Nacional

Joven de 18 años asesinado en tiroteo en Puente Alto se dedicaba a vender volantines con su madre

Agencia Uno
Por T13
Margarita Aguilera (73), abuela de Yerko Riveros (18), relató los últimos instantes que estuvo con su nieto previo al tiroteo que terminó con la vida: "Era un cabro tranquilo. Aquí todos lo quieren (...) Nunca estuvo en drogas, no tomaba, no fumaba", dijo.

El pasado jueves, un tiroteo se produjo al interior de un almacén con máquinas tragamonedas en la población Carol Urzúa de Puente Alto, en donde murieron cinco personas.

Dentro de las víctimas fatales, se encontraba un joven de 18 años llamado Yerko Riveros, quien murió mientras era trasladado hasta un centro asistencial.

En conversación con Las Últimas Noticias, Margarita Aguilera (73), abuela de Riveros, reveló detalles en torno a la vida del joven de 18 años, como también los momentos previos al tiroteo que acabó con la vida de su nieto.

"Yo crié a mi niño. Era un cabro tranquilo. Aquí todos lo quieren (...) Nunca estuvo en drogas, no tomaba, no fumaba. Ni polola tenía", señaló la mujer.

La anciana relató que el joven vivía junto a ella, su padre y sus cuatro hermanos menores y que él hacía vendía volantines junto a su madre.

LEE TAMBIÉN: [VIDEO] Tiroteo en Puente Alto: Confirman identidad del autor y revelan nuevas imágenes

Fue ese día jueves cuando Yerko le pidió permiso a su abuela para ir a las máquinas del almacén, el cual, está a media cuadra de su casa.

"Me dijo, Lela, voy al frente a jugar a las máquinas, compro unas galletas, una bebida chica y me devuelvo. Salió y no volvió más", relató Aguilera.

La abuela de Yerko relató que tras escuchar los disparos, todos en la casa se tiraron al suelo, excepto ella y tras el hecho, un niño llegó a la puerta de la casa, gritando "¡El Yerko, el Yerko!".

Fue ahí que el padre del joven corrió al negocio para ver el estado de su hijo, el cual, lo sacaron del almacén arriba de una ambulancia rumbo al hospital.

Aguilera relata que salió para ver qué había ocurrido y vió como subían a su nieto a una ambulancia, pese a que vecinas le decían que se tranquilizara y que Yerko estaba bien.

Sin embargo, fue el padre del joven quien -tras volver a la casa- le confrimó a la anciana que Yerko había fallecido.

"Cuando volvió mi hijo, me contó todo: mamá, quedate tranquila, pero el Yerko se fue con Dios", relató la mujer.