Negocios

La inflación amenaza ser la nueva pandemia para las empresas de consumo masivo

Agencia Uno
Por Diario Financiero
El aumento de precios ha pasado de ser de dolor de cabeza a jaqueca para consumidores y todo tipo de empresas a nivel global.

Es un hecho. Luego del repunte que está experimentando la mayor parte de las economías luego de la debacle por la pandemia, la inflación ha pasado de ser de dolor de cabeza a jaqueca para consumidores y todo tipo de empresas a nivel global.

Así lo han advertido en sus reportes financieros de 2021 las grandes multinacionales de la industria de bienes consumo, quienes ya se están planteando las formas de mitigar el incremento de sus costos.

Nestlé, la mayor empresa de alimentos y bebidas del mundo, advirtió el jueves tras publicar sus resultados de 2021 que la rentabilidad podría disminuir por segundo año consecutivo en 2022. "Casi no hay lugar en la empresa que esté exento de inflación ahora", dijo su CEO, Mark Schneider, citado por Bloomberg.

Esto hizo que el margen bruto disminuyera en 130 puntos base en los costos de materias primas, envases, transporte y energía, especialmente en el segundo semestre. El impacto se vio "parcialmente compensado por los aumentos de precios, el apalancamiento operativo y las eficiencias", informó la matriz de marcas como Nescafé, Ideal y Savory.

Por su parte, la cervecera Heineken advirtió en su exposición del miércoles que en 2022 espera verse afectada "de forma significativa" por la inflación y las presiones de la cadena de suministro, señalando que el costo de sus insumos se incrementaría a mediados de década.

"Compensaremos estos aumentos mediante la fijación de precios en términos absolutos, lo que puede dar lugar a un menor consumo de cerveza", anticipó la empresa.

Unilever, por su parte, advirtió sobre un golpe a la rentabilidad de cara a 2022 por un drástico aumento en los costos de los insumos. Alan Jope, CEO de la compañía, declaró que este ha sido "principal desafío" de Unilever en 2021.

La firma detrás de marcas como Maizena, Hellmann's, Lipton, Drive y Sedal espera una inflación cifrada en más de 2 mil millones de euros durante el primer semestre, la que podría moderarse en el segundo a unos 1.500 millones. Reuters destaca que "Unilever está especialmente expuesta debido a su dependencia de los mercados emergentes y de los alimentos, donde la inflación es especialmente alta".

En sus respectivas conferencias de resultados, Coca-Cola y PepsiCo hicieron comentarios similares sobre sus perspectivas del presente año.

"En general, las presiones inflacionarias y de la cadena de suministro siguen afectando a los costes en varios frentes del negocio, como los costes de los insumos, el transporte, la comercialización y los gastos de explotación", dijo James Quincey, CEO de Coca-Cola.

"A medida que nos adentramos en un mundo de mayor inflación, espero que los precios de las categorías probablemente suban. Y al menos hasta la fecha, no hemos visto mucha elasticidad", observó Hugh Johnston, CFO de PepsiCo.

Cambios persistentes

Con la pandemia de Covid-19, las cadenas de abastecimiento que posibilitan el desarrollo de la comercio internacional han sufrido disrupciones producto de las medidas sanitarias tomadas por los gobiernos, incluyendo los mayores controles en los procedimientos comerciales y los paquetes de estímulo que generan escasez de trabajadores en los puestos clave.

"Los cambios en la política sanitaria, agravados por los protocolos que llevan mucho tiempo y la desarticulación de la distribución de vacunas, han dificultado la llegada de los productos al mercado", señala la vicepresidenta de la división de estudios del Council on Foreign Relations, Shannon K. O'Neil, en la revista Foreign Affairs.

Si bien hay factores directamente relacionados con el Covid-19, O'Neil resalta que otros "son el resultado de que millones de trabajadores hayan tomado otras decisiones en su vida, por ejemplo, dejar la incertidumbre nómade del transporte por un trabajo diario más estable y mejor pagado".

¿Se acerca el fin?: Advierten escasez global de papas fritas AFP | Referencial
Lee También >

¿Se acerca el fin? Advierten escasez global de papas fritas

Desde la Reserva Federal ya se apunta a acelerar el ritmo del alza de tasas de interés para controlar el considerable incremento en la inflación, que en EEUU aumentó en enero a un ritmo no visto desde 1982, marcando una variación anual del 7,5%.

Para la consultora IHS Markit, el mercado mundial se ha visto la última semana "atrapado entre los vientos cruzados de los riesgos geopolíticos y la preocupación por la inflación, acompañada esta última de unas expectativas de los bancos centrales cada vez más restrictivas".

El índice de precios de alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO, su sigla en inglés) marcó el año pasado 125,8, una cifra anual no vista desde 2011. Ahora bien, el indicador mensual fue de 128 puntos en agosto y desde ahí se ha incrementado hasta llegar a 135,7 en enero de 2022, lo que representa un alza del 19,5% en 12 meses.

"El repunte del índice en enero obedeció a aumentos considerables en los subíndices de los aceites vegetales y los productos lácteos", remarca la agencia. Estas divisiones vieron incrementos anuales de 33,9% y 18,7%, respectivamente.

En la división de cereales cita "la incertidumbre por el aumento de las tensiones políticas en la región del Mar Negro", haciendo alusión al conflicto entre Rusia y Occidente en Ucrania, como uno de los factores que ha impedido un mayor descenso en los precios del trigo.

Chile y la región

En América Latina, un informe de IHS Markit ve el aumento de los costes de envío y los retrasos como el principal trastorno, resaltando que EEUU y China, países "muy afectados por los cuellos de botella en los puertos", son sus principales mercados de exportación.

"Es probable que los retrasos en las exportaciones continúen a lo largo de 2022, ya que algunos puertos chinos siguen cerrados a causa del Covid-19 y los camiones y almacenes sufren la escasez de personal en EEUU", remarca el documento.

La agencia calificadora Moody's advierte por su parte que "los precios más altos de los alimentos y la energía, así como las devaluaciones de las monedas han afectado a la mayoría de las grandes economías de la región, incluyendo a Brasil, Chile, Colombia, México y Perú". Por ello, pronostica sucesivos ajustes monetarios e incapacidad de cumplir con las metas inflacionarias de los emisores.

En Chile, el IPC de enero se ubicó muy por encima de las expectativas del mercado y llevó a la inflación un 7,7% en 12 meses, la mayor desde fines de 2008. Operadores financieros esperan que a fines de marzo, el consejo del Banco Central suba la tasa de interés en 150 puntos base, fijándola en un 7%.

Según Reuters, los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del G20 discutieron la problemática global de la inflación en su actual ronda de conversaciones en Yakarta, Indonesia, que finalizó el viernes. Se habrían comprometido a usar "todas las herramientas políticas disponibles para hacer frente a los impactos de la pandemia", pero advirtiendo que el espacio político futuro será probablemente "más estrecho y desigual".