Política

Impuestos: Alessandri critica "tibieza" del gobierno y le pide dejar de ser un "mero espectador"

Agencia Uno
Por Paula Valenzuela
Diputado UDI que presentó indicación para rebajar el IVA a productos esenciales cuestiona pasividad del Ejecutivo. "¿Se va a quedar en la banca, repitiendo que las cosas son inconstitucionales, o va a salir a defender nuestro país?", cuestiona en entrevista con T13.CL

Una “arremetida” realizaron este miércoles los diputados de Chile Vamos Jorge Alessandri (UDI) y Gonzalo Fuenzalida (RN) en la comisión de Constitución de la Cámara Baja en medio de la discusión del proyecto de ley conocido como impuesto a los súper ricos.

Disminuir el Impuesto de Valor Agregado (IVA) de combustibles, productos sanitarios y básicos como leche, pan, huevos, frutas y verduras, entre otros, por este periodo de excepcional -hasta el 31 de diciembre de 2022-, fue la propuesta oficialista que se aprobó en la comisión con seis de Chile Vamos y cuatro de la oposición.

La iniciativa había sido planteada este lunes por Alessandri y Fuenzalida al ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, sin respuesta concreta.

Semanas anteriores, además, parlamentarios de RN, la UDI y Evópoli habían pedido al gobierno patrocinar un proyecto de ley de súper ricos para mejorar la propuesta del PC que está en tramitación. Sin embargo, el Ejecutivo no se ha hecho parte de la iniciativa.

De hecho, en la votación en general en Sala del proyecto de súper ricos, la coalición oficialista envió una señal a La Moneda: la mayoría se abstuvo. Todo esto, en medio de la profunda crisis que atraviesa el gobierno tras la aprobación del tercer retiro del 10% de fondos de pensiones, donde el oficialismo cuestionó la pasividad del gobierno y la falta de alternativas concretas para neutralizar la ofensiva opositora. 

Alessandri ahonda en esta relación del gobierno-oficialismo en el Congreso y hace un llamado al Ejecutivo a dejar de ser “espectador” y cumplir su rol.

“Está por verse cuántos diputados de Chile Vamos van a seguir esperando las propuestas alternativas del gobierno y cuántos diputados quieren entrar a la cancha y salvar Chile”, dice Alessandri, conocido como un “piñerista” de los, hasta ahora, más leales al gobierno.

—¿Por qué se deciden a entrar a un debate que en su momento catalogaron como inconstitucional?

—Cuando usted le ha pedido al Ejecutivo 100 veces que le dé alternativas y el Ejecutivo solamente dice ‘las vamos a estudiar’, tenía dos opciones: nos quedábamos en la trinchera -que ya ni éramos ni 7, 8 diputados que votábamos todas las cosas inconstitucionales en contra- mientras tanto arrasaban con las instituciones y arrasaban con el país; o entrábamos a jugar este partido de guerrilla, porque esto ya no es un debate político, es guerrilla, quién ofrece más un por lado. Ximena Rincón diciendo ‘ingreso universal para todos los chilenos’, sin decir jamás cómo lo va a financiar. Por otra parte, Pamela Jiles repartiendo miles de millones de dólares de los propios chilenos que se los saca de un bolsillo y se los mete en el otro. Y nosotros sentados en una esquina, diciendo ‘esto es inconstitucional’. Y el gobierno diciendo, por otra parte, ‘lo estudiaremos o lo llevaremos al TC’.

—¿Hay un cambio de estrategia entonces de los llamados “duros” o diputados “leales” en ese sentido de entrar a jugar a la cancha independiente de que los proyectos de la oposición sean catalogados como inconstitucionales?

—Al menos para este diputado, sí. Soy leal con el gobierno, pero primero soy leal con Chile. Cuando frente a mis ojos se está destruyendo el ahorro de los chilenos, las instituciones; cuando un juez de la República sale a opinar en un matinal sobre su fallo que va a dar dos horas después, son cosas que dan una voz de alerta y uno tiene que tomar una decisión. ¿Se va a quedar en la banca, repitiendo que las cosas son inconstitucionales, o va a salir a defender nuestro país? Yo tomé la segunda.

—¿Ha visto pasividad del ministro de Hacienda en estos temas económicos de ayudas socials? Se reunieron para pedir patrocinio de súper ricos y eso no ha ocurrido...

—No es este ministro de Hacienda, son los tres que han pasado por el gobierno. Yo le he presentado cada una de las propuestas antes al Ministerio de Hacienda, porque sé que necesito el patrocinio. Y cuando el ministro dice en los diarios me vi sorprendido por la propuesta de Chile Vamos, ¿sorprendido de qué, por favor? El lunes fuimos con el diputado Fuenzalida a anunciarles la propuesta completa. Tampoco han tenido la valentía para decirnos ‘sabes qué, es una mala idea, no la vamos a patrocinar’. Las actitudes tibias finalmente llevan a estos desórdenes.

—¿El ministro Cerda se comunicó con ustedes para expresarles su malestar por esta indicación del IVA?

—Hemos hablado muchas veces ayer y hoy (jueves), hay cierto malestar del Ejecutivo, con excusas que, a mi juicio, no son suficientes, que esto sería difícil de implementar, que sería difícil de fiscalizar. Si el Estado no pudo llegar a las familias con transferencias directas de plata, el Estado pueda rebajarles al menos la carga de gasto mensual a las familias: que baje la leche, que bajen los medicamentos, que baje el pan, que te devuelvan plata por lo que pagaste por un dividendo hipotecario, cosas que la clase media necesita. Busquemos cómo hacerlo legal, por supuesto; busquemos cómo hacerlo sostenible en el tiempo, también. Y tal como le gusta decir a la izquierda y lo han dicho tantas veces este año: estas medidas son excepcionales y por única vez.

—¿Ve en esta línea a otros diputados que han  votado en contra de proyectos inconstitucionales?

—Está por verse cuántos diputados de Chile Vamos van a seguir esperando las propuestas alternativas de gobierno y cuántos diputados quieren entrar a la cancha y salvar Chile. 

—¿Su actitud es un síntoma del estado crítico del gobierno y la relación con el oficialismo?

—Es un llamado de alerta, un llamado de atención, más que un síntoma. Todavía tengo esperanzas de que podamos empezar actuar más en conjunto, y que el colegislador no sea un espectador. Mi llamado es a que el gobierno juegue su papel de colegislador y no sea un mero espectador.