también un gran negocio. Solo en 2020 se exportaron alrededor de 3 millones de ovejas y corderos vivos desde la UE. Los mayores compradores son Jordania, Arabia Saudita e Israel.

Constituyentes presentan iniciativa para incluir a animales en la Constitución Agencia Uno
Lee También >

Constituyentes presentan iniciativa para incluir a animales en la Constitución

Comisión de investigación exige normativa clara

En diciembre de 2021, un comité de investigación del Parlamento Europeo presentó los resultados de una investigación llevaba a cabo a lo largo de 18 meses, que reveló graves infracciones contra las normas de bienestar animal: "Los animales no tenían agua ni comida, sufrían demasiado frío o demasiado calor. No se realizaron controles, no hubo sanciones”. Así lo resumió la eurodiputada de Los Verdes Tilly Metz.

"No he visto durante todo el tiempo ningún transporte donde no hubiera ningún problema", afirmó. La comisión de investigación someterá ahora a votación sus demandas en el Parlamento para que se produzcan cambios legislativos: límite de transporte de 8 horas en transporte por carretera y aéreo. En barcos, solo 24 horas como máximo. Prohibir el transporte de animales que están siendo amamantados durante las primeras cinco semanas de vida, así como de animales en avanzado estado de gestación.

En la práctica, Tilly Metz cree que el peor problema radica en que la normativa no está formulada con suficiente precisión y no hay personal capacitado e infraestructura para garantizar que esta se cumpla.

Sin acuerdo sobre exportaciones de animales vivos

El tema de las exportaciones de animales vivos plantea otro desafío. En la mayoría de los países a los que se exporta, las leyes de protección animal son más endebles que en la UE. El activista por los derechos de los animales Gabriel Paun informó sobre la matanza sin anestesia, que filmó durante su investigación en terceros países, y que probablemente sería punible en la UE: "Se pincha el ojo del bovino para que no pueda ver, luego le cortan los ligamentos de las pezuñas para obligar al animal a que caiga al suelo y después le hacen cortes en el cuello varias veces. Matar a un animal grande puede durar hasta 40 minutos”, aclaró.

Las organizaciones a favor de los derechos de los animales exigen el fin total de las exportaciones de animales vivos desde la UE. La comisión de investigación no va tan lejos. Los Verdes exigen que, en el futuro, las exportaciones solo se realicen a países donde existan las mismas condiciones legales para los animales que en la UE. Sin embargo, esto significaría perder a la mayoría de los compradores.

El lobby de la industria agraria se opone a que haya una regulación más estricta. Un comunicado de Copa Cogeca, la mayor asociación de grupos agrícolas de presión de la UE, dijo a DW que las regulaciones deben basarse en conclusiones científicas y no en emociones: "En el debate sobre la limitación en la duración del transporte o incluso la prohibición del transporte de determinados ejemplares, como animales lactantes o gestantes, Copa Cogeca no puede apoyar límites específicos por edad o duración del transporte hasta que se no hayan analizado las consecuencias científicas y socioeconómicas en la UE”.

La alternativa, la carne congelada

Aunque parece haber mucha reticencia al cambio, sí hay países que se están replanteando el bienestar animal. En 2021, Alemania, Luxemburgo y los Países Bajos pidieron el fin del transporte de animales vivos a países fuera de la UE. La comisión anunció revisar las normas sobre bienestar animal durante el transporte.

Nueva Zelanda, por ejemplo, prohíbe la exportación de animales vivos para ser sacrificados. Australia exige tanto a los exportadores, que las cifras de exportación han caído drásticamente.

Los activistas esperan que, tarde o temprano, las exportaciones de carne congelada, así como de embriones y esperma para la reproducción, puedan reemplazar al transporte de animales vivos en la UE.