Nacional

Hallan los restos fósiles de un megaraptor y otros dinosaurios en la Patagonia chilena

dw
Deutsche Welle
Por Deutsche Welle
Un grupo de paleontólogos identificó cuatro especies de dinosaurios que habitaron esta zona austral entre 66 y 75 millones de años atrás, al final del periodo cretácico.

Científicos encontraron restos de cuatro tipos de dinosaurios, entre ellos un megaraptor, en una inhóspita zona de la Patagonia chilena, que desde hace una década se ha convertido en un importante yacimiento de fósiles, según se detalla en un estudio publicado recientemente por la revista Journal of South American Earth Sciences.

Tras hallar en 2021 los fósiles en el cerro Guido, ubicado en el valle de Las Chinas, cerca de la frontera con Argentina -a unos 2.800 km al sur de Santiago-, los científicos llevaron al laboratorio estos restos y lograron constatar que pertenecían a dinosaurios que no habían identificado antes en este lugar.

"Siempre es súper excitante, en términos científicos, encontrar algo que no se había hallado antes", explicó Marcelo Leppe, director del Instituto Antártico Chileno (Inach), parte del equipo que realizó el hallazgo.

Una zona donde los hallazgos son más recurrentes

De acuerdo a la investigación, los hallazgos representan el registro fósil más austral de este tipo de dinosaurios fuera de la Antártica. En diciembre de 2021, los paleontólogos chilenos presentaron los restos de un Stegouros elengassen, un enigmático dinosaurio cuya cola en forma de garrote desconcertó a los científicos, hallados en esta misma zona de la Patagonia chilena.

null
Lee También >

Cómo eran los dinosaurios polares y por qué desafían lo que pensábamos sobre estos animales

En este lugar "nos hemos empezado a acostumbrar a tener nuevos hallazgos de restos fósiles", agregó Leppe.

Cuatro tipos de dinosaurios diferentes

Los científicos lograron identificar los restos de cuatro tipos de dinosaurios, entre ellos dientes y partes óseas postcraneales de un megaraptor perteneciente a la familia de los terópodos.

Estos dinosaurios carnívoros tenían garras raptoras, pequeños dientes para desgarrar y grandes extremidades superiores, que, de acuerdo a la investigación, los ponía en el tope de la cadena alimenticia de esta zona que habitaron entre 66 y 75 millones de años atrás al final del periodo cretácico.

"Una de las características que nos permitió identificar con gran confianza que pertenecen a megarraptóridos son, primero que todo, que los dientes están muy curvados hacia la parte posterior", señaló Jared Amudeo, investigador de la Red Paleontológica de la Universidad de Chile.

Aves y raptores

También se identificaron dos especímenes de Unenlagiinae, cercanamente emparentados con los velocirraptores, que tienen un "carácter evolutivo novedoso, que nos indicaría que se trata de una especie nueva de unenlágino, o tal vez de un representante de otro clado (grupo) diferente", agregó Amudeo.

Asimismo, los especialistas encontraron restos de dos linajes de aves: una Enantiornithe, el grupo de aves más diverso y abundante del Mesozoico; y Ornithurinae, un grupo directamente emparentado con las aves actuales.