Nacional

Movilh acudirá a la CIDH tras rechazo a recurso que pedía reconocer que menor tenía dos madres

Agencia Uno
La Corte Suprema dio razón al fallo en primera instancia que había dictado la Corte de Apelaciones de Valparaíso por el caso de Mayra Opazo y Constanza Monsalves.

El Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh) anunció que acudirá a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) luego de que la Corte Suprema rechazara un recurso de apelación que había interpuesto y que tenía por fin que se reconociera que una menor de edad tenía dos madres.

La decisión adoptada por la tercera sala del máximo tribunal del país dio razón a lo determinado en primera instancia por la Corte de Apelaciones de Valparaíso el pasado 18 de junio y que había descartado por dos votos contra uno que el Registro Civil incurrió en una ilegalidad al negarse a inscribir a la menor con dos madres. Eso sí, la resolución las reconoció como familia y precisó que la actual legislación impide ese reconocimiento.

"Lamentamos el fallo de la Corte Suprema, pues significa que una niña de un año seguirá viviendo sin que el Estado reconozca a su verdad, a su historia y a sus madres. Si bien a juicio de la sentencia esto es más bien responsabilidad del Poder Legislativo que del Judicial, la Suprema bien pudo dar un paso más allá, al igual como ha ocurrido en tribunales de Argentina, Uruguay o España, donde juezas y juezas han hecho valer los principios de igualdad, no discriminación y de interés superior del niño sobre cualquier otra consideración a la hora de fallar sobre estas temáticas", aseguró Rolando Jiménez, dirigente del Movilh.

Jiménez, quien actualmente es director Área Legislativa, Jurídica y de Política Pública de la entidad, recalcó que acudirán a la CIDH "para que Mayra, Constanza y Martina alcancen la justicia negada en su propio país y para que el Estado de Chile sea sancionado por este evidente abuso solo explicado en razón de la orientación sexual de la pareja”.

En caso de concretar la ofensiva ante el CIDH, el caso se sumará a otros presentados en materia de discriminaciones a personas LGBTI, como el caso de la jueza Karen Atala -por el que Chile fue condenado- y el de parejas del mismo sexo a las que se les negó la posibilidad de contraer matrimonio y que derivó en un acuerdo de solución amistosa entre el Movilh y el Estado de Chile.