Nacional

Fin de semana de tres días: ¿A quiénes conviene y a quiénes no?

Agencia Uno
Por María Paz Núñez
Alfonso Ochoa, Country Manager de DNA Human Capital, explica los alcances que podría tener la normativa laboral a la que se podrá optar desde el 1 de abril de este año.

La posibilidad de tener fines de semana de tres días a partir de la entrada en vigencia de la Reforma Laboral el 1 de abril de este año, abrió también una serie de dudas como quiénes podrían beneficiarse con la iniciativa y sobre la conveniencia de distribuir las 45 horas semanales de trabajo de una forma distinta a la actual.

En t13.cl conversamos con el experto Alfonso Ochoa, Country Manager de DNA Human Capital, quien explicó que tanto trabajadores como empresas tendrán que analizar muy bien si se acogen a un nuevo sistema de trabajo, ya que eventualmente la productividad podría verse afectada y los empleados verse muy cansados.

Siempre es positivo tener un fin de semana más largo porque el profesional puede descansar más, pero una jornada laboral de 12 horas tiende a ser muy extenuante, por eso tiene que haber un compromiso de ambas partes”, dijo Ochoa.

¿A quiénes conviene? 

En tanto, al ser consultado sobre la conveniencia de la iniciativa, el experto indicó que claramente no todos los trabajadores podrían acceder a una nueva modalidad de trabajo ya que hay algunas áreas como la comercial, que no pueden dejar de estar en contacto con los clientes.

Sin embargo -dice- sí sería posible acomodarlo a áreas como marketing, recursos humanos o finanzas, “que pueden hacer algunas horas de trabajo desde la casa”.

Por otro lado, indica que “se podría hacer un mix entre horas de trabajo de lunes a jueves con trabajar algunas horas desde la casa. Para algunas personas es más real y dependiendo del tipo de compañías, hay empresas que  no pueden permitirse que los viernes no se trabaje. Las empresas deben evaluarlo con los empleados para que no se malentienda”.

Alfonso Ochoa agregó que una alternativa podría ser dejar la nueva modalidad sólo para algunos meses, como el verano, para evitar tener una carga tan extenuante de 12 horas diarias de trabajo durante todo el año.

Por otro lado, señaló que se debe poner atención en la productividad ya que “una persona pasando de las 9 u 8 horas deja de ser eficiente, hay dos miradas, por eso tiene que haber una conversación entre empleador y empleados para que se haga de forma adecuada con beneficio para ambas partes”.