Nacional

Polémica en Colegio Saint George por "lista de pecados" que incluye llegar tarde a clases

Agencia Uno
Por T13
El Centro de Padres del recinto educacional cuestionó considerar como "pecado o falta" el contar "cosas que me cuentan en secreto y las cuento a los demás", ya que "este tipo de enseñanzas generan terreno fértil al abuso".

Apoderados del Colegio Saint George criticaron la difusión de una "lista de pecados" por parte de la entidad educacional, en la que incluía el llegar tarde a clases o mantener secretos, y que fue entregada a alumnos de cuarto básico que están en proceso de hacer su primera comunión.

A través de una pauta, que fue difundida en redes sociales, se manifestó que entre los "pecados o falta de amor con Dios" están el conversar o distraerse durante la oración, provocar desorden y hacer reír a otros, ser indiferente a las campañas solidarias del colegio o no interesarse por ir a catequesis, por nombrar alguno.

En relación a los "pecados o faltas de amor conmigo mismo" apuntaron que se encuentran comer comida poco saludable, llegar tarde a algunas clases, ver programas en televisión o internet que no son adecuados a su edad, entre otros; y en los "pecados o faltas de amor con otros" se describió el hablar mal de alguien, ser violento en los juegos o hacer que los demás hagan siempre "lo que yo quiero".

Twitter

Centro de Padres cuestiona listado y pide su revisión

Mediante un comunicado, el Centro de Padres del Colegio Saint George afirmó que "estamos viendo con preocupación la educación teológica espiritual que están recibiendo nuestros hijos. Puntualmente, a esta preocupación que ya viene de antes se suma que el día de hoy los niños de cuarto básico llegaron a sus casas con una 'lista de pecados', frente a la que surgen varias aprehensiones, tanto desde el punto de vista teológico como el psicológico".

En la misiva, agregaron que "respecto al listado, a la herramienta en sí misma, nos parece mezquino reducir la enorme complejidad de este tema, profundo y delicado para todos nosotros, a una 'lista de pecados'".

"Entregándoles una lista de pecados que mezcla 'pecados' con 'conductas no deseables' les generamos una importante confusión y corremos el riesgo de volverlos personas culposas y obsesivas, vulnerables a la coerción y a la manipulación", advirtieron.

Por lo mismo, fueron cuestionando cuatro de las secciones que fueron enumerados por el centro educacional, entre las que se encuentran los "pecados o faltas", apuntando que para niños y niñas de esa edad "no podemos hacer esta equivalencia sin generar confusión" y problematizaron sobre si "¿llegar tarde a clases es igual a mentir? ¿Conversar o distraerse en la oración es igual que no acoger a las personas que son diferentes?".

Otra cosa que apuntaron fue el "me da vergüenza hablar de Dios", acusando que "¿cómo podemos estar enseñando que la vergüenza es un pecado?, cuando puede ser una defensa o un miedo" y, en otra línea, cuestionaron el considerar como pecado el no comer saludable ya que "se desaconseja relacionar conductas alimenticias con la moral y la culpa".

Sin embargo, donde fueron más críticos fue respecto a la frase "digo las cosas que me cuentan en secreto y las cuento a los demás", pues acusaron que "este tipo de enseñanzas generan terreno fértil al abuso" y que "educar a los niños y niñas acerca de los secretos y de la importancia de no guardar secretos y de poder siempre recurrir a su mamá, papá o adulto significativo y 'contar lo que pasó' es clave para prevenir el abuso".

"Les pedimos revisar profundamente esta herramienta y cuestionarse más allá, el cómo se trabaja con nuestras niñas y niños este (…) Que nuestras reglas o límites no sean una fuente de confusión, rechazo, alejamiento", complementaron.

Respuesta del colegio: "El recurso utilizado no fue el adecuado"

Desde el Colegio Saint George respondieron a los emplazamientos de parte de los padres y apoderados y afirmaron que la lista "es trabajada sólo en una sesión de formación para la Primera Comunión y es contextualizada por parte de los catequistas desde las propias experiencias de los niños y niñas".

"No representa, de ningún modo, el proceso global de formación que han tenido los estudiantes del nivel cuarto durante este año (…). Reconocemos que el recurso utilizado no fue el adecuado y, por ende, queremos disculparnos profundamente con las familias y comprometernos a que no vuelva a ser usado en la catequesis", agregaron.