Política

“Hay mérito”: Marinovic atiza el debate sobre la acusación a Piñera entre los diputados pro Kast

Agencia Uno
Por Paula Valenzuela
“Si hubiese habido un acto de gobierno por medio del cual el Presidente se favorece a sí mismo, me parece que eso justifica una acusación constitucional”, dijo este martes la constituyente, abriendo una discusión que aún no tiene una postura común al interior del Partido Republicano. Flores y Romero -que apoyan al abanderado- se han mostrado abiertos a votar a favor e Ignacio Urrutia -diputado militante- dice que hay que analizar profundamente el líbelo.

“Como Partido Republicano vamos a tener una postura una vez que tengamos bien analizado el tema”, dice el diputado republicano Ignacio Urrutia en conversación con T13.CL al abordar la acusación constitucional que se discute en el Congreso en contra del Presidente Sebastián Piñera, a propósito de Pandora Papers.

El debate en el Partido Republicano aún no se ha dado de manera formal, pero, por estos días, han surgido voces como la de la constituyente Teresa Marinovic, quien si bien es independiente, es una figura reconocible de la colectividad en la Convención Constitucional.

“Los antecedentes que están disponibles ameritan estudiar el tema, porque en una primera aproximación me parece que hay mérito. Si hubiese habido un acto de gobierno por medio del cual el Presidente se favorece a sí mismo, me parece que eso justifica una acusación constitucional”, dijo este martes Marinovic en el matinal de Canal 13, Bienvenidos. Eso sí, clarificó que no ha dicho que votaría a favor. “Cuando hablamos de este tipo de asuntos -continuó señalando- uno tiene que hacer privilegiar ciertos principios y no las defensas corporativas. Uno de los problemas que ha tenido la política -y en esto, creo, no hay diferencia entre la izquierda y la derecha-, ha sido realizar defensas corporativas”.

En paralelo, hace días, diputados que han manifestado su apoyo al candidato presidencial del Partido Republicano, José Antonio Kast, se han mostrado abiertos a aprobar el líbelo. Así lo señaló por ejemplo la RN Camila Flores: “Lo voy a evaluar en su mérito”.

Leonidas Romero, también de RN, consultado por T13.CL, comenta que está solicitando -por su cuenta- antecedentes para ver si hay delitos en el actuar del Presidente de la República. “Yo no estoy ni en estado de reflexión ni pensando cómo votar, estoy solicitando por mi cuenta antecedentes. Si tiene mérito voy a votar a favor, porque o sino no tiene sentido estar recabando la información”, señala.

Asimismo, el diputado cuenta: “Solicité una audiencia con el director nacional del Servicio de Impuestos Internos (SII) que, hasta el minuto, no me la ha dado y me parece muy extraño, porque yo he tenido otras reuniones por otros temas con él y siempre me ha entregado la información, ya sea presencial o por videoconferencia, pero ahora la verdad no sé si está muy ocupado o si recibió la orden de no recibirme, no tengo idea”.

En tanto, el abanderado ha manifestado en distintas ocasiones que el camino, primero, era una comisión investigadora ante la existencia de nuevos antecedentes judiciales. Este martes, de hecho, retrucó las palabras de la senadora UDI, Jacqueline van Rysselberghe, quien sostuvo que la acusación “es un golpe de Estado”. “No se puede hablar de golpe de Estado si están usando los mecanismos constitucionales, por mucho que yo no comparta lo que está haciendo el Congreso”, dijo. En ese sentido, J. A. Kast manifestó que espera en esto “prime la cordura y no el aprovechamiento político una vez más; (…) que se entreguen todos los antecedentes y que la votación sea mirando a Chile y no el interés pequeño de algunos candidatos”.

La decisión de los tres republicanos

En el actual Congreso, el Partido Republicano cuenta con tres militantes, además de Urrutia (exUDI), con Cristóbal Urruticoechea y Harry Jürgensen, ambos exRN.

Hasta ahora, pese a que no lo han abordado en extenso, se inclinan por rechazar la acusación, no obstante, no hay una opinión rotunda.

Esta postura no es poco relevante en la Cámara si se considera que se necesitan de 78 respaldos -mayoría simple-, aunque, relevan en la corporación, “la suerte ya está echada” y ésta se aprobaría. La pregunta que surge, en ese sentido, es con cuántos votos oficialistas o de derecha -en este caso, del Partido Republicano- el líbelo pasará al Senado.

“En un primer análisis leyéndola rápidamente me dio la impresión que era más bien argumentos contra la persona de Sebastián Piñera más que contra faltas constitucionales, pero sin lugar a dudas que hay que analizarla más profundamente y hay que ver también los argumentos que se esgriman tanto por el lado del Presidente como por la comisión revisora de la acusación”, dice Urrutia a T13.CL.

Por su parte, Urruticoechea sostiene que “la acusación constitucional carece de méritos jurídicos suficientes toda vez que se refiere a imputaciones por supuestos hechos que habrían ocurrido en un mandato anterior, y no en la actual administración”. Y agrega: “No me cabe duda que se trata de una acusación presentada en forma acelerada, desordenada y llena de contradicciones”.

En tanto, Jürgensen es más taxativo y adelanta que ya tomó la determinación de su postura en contra. “Mi voto está decidido, porque yo no voy a ser cómplice para que este país vuelva a tener un episodio de inestabilidad máxima”, explica y, ante los dichos de Marinovic, dice que “aquí no se trata de una defensa corporativa sino en pensar en lo que es mejor para el país que necesita más que nunca estabilidad y no sembrar dudas”.

Con todo, en el Partido Republicano subrayan que no existe un cálculo político para actuar en este tema, pues, dicen, actúan de acuerdo a “convicciones” y que, así como este martes defendieron al subsecretario Juan Francisco Galli (Interior) por sus dichos contra Gabriel Boric y Yasna Provoste -ante actos de violencia del 18-O-, otras veces han sido férreos críticos del gobierno.

Hasta ahora, J. A. Kast se posiciona como una de las cartas fuertes del abanico presidencial, por lo mismo, relevan en el sector, es evidente que debe mostrarse lejano a La Moneda y a la supuesta “continuidad” de un eventual gobierno de Sebastián Piñera.