Nacional

Viruela del mono en Chile: Cuántos casos van, cuáles son los síntomas y cómo se diagnostica

Getty Images - Viruela del mono, referencial
Por T13
La enfermedad zoonótica ha presentado casos en países de todo el mundo y en Chile se confirmó el primero a mediados de junio. Revisa los detalles sobre la forma en que se diagnostica, los síntomas y cómo prevenirla.

Fue el viernes 17 de junio cuando el Ministerio de Salud confirmó el primer caso confirmado en Chile del cuadro infeccioso conocido como viruela del mono.

Desde ese día, en el país se han confirmado seis casos de la enfermedad.

La viruela del mono viruela del simio, como es conocida, es una infección zoonótica rara emergente y potencialmente mortal, la cual puede propagarse en los humanos y que suele aparecer en África occidental y central, donde figura actualmente como endémica.

Se habla de zoonosis cuando una enfermedad infecciosa que ha pasado de un animal a los humanos. Sus patógenos pueden ser bacteriasvirusparásitos agentes no convencionales, los cuales pueden propagarse por el contacto directo o a través de alimentos, agua o medioambiente. Según ha planteado la Organización Mundial de la Salud (OMS), éstas enfermedades representan un problema de salud pública en todo el mundo.

Qué se sabe del primer caso de viruela del mono confirmado en Chile

¿Cuáles son los síntomas de la viruela del mono?

En seres humanos, los síntomas de la viruela del mono son muy similares a los síntomas de la viruela, aunque más leves. Entre ellos están la fiebre, dolores de cabezadolores muscularesdolores de espaldaescalofríos agotamiento.

Infectóloga de la U. de Chile y viruela del mono: Agencia Uno - Imagen referencia de la viruela del mono
Lee También >

Infectóloga de U. de Chile llama a la calma ante viruela del mono: "No es altamente transimisible"

Una de las principales diferencias entre los síntomas de la viruela humana y la del simio es que la segunda produce que los ganglios linfáticos se inflamen.

Además, es normal que se produzcan erupciones cutáneas, las cuales frecuentemente comienzan en la cara y luego se extienden a otras partes del cuerpo, como en las manos y pies. Estas erupciones cambian y se convierten, tras varias etapas, en una costra que termina por desprenderse de la piel. Sin embargo, representan un riesgo como fuente del contagio.

¿Cómo se diagnostica la viruela del mono?

Según explican desde el Minsal, para confirmar los casos, se utiliza la reacción en cadena de la polimerasa o PCR. Esta prueba es la misma que se usa para detectar el COVID-19, pero la diferencia es la forma en que se obtiene la muestra.

Las muestras de diagnóstico para la viruela del mono son las lesiones de la piel: el techo o el líquido de las vesículas y pústulas, y las costras secas.

La OMS informa de 780 casos de viruela del mono en 27 paísesAFP

Estas muestras deben almacenarse en un tubo seco y estéril (sin medios de transporte viral) y mantenerse en frío; y deben recolectarse cumpliendo con condiciones de bioseguridad.

Si una persona da positivo a viruela del mono, deberá guardar cuarentena de 21 días.

¿Cómo se contagia y cómo cuidarnos?

El académico y médico infectólogo del Hospital Clínico de la Universidad de Antofagasta, Francisco Salvador Sagüez, dijo a T13 que "la viruela del mono se transmite a través de la mordedura o contacto directo con sangre, fluidos corporales o lesiones de animales infectados". 

En el caso de transmisiones entre humano y humano, "se produce por gotitas respiratorias, fluidos corporales, entornos u objetos contaminados por el paciente infectado. También por el contacto con las lesiones que se presentan en la piel y, finalmente, por transmisión sexual", agregó el experto.

Para cuidarnos, la recomendación es "mantener medidas como el distanciamiento físico de 2 metros, uso de mascarilla N95 y antiparras si se está en contacto con los aerosoles de pacientes que están en sospecha".

En cuanto a la transmisibilidad de la patología, detalló que "es difícil que escale a un brote mayor, dado que su R0, que es el número que representa la transmisibilidad de una enfermedad infecciosa, es bajo, cercano a 1, a diferencia del covid, que con Ómicron llegó a 10".