Negocios

DF | El chileno que le compite con sus robots a la Roomba y Thermomix llega a México

Se asoció en 2016 con un doctor en robótica peruano-japonés. Con dos años vendiendo sus máquinas ya está en Falabella, Ripley y Cencosud.

DF | El chileno que le compite con sus robots a la Roomba y Thermomix llega a México

Todo partió con un problema que resolver. Octavio Urzúa (47 años) trabajaba en una empresa que fabricaba fachadas de edificios en Estados Unidos, en que el gran dilema era cómo limpiar los vidrios de esas fachadas a un costo razonable y sin riesgos.

En 2004 el ingeniero civil de la Universidad de Chile dejó Accura Systems y volvió al país. Desde entonces y "por años" se dedicó a buscar una solución. Mientras tanto, creó una empresa que importa productos publicitarios, GrupoADM, que funciona hasta hoy.

Paralelamente siguió dándole vueltas al asunto de la limpieza de los vidrios de edificios. Probó distintos sistemas, pero ninguno lo convenció, hasta que en 2016 un amigo le presentó al peruano-japonés Renato Miyagusuku, doctor en robótica de la Universidad de Tokyo, que había desarrollado una tecnología que, al fin, era lo que buscaba.

Junto a sus primos Germán (38), experto en electrónica, y José Joaquín Bravo (35) simplificaron la tecnología de Miyagusuku y crearon su primer robot de limpieza para vidrios de edificios que pusieron a la venta a fines de 2017 en Chile.

Actualmente cuentan con una línea de robots para el hogar: aspiradora –que le compite a la Roomba-, limpia piscinas, cortadora de pasto y una máquina que cocina al estilo de la famosa Thermomix. También están desarrollando productos industriales: están prototipando un robot que limpia paneles solares y tienen pedidos de empresas para crear nuevos robots para limpieza de supermercados y oficinas.

El primer año tuvieron ventas por US$ 380 mil dólares y para el segundo año proyectan US$ 1,5 millón. Ya están en Ripley, Falabella, Sodimac y Cencosud, entre otros. Los planes para seguir creciendo no se detienen. Están empezando a operar en México y durante el segundo semestre aterrizarán en Perú y Colombia.

Nace la marca del panda

A fines de 2016 se constituyó en Japón Osoji Robotics Corporation con cuatro socios: Urzúa, Miyagusuku y sus dos primos. Le pusieron Osoji, porque en japonés significa "limpieza profunda", lo que apunta a algo mucho más trascendente que el simple aseo del hogar. En Japón es una filosofía de vida que tiene que ver "con limpiar el exterior, como reflejo de la limpieza interior" (ver recuadro). Y la imagen del panda alude al animal ícono del zoológico de Tokyo.

En noviembre de 2017 optaron por crear una filial chilena, Osoji Robotics Chile. Mientras la primera empresa tiene por objetivo desarrollar tecnologías, la segunda apunta a la distribución de los robots. En esta última, Urzúa y los hermanos Bravo invitaron a asociarse a Sebastián Robledo, un joven de 22 años que en su corta carrera ya ha ganado tres premios consecutivos de la Nasa por mandar un celular al espacio que saca fotos y vuelve, un robot a marte y otro robot que toma muestras.

"La visión de Osoji es democratizar la robótica, que cualquiera pueda comprar un robot para el hogar" explica Octavio Urzúa, quien también es miembro del G100, un grupo de emprendedores que apoya a la Asech en su tarea de hacer de Chile un país de emprendedores.

Tras el primer año de funcionamiento de la empresa en Chile realizaron dos rondas de levantamiento de capital semilla, obteniendo recursos por US$ 350 mil. Entre los inversionistas que aportaron estuvieron el expresidente del directorio de Codelco, Gerardo Jofré; el fundador de Cumplo y Startup Chile Nicolás Shea; y el fundador de Innspiral y del Club de la Innovación, Iván Vera.

Para fines de este año planean realizar una ronda serie A, para levantar US$ 1 millón con el fin de seguir expandiéndose y potenciar la línea de robots industriales.

Pero no todo ha sido fácil, cuenta el exalumno del colegio San Ignacio: "Cuando partimos, en el primer mes, no vendimos nada. Probablemente por escepticismo. Entonces empezamos a ofrecer servicios de limpieza a domicilio usando los robots, a un precio razonable. Con eso nos llenamos de trabajo".

Hoy las cosas han cambiado, "la gente empezó a creer en el sistema". Los robots, pronto ya serán parte de nuestras casas.


Marie Kondo y la "hora del Osoji"

En un fenómeno se ha convertido la serie de Netflix sobre el orden y la limpieza del hogar que protagoniza la japonesa Marie Kondo. Al igual que ella, el monje budista Shoukei Matsumoto se ha convertido en un gurú que enseña cómo el orden transforma a las personas y empresas. Matsumoto es uno de los mentores de la empresa de Octavio Urzúa. El chileno explica que estos valores, profundamente arraigados en la cultura japonesa, se han transformado en una filosofía de vida: si todo está desordenado, nuestra mente y espíritu también lo estarán. De esta forma, los japoneses crecen desde pequeños con esta mentalidad. Por ejemplo, todos los días a las 3pm los escolares se juntan y limpian su sala de clases, lo que se conoce como el "momento osoji". También la víspera de año nuevo se celebra el "Gran Osoji", un ritual en que se ordenan las casas, oficinas y escuelas. El objetivo es desprenderse de lo innecesario y quedarse exclusivamente con lo que verdaderamente los hace felices. Es una limpieza que va mucho más allá de lo físico, que apunta a una renovación personal.

Esto explica por qué Urzúa y sus socios eligieron este nombre para su compañía y quieren ir más allá: "Queremos crear la Fundación Osoji para traer este concepto a Chile: ayudar a limpiar lugares específicos como plazas y playas, educar a la gente para que se comprometa con la limpieza y, tercero, ayudar a los niños con clases de robótica".

 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios