Política

Senador Coloma: "Eso de que había que hacer Chile de nuevo cayó por su propio peso con la pandemia"

covid
agencia uno
Senador gremialista rebate crítica a la institucionalidad chilena y defiende el rol que ha jugado en la crisis del Coronavirus. Dice compartir la preocupación del Presidente Piñera sobre la acumulación de procesos electorales marcados en el calendario. Sobre el plebiscito constituyente fijado para octubre dice que en un par de meses debe quedar claro si la pandemia permite hacer un proceso "seguro e informado". En caso contrario, no se cierra a la opción de explorar la idea de un Congreso Constituyente.

Por Paula Valenzuela

Fue uno de los senadores oficialistas que durante la cita virtual con sus pares y el Presidente Sebastián Piñera, dijo, medio en broma y medio verdad, que no iba a hablar libremente por su desconfianza con la seguridad de las tecnologías que ha tenido que probar. Eso, dice, ha sido todo un desafío: trabajar de manera virtual, agrega, a su edad, ha significado un desafío intelectual. Pero ahora, una de las preocupaciones del senador de la UDI Juan Antonio Coloma es ser realista ante la pandemia pues, asegura, “lo peor está por venir”.

El expresidente de la UDI es miembro de la comisión de Hacienda por lo que ha debido tramitar en el Congreso los dos paquetes económicos del Gobierno. Además, ha participado de tres sesiones de las instancias unidas de Salud y Desafíos del Futuro a la que asisten expertos que instruyen a los senadores sobre la pandemia. Allí, dice, ha reforzado esa idea que repite casi como un mantra: no ser optimista ni pesimista sino realista.

— Pero el Gobierno está optimista al parecer ante su gestión de la crisis del coronavirus. ¿Ve triunfalismo?

— La gestión de la pandemia ha sido una prueba gigantesca para todo el mundo y de alguna manera se pone a prueba la capacidad de ser solidarios, eficaces, la calidad de los gobernantes para enfrentar crisis inéditas. Hasta ahora, afortunadamente, a pesar de los fallecidos y enfermos, que son cosas que a uno le duelen en el alma, tengo la convicción que estamos lejos de las proyecciones que se hicieron y que somos de los mejores preparados. Y eso obviamente a uno por lo menos le da esperanza. Ahora, jamás hay que confundir la esperanza con el triunfalismo. Se vienen tiempos mas difíciles, pero al menos tenemos la convicción de que las cosas se están haciendo de buena forma. 

— ¿Por qué dice que se ha hecho de buena forma? Hay sectores que critican que no se tomen medidas más severas.

— Tenemos un gobierno que se tomó en serio esta amenaza apenas surgió y creo que es de mínima justicia reconocer que, sobre todo cuando todavía hay gobernantes que minimizan la gravedad de la epidemia, el Presidente Piñera le dio una importancia, desde el primer día. Eso a algunos los sorprendió. Es clave entender de que aquí está respondiendo un modelo de desarrollo que ha dejado, con todas las limitaciones, instituciones capaces de enfrentar este desafío. No me deja de parecer emocionante ver en todas las estadísticas mundiales que Chile está dentro de los siete o diez países que mejor ha enfrentado una pandemia de esta naturaleza.

— ¿No cree que esta pandemia ha dejado de manifiesto la importancia del Estado, que se debe fortalecer? Por ejemplo, en casos de personas que no pueden hacer cuarentena.

— La pandemia ha dejado lo injusto y falso del diagnóstico que mostró hace pocos meses que Chile había fracasado, que había que cambiarlo todo, que no teníamos que mejorar sino hacer todo de una forma distinta. Aquí se ha mostrado algo distinto: sin necesidad de haber modificado una coma de la Constitución, el país ha sido capaz de tener reservas institucionales muy sólidas. Aquí no se tiene que cambiar nada y sabemos que el Estado ha logrado ser eficiente, que es lo que importa y tenemos instituciones como los mismos estados excepcionales que han permitido tomar decisiones en materia de cuidados de la seguridad o a la limitación de las libertades o de que las empresas privadas asuman roles; eso ha sido muy importante. Yo me convenzo cada vez más que lo que necesitamos en Chile es un Estado eficiente, veloz y con capacidad de respuesta y, en ese sentido, creo que podemos mejorar.

Minsal: mayoría de casos de coronavirus en Chile se produjeron por contacto con contagiadosAgencia Uno

— ¿Y cree que al menos se debe fortalecer la salud pública?

—Claramente esta pandemia genera un antes y un después en toda la humanidad. El tema de cómo enfrentar las emergencia sanitarias va a ser parte importante de las políticas públicas de las próximas décadas y en eso obviamente tiene que haber un fortalecimiento de la acción pública.

— ¿Cree que la pandemia le ha servido de cierta manera al gobierno para salir de la crisis profunda que vivió durante el estallido social?

—A Chile le ha pasado algo muy distinto de otros países: todos están enfrentando su crisis, que es la pandemia, pero nosotros llevamos dos crisis seguidas. Esta segunda crisis ha colocado en su exacta dimensión a la primera que tuvimos. Tras una protesta social legítima que creo que ha sido abordada cambiando el ingreso ético, el mínimo garantizado en materias de sueldos, cambios importantes donde el Estado ha fallado, especialmente en materia previsional, eso también plantea otra realidad. Tras eso, lo que iba asociado, que todo había fracasado o que todo era un desastre o que había que hacerlo de nuevo, uno se da cuenta que no. Que hubo un país que ha enfrentado muchísimo mejor que la inmensa mayoría de los otros países incluso de países mucho más fortalecidos. Bueno, pero cómo era esto de que nada servía de nada, que había que hacer todo de nuevo, que esto había que refundarlo, no, momentito: había muchas cosas útiles. Yo creo que la pandemia validó que las instituciones son muy importantes, que han respondido a un estrés muy difícil. Eso de que había que hacer Chile de nuevo, cayó por su propio peso con la pandemia y creo que eso da una fuerza institucional muy poderosa. Aquí hay un país que tenemos que cuidar y no hacer de nuevo.

— ¿Puede ser una opción también para que la derecha se reencuentre con un relato que perdió en la crisis social?

—Los momentos de crisis son efectivamente los momentos de decisiones y creo que en ese escenario de crisis el Gobierno ha mostrado lo mejor de sí. Creo que la centroderecha ha dado una garantía muy grande de gobernabilidad y honestamente me cuesta saber cómo hubiera sido con otro gobierno este mismo escenario tan dramático.

— ¿Cómo ha visto el rol de los alcaldes oficialistas durante la pandemia?

—Desigual, pero lo veo con comprensión. Yo no he sido alcalde, pero imagino la presión a la que están sometidos aquellas personas que tienen un rol por naturaleza mucho más directo con la ciudadanía y lo difícil que es luchar contra los sustos, rumores, redes sociales. Creo que la mayoría, no todos, ha actuado de buena manera y canalizando las necesidades ciudadanos con la comprensión de los roles de cada uno. Con el tiempo se fue clarificando qué le correspondía a cada cual y creo eso ha ido ordenando. 

— ¿Quiénes son los alcaldes que no han actuado de buena manera?

—Prefiero no personalizar.  

— ¿Y cómo ha visto al ministro de Salud, Jaime Mañalich?

 —En el pasado he tenido discrepancias. Puede ser que no sea el ministro de formas más amables que he conocido, pero reconozco que ha tenido un rol particularmente de sentido de autoridad y muy importante.

— ¿Cree que ha discutido demás en algunos casos por ejemplo con ciertos alcaldes?

—Tiene una vocación un poquito de peleas, pero imagino lo terrible que debe ser estar 30 días tomando decisiones que pueden ser la vida o muerte de muchos. Más allá de que uno no siempre pueda estar de acuerdo, creo que al final ha cumplido un rol muy valioso en Chile.

“Espero que la banca esté a la altura”

— El gerente general de la Cámara de Comercio de Santiago, Carlos Soublette, dijo: “No podemos matar toda la actividad económica por salvar las vidas, porque después vamos a estar lamentando que la gente se muera de hambre”. ¿Lo comparte?

— Es una fórmula equivocada de plantear los temas. Estoy seguro que si volviera a frasear la expresión, el gerente lo hubiese hecho de forma distinta. Fue una frase desafortunada, pero hay un tema de fondo que hay plantear: lejos la primera prioridad debe ser el tema de la salud, en eso creo que no hay dos opiniones, pero también hay que incorporar crecientemente la variable de los efectos económicos que esto va teniendo porque no son neutros y obviamente puede generar índices de empobrecimiento dramáticos, si no se hacen las cosas bien.

— El Presidente Piñera y el intendente Guevara han dicho que de seguro puede haber hambre en estos meses de crisis que se avecina. ¿Cree en esa disyuntiva respecto de que parar la economía puede terminar costando más vidas?

—Yo no lo veo como una disyuntiva. Son dos temas que hay que abordar simultáneamente con la prioridad en la salud, pero nunca descuidando el otro. 

— ¿Cree que se deben abrir por ejemplo los malls y centrocomerciales con un protocolo?

—Ese es un tema muy complejo. La cuarentena sectorizada o estratégica es un muy buen camino. Hay que ir explorando criterios de normalidad. Uno tiene ir viendo teniendo todos los cuidados. Hay que ir normalizando en algo temas que son centrales para poder comer. Porque acá tenemos una crisis económica que no tiene precedentes en 100 años y es una crisis que ni siquiera está en los manuales. Tenemos una crisis de oferta y de demanda simultáneamente, donde se le dice a los trabajadores que no pueden ir a sus lugares de trabajo, a los emprendedores que no pueden producir, y a los consumidores que se queden en cuarentena entonces esto genera una ecuación muy dramática y difícil. Hay que ir dando esos pasos sin arriesgar a la vida, avanzar en una cierta normalidad... la inmovilidad no ayuda. Tenemos que avanzar en una normalidad con freno de mano: apenas veamos que se pone en peligro una vida, retroceder.

— ¿Propone abrir malls paulatinamente, por ejemplo?

— Yo no solo hablo de malls o centros comerciales, digo que el mundo de la producción vuelva a funcionar. Yo creo que un error concentrar esto en un tema de malls. El tema es cómo se vuelve a generar normalidad en el aparato productivo.

— ¿Cree que una profunda crisis económica puede reavivar el estallido en el país?

— Yo espero que una de las lecciones que hayamos aprendido es que los estallidos sociales cuando llevan a la violencia es que generan un daño muy profundo. Distinto es hacerse cargo de las demandas sociales, ahí donde el Estado falló. Creo que desde octubre a marzo se había hecho un esfuerzo bien consistente en corregir aquello que podía efectivamente estar mal diseñado o mal ejecutado.

— ¿Cómo ha visto la mancomunión del sector público en las medidas económicas impulsadas por el Gobierno?

— El Gobierno ha tenido la capacidad de anticipar y leer y utilizar todos los mecanismos a su disposición para enfrentar esta crisis. El primer paquete económico enfocado al tema del desempleo con el seguro de cesantía, el bono covid-19. Y el segundo paquete que a mi juicio es decisivo al hacer un esfuerzo grande por 24 mil millones de dólares al capital de trabajo de las empresas a través del Fogape, que es totalmente inédito y eso apunta a un gobierno capaz de hacer la pega y a un Congreso que estuvo a la altura. Por otra parte, el Banco Central generó un escenario muy importante en materia de flujo de política monetaria dando una señal de alerta temprana respecto de que iba a quemar las naves por salvar al país. El país está viendo al Gobierno y a un Banco Central que han estado muy bien en la crisis económica, espero ahora que la banca esté a la misma altura. Aquí hay un tema central: nos salvaremos si estamos todos alineados.

— ¿Y la banca hasta el momento ha jugado su rol?

— La verdad es que el momento decisivo parte la próxima semana, porque la ley del Fogape y que activa las condiciones de liquidez se gatillan junto a la publicación de esta ley. Hay bancos que han estado mejor y otros más lentos respecto de comprender no solo la magnitud de la crisis económica sino que el rol que tienen todos los actores. Ahora empieza a jugarse el partido. Espero que la banca esté a la misma altura que el Banco Central.

Plebiscito versus pandemia

— ¿Le preocupa, como al Presidente Piñera, que haya muchas elecciones populares en un periodo muy corto?

— Yo comparto plenamente esa preocupación. Pero yo tengo un compromiso que adquirí el 15 de noviembre, porque creo que, en ese momento, estaba en peligro la subsistencia de la institucionalidad en Chile. Yo creo que estábamos en un momento muy difícil y cuando uno suscribe algo tiene que hacer el mayor esfuerzo por respetarlo. Ahora, cómo se va a cumplir ese escenario plebiscitario: yo espero que se cumpla conforme a los cambios que se hicieron. Y eso a su vez se va a determinar según elementos de salud y espero que en un par de meses tengamos claridad de si vamos a estar en condiciones de hacer un plebiscito seguro e informado. Esas son las dos grandes características para que los 9 millones que vayan votar puedan hacerlo con absoluta tranquilidad e información. Ojalá esto se pueda hacer y el Gobierno debe hacer el máximo esfuerzo. De lo contrario, veo que se abre otro escenario que podría evaluarse en caso de llegar a algún tipo de acuerdo como darle un carácter constituyente a un próximo Congreso o abordar también el tema de simultaneidad en las elecciones. Quizás uno podría generar simultaneidad entre gobernadores regionales y cores y de esa manera que las primeras de ellos se realicen con las primarias presidenciales.

[MINUTO A MINUTO] DC acusa exclusión en entrega de indicaciones a proceso constituyenteAgencia Uno

— ¿Ha abordado en la coalición o fuera de ella el tema de un próximo congreso constituyente?

— No. Lo he oído... un congreso con facultades constituyentes particulares que se puedan plebiscitar. Es una idea... Yo espero que el calendario se lleve a cabo en términos normales. La última palabra la tienen quienes están a cargo de la salud de los chilenos. Ellos son muy responsables y nos podrán dar señales claras.

— ¿Ve la posibilidad de que se deseche el plebiscito?

—Hay que hacer un máximo esfuerzo por realizarlo. Si en caso de que no se puedan hacer elecciones en un periodo largo, bueno, habrá que pensar en otra fórmula y por eso que uno tiene que estar pensando en cómo respetar esa voluntad de hacer una discusión constitucional.

—Pero la idea del congreso constituyente es invalidar el plebiscito...

—Es una opción. Hay que hacer un esfuerzo por el plebiscito.

Casos en Chile

Información actualizada al 27 de julio de 2021

Contagiados

1.611.090

Fallecidos

35.151

Casos Activos

8.141