Política

Chile Vamos y el Partido Republicano mueven sus fichas para la batalla del emblemático distrito 11

Agencia Uno
Por Paula Valenzuela
Ya casi descartado un acuerdo parlamentario, el terreno que ganó la colectividad de José Antonio Kast en las municipales hace cuesta arriba al oficialismo mantener sus cinco cupos en su bastión electoral. Los diputados van a la reelección, pero buscan nuevas candidatas que potencien la lista. ¿Cuál de todas las derechas ganará?

La pérdida de un cupo de la derecha en el distrito 11 de Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, La Reina y Peñalolén en la elección de la Convención Constitucional puso en alerta al sector.

Si bien los comicios de mayo fueron desastrosos para el oficialismo en la mayoría del país, este resultado fue preocupante en esa zona para Chile Vamos considerando que es su bastión electoral.

Si en la elección de 2017, la derecha logró la elección de cinco diputados -de los seis disponibles-, esta vez, en mayo, obtuvo cuatro constituyentes, pues la centroizquierda -con Patricio Fernández (Lista del Apruebo) y Constanza Schonhaut (Frente Amplio)- se quedó con dos escaños.

Ahora, el desafío sigue cuesta arriba para mantener sus cinco escaños a manos de los diputados Gonzalo Fuenzalida, Catalina Del Real, Karin Luck, de RN; y Guillermo Ramírez (UDI) y Francisco Undurraga (Evópoli).

No solo se asoma el progresismo y el fenómeno de los independientes -la izquierda viene con la ola de la primaria del ganador con más votos de esos comicios, Gabriel Boric- sino que, además, el Partido Republicano -liderado por José Antonio Kast- formaría su propia lista, pues a estas alturas se descarta que se replique el acuerdo con Chile Vamos logrado para las nóminas de constituyentes, que tienen el mismo sistema electoral de elección (D’Hondt).

En ese sentido, el análisis del oficialismo es que el Partido Republicano puede obtener un escaño.

Los números están a la vista, recalcan, al abordar el nuevo equilibrio de fuerzas en el distrito 11 con la llegada de los republicanos.

Si en 2016 la UDI eligió a cinco concejales en Las Condes, en mayo pasado esa representación bajó a dos. Lo mismo RN, que descendió en esa comuna de tres a un concejal. En el caso del Partido Republicano, en el concejo de Las Condes, este alcanzó cuatro cupos.

En Vitacura el escenario es similar para la UDI, que descendió, a comparación de 2016 a mayo, de tres a un concejal; mientras que RN mantuvo sus tres autoridades. Los republicanos aquí lograron dos cupos.

Las cartas de Chile Vamos

Durante los últimos días en el sector se instaló la idea de que el candidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Sichel, buscaría instalar a sus cartas en el distrito 11. De hecho, sonaron los nombres de Mariana Aylwin y Sylvia Eyzaguirre. La exministra compitió sin éxito en mayo como constituyente y obtuvo 10.690 votos, mientras la académica lo hizo en el distrito 10 con 4.503 sufragios.

En el comando de Sichel, no obstante, han descartado esta semana rotundamente ambas opciones. En el círculo de la propia exministra mencionan que Aylwin no tiene interés en competir.

Sus nombres, en ese sentido, levantaron el temor de que la identidad de la llamada derecha dura quede representada en el Partido Republicano y que eso, de algún modo, perjudique el resultado de Chile Vamos.

Los partidos, en todo caso, hasta este viernes, decían tener despejado que Sichel propusiera nombres en el distrito 11. En ese escenario, la distribución de cupos más obvia por estos días es que RN mantendría sus tres cupos incumbentes, la UDI dos y Evópoli dos (son siete candidatos). Eso sí, el bloque se encuentra en plena negociación -la inscripción vence el 23 de agosto- y Evópoli sigue apelando a que esta vez sí les otorguen más de un cupo, lo que en 2017 no fue posible. Es más, hoy recalcan que, si Undurraga hubiese competido con otro compañero o compañera de lista, Evópoli tendría dos escaños en la Cámara, dado que el entonces candidato obtuvo más de 58 mil votos, es decir, solo estuvo a 2 mil votos de la primera mayoría del RN Gonzalo Fuenzalida.

Si se cumple el llamado “3-2-2”, los diputados Ramírez y Undurraga, en ese sentido, competirían con una dupla mujer.

En Evópoli se da por hecho que la secretaria general, Luz Poblete, disputará en este distrito. En el partido destacan el posicionamiento político y público que ha logrado la psicóloga en estos años, que sea parte del ADN del partido y que conjugue en su perfil aspectos como el factor “novedad” -no ha tenido cargos de representación popular y es primera vez que milita en un partido- y su rol de mujer.

En la UDI aún se mantiene la búsqueda de nombres. En el gremialismo dicen que Isabel Plá (UDI), exministra de la Mujer, rechazó el ofrecimiento. Para el partido era un perfil atractivo, sobre todo porque fue concejala de Peñalolén. La académica de Libertad y Desarrollo, Natalia González, también habría rechazado la opción. Por ahora, en el gremialismo mantienen en reserva el nombre de dupla para Ramírez, pero aseguran que mantendrá un perfil similar a los de Plá y González.

Las posibilidades de los republicanos

Con el espacio que han disputado a la UDI y RN en las concejalías de Las Condes y Vitacura, el Partido Republicano tiene un buen piso para pelear las diputaciones en este distrito.

Gonzalo de la Carrera (recientemente candidato a alcalde por Las Condes) obtuvo 44.595 votos mientras Cristián Araya, como carta a edil en Vitacura, logró 17.434 votos. Ambos disputaron a las alternativas de Chile Vamos que salieron ganadores, no obstante, en el Partido Republicano están conscientes de que es un buen bolsón de votos para disputar al menos un escaño en la Cámara Baja.

“El resultado municipal de mayo es condicionante de lo que pasará en el distrito 11 en noviembre. Como Partido Republicano tuvimos dos candidatos a alcaldes muy competitivos, que son Gonzalo de la Carrera y Cristián Araya que, de hecho, obtuvieron más votos de lo que muchos se imaginaban. Eso nos hace pensar que sí o sí vamos a elegir un diputado, y quizás dos”, dice a T13.CL el secretario general del Partido Republicano, Antonio Barchiesi.

El pronóstico de los republicanos no dista mucho del de Chile Vamos, que cree que la colectividad sí puede alcanzar un diputado y, dicen, en desmedro de un cupo de RN. ¿La razón? La colectividad que comanda Francisco Chahuán ha sido la más perjudicada en el distrito en las últimas elecciones. Primero, perdió dos de sus alcaldes (Vitacura y Lo Barnechea) y se quedó sin representación; al tiempo que tiene 8 concejales. La UDI, por su parte, sumó a un alcalde por lo que quedó con la representación de tres comunas (Las Condes, Lo Barnechea y La Reina) mientras obtuvo 7 concejales. En la elección de constituyentes, en ese sentido, el gremialismo lideró la votación con Marcela Cubillos y Constanza Hube. La exministra, de hecho, fue mayoría nacional. RN solo obtuvo un constituyente, al igual que Evópoli.

Este último partido, en tanto, fue el único partido que creció en concejalías en el distrito 11. Obtuvo siete cupos -de ellos, seis son mujeres- y ganó la alcaldía de Vitacura con la exministra Camila Merino.

Derecha dura versus derecha liberal

Las estrategias ya van tomando forma durante estos meses, sobre todo en la UDI, para enfrentar el discurso que se dará en el distrito. De La Carrera se ha presentado “el único candidato de derecha” mientras en la presidencial José Antonio Kast estará apuntalando su lista con un discurso puramente de derecha versus el de Sebastián Sichel, candidato de Chile Vamos, que ha remarcado que su domicilio político es el centro.

En ese sentido, el análisis es que los republicanos podrían afectar de mayor manera al electorado UDI. En el gremialismo, en todo caso, dicen que en ningún caso el camino es arrinconarse ni entrar en el juego de mostrar quién es más de derecha.

Nuestros candidatos a diputados, cada uno en su estilo, pueden representar mucho mejor la identidad de la derecha sin complejos, esa que enfrenta a la izquierda ideológica en momentos en que Chile Vamos duda de todo lo que cree y carga con el peso de ser la coalición de Sebastián Piñera”, opina Barchiesi.

Por otro lado, en Evópoli creen que el espacio para la derecha moderada y liberal tiene un buen espacio en el distrito.

En los partidos, asimismo, destacan que para los cinco diputados de centroderecha es su primera reelección.

La incidencia de la presidencial en ese sentido también toma relevancia en la competencia. “¿Con quién se va a sentir más cómodo Sichel haciendo campaña en terreno?”, analizan en Chile Vamos.

La del próximo 21 de noviembre es una de las batallas más abiertas y complejas, dicen en el oficialismo, que ha enfrentado la derecha en su bastión electoral.