Política

Canciller confirma salida de Insulza y ex ministro busca nominación presidencial

Por Phillip Durán
Salida del "panzer" se produce a tres días de que el PS reúna a su comité central para debatir el escenario presidencial que tiene además entre sus precandidatos a Ricardo Lagos. En su reemplazo asumirá Claudio Grossman, quien tendrá "dedicación exclusiva".

El canciller Heraldo Muñoz anunció este miércoles que José Miguel Insulza dejará su cargo como agente de Chile ante La Haya, por la demanda boliviana. En su reemplazo asumirá el coagente Claudio Grossman quien -según Muñoz- tendrá "dedicación exclusiva" y desempeñará sus funciones desde Santiago.

"Quiero agradecerle por su gran trabajo y desearle lo mejor en su vida personal, dado que lo conocemos por su larga trayectoria pública y por el aprecio que le tenemos como persona", dijo el canciller Muñoz.

En tanto, como coagente asumirá Alfonso Silva, ex subsecretario de Relaciones Exteriores durante el gobierno de Sebastián Piñera. En este contexto, el ministro Muñoz destacó que "hay continuidad de personas que están trabajando, en los argumetnos contenidos en la contramemoria, el trabajo que se ha hecho. Una perspectiva de trabajo que identifica a todos los sectores politicos".

Insulza, por su parte, agradeció la confianza depositada por el gobierno desde que asumió el cargo, señalando que "creo que nuestro trabajo ha traído tranquilidad al país en cuanto a la solidez de su defensa. Estos han sido doce meses en los cuales los ataques incesantes del gobierno Bolivia hacia nuestro país han encontrado en esta cancillería una respuesta adecuada, caracterizada por la firmeza, la prudencia y el pleno respeto del derecho internacional".

La salida de Insulza se produce exactamente 365 días después de haber asumido, el 23 de noviembre del año pasado. En dicha oportunidad, el "panzer" apareció en La Moneda junto a la Presidenta Michelle Bachelet, quien anunció que el ex secretario general de la OEA reemplazaría a Felipe Bulnes como agente de Chile ante la corte de La Haya, haciendo frente a la demanda marítima interpuesta por Bolivia. Bulnes había asumido en mayo de 2013, designado por el entonces Presidente Sebastián Piñera. Bachelet decidió confirmarlo en sus funciones en marzo de 2014. Sin embargo, casi dos años después, el abogado dejó el cargo aludiendo a divisiones en Chile tras una primera derrota chilena en La Haya: la corte había rechazado las llamadas "objeciones preliminares", en que Santiago pedía al tribunal declararse incompetente para tramitar la demanda boliviana.

Así, con la salida de Insulza de la "agencia" ante La Haya, Chile marca un escenario inédito: a diferencia del juicio con Perú ante el mismo tribunal -en que el agente fue el ex subsecretario de RR.EE., Alberto van Klaveren-, la Cancillería chilena deberá ahora designar a un tercer jefe del equipo jurídico para el litigio con Bolivia.

Como ya se comentaba, el elegido fue Claudio Grossman, abogado vinculado al tema de derechos humanos y que hace dos semanas fue electo como integrante del Comisión de Derecho Internacional de la ONU.

La idea de que asumiera un equipo "de continuidad" tras una renuncia de Insulza venía siendo debatida hacer varias semanas en la Cancillería, luego de que el ex ministro señalara estar "disponible" para una postulación presidencial. 

Así, será el nuevo agente quien deberá enfrentar la etapa que viene en el litigio con Bolivia: el 21 de marzo de 2017 La Paz debe entregar su réplica, documento que Chile deberá responder a través de una dúplica el 21 de septiembre de ese año.

El lunes, el canciller Muñoz había señalado que conversaría el jueves o viernes con Insulza sobre su permanencia como agente, pues el ex ministro partiría este martes a Ecuador. Sin embargo, los plazos se adelantaron: el "panzer" no se trasladó finalmente a Quito.

"Dejar una liana"

Como sea, la decisión del ex ministro de dejar la agencia en La Haya marca un hito importante en su dilatada carrera: Insulza no sólo había recibido críticas opositoras y oficialistas por su doble condición de agente y pre candidato, situación que incomodaba al canciller Heraldo Muñoz; además, en el propio bloque de gobierno, varios recordaban las ofertas de respaldo presidencial que desechó en 2009, cuando optó por permanecer en la OEA. "A lo mejor lo que José Miguel tiene que hacer es ser más claro, es decir -por ejemplo- que renuncia a su rol a nivel internacional y se va dedicar plenamente y enteramente a ser candidato, porque a veces uno tiene una liana en un brazo y tiene la otra liana y quiere tener las dos al mismo tiempo y a veces eso da cuenta de una falta de voluntad real", dijo en octubre pasado el senador PPD Guido Girardi.

Lagos e Insulza reeditan viejas diferencias por disputa presidencial

Hoy, la salida de Insulza de la "agencia" se produce a tres días de que el Partido Socialista realice una reunión de comité central.

Originalmente, estaba programado que en dicha cita el partido definiera al menos el mecanismo para elegir a su abanderado presidencial. Sin embargo, este lunes la mesa y la comisión política de la colectividad definieron postergar indefinidamente dicho debate. 

El escenario interno para Insulza, en todo caso, es complejo: el ex ministro cuenta escasos respaldos en la interna, donde varios cercanos a él prefieren por estos días impulsar el nombre del ex Presidente Ricardo Lagos.

El ex mandatario, de hecho, notificó que está disponible para participar en una primaria socialista.

A eso se suma que un grupo de parlamentarios que respaldaban la postulación de la senadora Isabel Allende -hoy retirada de la competencia- buscan potenciar la figura del senador independiente Alejandro Guillier.

Más allá de los apoyos que capte el periodista en el PS, la figura de Lagos vuelve a ser una complicación para Insulza: en 2009, el entonces secretario general de la OEA resintió que el ex Presidente renunciara a repostular sin salir a apoyarlo, elemento que -dicen sus cercanos- sería importante en la decisión de Insulza de permanecer en la OEA.

Un año en La Haya

Más allá del debate presidencial, el año que estuvo el ex jefe de gabinete de Lagos al mando de la "agencia" -representando a Chile ante la Corte Internacional de Justicia- estuvo marcado por distintos momentos y líneas de acción.

Apenas asumió en reemplazo de Bulnes, el ex secretario general de la OEA reflotó una idea que ya había sido trabajada por la Cancillería al inicio del mandato de Michelle Bachelet: que el gobierno de Evo Morales bajara la demanda en La Haya, a cambio de retomar la negociación del llamado "tema marítimo", en el marco de la congelada "agenda de 13 puntos".

Insulza dice que si Bolivia retira demanda ante La Haya se podría abrir diálogo directo

DIcha idea fue sondeada por la administración bacheletista a los diplomáticos bolivianos incluso antes de asumir formalmente el 11 de marzo de 2014. Sin embargo, para La Paz tenía una complejidad fundamental: la agenda de 13 puntos y el llamado "tema marítimo" no incluyen el compromiso expreso de Chile de negociar entrega de soberanía.

De todas formas, Insulza hizo incluso planteamientos públicos al respecto. "Si se quiere reiniciar el diálogo, eso tiene que ser muy formal. No puede ser sólo una invitación a conversar, por mucho que yo tengo aprecio por el Presidente Morales, no tengo ningún problema con él, hemos conversado mucho sobre una cantidad de temas, y no considero que sea un adversario. Pero es una decisión soberana de Bolivia de llevar este tema a otro ámbito, y nosotros nos atenemos a eso". "Ahora, si se quiere pasar al ámbito del diálogo directo, pues entonces hay que tomar las decisiones para hacer que eso sea lo más formal posible", sostuvo.

-¿Eso sería retirar la demanda?, se le preguntó.

"Eso sería lo más formal posible", fue su respuesta el 26 de noviembre del año pasado, tres días después de asumir como agente.

A la larga, Evo Morales se las arreglaría para desechar la propuesta chilena -que buscaba además dejar en claro que era La Paz la que se cerraba al diálogo- y retomar el discurso confrontacional.

En ese marco, Insulza enfocó su trabajo en la elaboración de la contramemoria, documento con que Chile respondió a la memoria en que Bolivia planteó por primera vez sus argumentos de fondo.
Para el texto, entregado el 13 de julio pasado, aparte de numerosos antecedentes jurídicos, Insulza impulsó la idea de reforzar argumentos históricos y también políticos. En el primer caso, el documento refuta la afirmación -realizada por la misma Corte de La Haya, en el fallo en que rechazó la objeción preliminar chilena- que la Guerra del Pacífico había sido iniciada por Chile.

En lo político, el texto denuncia la sostenida ofensiva comunicacional y diplomática de La Paz contra nuestro país, mostrando que es Bolivia el que busca tensionar la relación y debatir el asunto en espacios distintos al tribunal internacional.

Chile entrega contramemoria y retruca a La Haya por Guerra del Pacífico