Mundo

Expertos advierten que vacuna contra COVID-19 puede ser menos efectiva en personas obesas

Getty Images
Por T13
"Reconocemos que si bien estamos desarrollando una vacuna para COVID-19, es posible que no funcione en todas las poblaciones, incluidas las obesas", dijo uno de los investigadores para uno de los ensayos de vacunas contra el coronavirus más avanzados de Estados Unidos.

Mientras el mundo espera una vacuna para combatir el COVID-19, ya está aumentando la preocupación de que no funcione en pacientes obesos, posiblemente uno de los grupos que más la necesita.

1 de cada 3 estadounidenses es obeso, y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han dicho que las personas obesas se encuentran entre los grupos con más probabilidades de enfermarse y morir de COVID-19.

"Sabemos por otras vacunas que se han probado en poblaciones obesas que estos individuos no responden tan bien a estas vacunas", dijo el Dr. Matthew B. Laurens, investigador principal de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland para uno de los ensayos de vacunas contra el coronavirus más avanzados de Estados Unidos realizados por Moderna Therapeutics, según consignó ABC News.

La investigación ha demostrado durante mucho tiempo que las vacunas contra virus como la influenza y la hepatitis B, así como otros organismos que causan enfermedades como el tétanos y la rabia, no son tan efectivas en adultos obesos en comparación con sus pares más delgados.

La evidencia de este fenómeno se remonta a 1985, cuando cientos de empleados de hospitales en Carolina del Norte fueron vacunados contra la hepatitis B y luego estudiados para ver cómo respondían sus sistemas inmunológicos. Los investigadores encontraron que la vacuna tenía el doble de probabilidades de fallar, lo que significa que no brindaba una protección adecuada contra la hepatitis B, en los empleados con un índice de masa corporal más alto en comparación con sus colegas con un IMC más bajo.

En 2017, investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill informaron hallazgos similares en pacientes que recibían su vacuna anual contra la gripe. En su estudio de más de 1.000 participantes, encontraron que los adultos obesos tenían el doble de probabilidades de desarrollar influenza o una enfermedad similar a la influenza, a pesar de haber sido vacunados contra el virus, en comparación con los adultos no obesos.

Con el 42,4% de la población estadounidense clasificada como obesa, y las investigaciones que identifican la obesidad como un factor de riesgo importante para la infección por COVID-19 y las complicaciones graves de la enfermedad, esto está dando a algunos expertos motivos para detenerse.

"Reconocemos que si bien estamos desarrollando una vacuna para COVID-19, es posible que no funcione en todas las poblaciones, incluidas las obesas. Eso es motivo de preocupación", dijo Laurens.

No está del todo claro para los expertos por qué las vacunas no parecen funcionar tan bien en los pacientes obesos, pero existen varias teorías.

Una idea es que la aguja típica de una pulgada que se usa habitualmente para las vacunas no es lo suficientemente larga para usarse en adultos obesos. Esto se debe a que la capa de grasa debajo de la piel puede ser lo suficientemente gruesa como para que la aguja no pueda alcanzar el músculo subyacente del hombro, donde se debe depositar el líquido de la vacuna para que funcione de la mejor manera.

Otra teoría es que los adultos obesos, debido a su mayor masa corporal, en realidad pueden necesitar una dosis mayor, o incluso una dosis de refuerzo, de la vacuna para preparar adecuadamente su sistema inmunológico para combatir el virus.

Una tercera teoría tiene que ver con cómo funciona el sistema inmunológico de los pacientes obesos.

Según detalló a ABC News el Dr. Leonard Friedland, vicepresidente y director de Asuntos Científicos y Salud Pública de las vacunas GlaxoSmithKline, "la obesidad desencadena un estado inflamatorio crónico en los seres humanos". Esta inflamación constante y de bajo nivel podría ser lo que impide que algunas vacunas funcionen tan bien como lo hacen en pacientes más delgados. "Es un problema real", dijo Friedland.