Política

Nueva Constitución: Cómo funcionaría el órgano constituyente y qué falta

Nueva Constitución: Cómo funcionaría el órgano constituyente y qué falta
María Paz Núñez
Dos expertos dieron a conocer los puntos fuertes y débiles del acuerdo entregado durante la madrugada de este viernes por casi todas las tendencias políticas representadas en el Congreso, lo que permitirá la realización de dos plebiscitos, el primero de ellos, en abril de 2020.

Si hay o no hay piso ciudadano para realizar una nueva Constitución, y si eso lo hará una Convención Constitucional u otro organismo, son las primeras dudas que se resolverán en el plebiscito que se desarrollará en abril de 2020, según promete el acuerdo dado a conocer durante la madrugada de este viernes, firmado por la mayoría de las fuerzas políticas con representación parlamentaria.

Claudia Heiss, jefa de la carrera de Ciencia Política del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, valoró ampliamente el acuerdo. “Creo que es una luz de esperanza para nuestro sistema político que ha funcionado muy mal los últimos 30 años”, agregando que el rol de la política es canalizar los conflictos sociales y que en Chile “la política no ha sido capaz de canalizar los conflictos”.

[LEE TAMBIÉN] Asamblea Constituyente o Convención Constitucional: ¿Cuáles son las diferencias?

Por su parte, el académico de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, Álvaro Tejos, señaló que “tenemos un sistema que se reconoce como democrático y hay que reemplazarlo o no (...) Esto no pasa de ser un acuerdo, una declaración de buenas intenciones, no tiene ningún valor jurídico”.

En cuanto al funcionamiento, ambos ven algunos problemas para su implementación ya que eso no lo responde el documento dado a conocer por los parlamentarios, pero Claudia Heiss valora que el quórum sea de 2/3.

“Es habitual, son acuerdos amplios, no son decisiones en controversia, 2/3 asegura un acuerdo amplio de distintas bases políticas porque es el 66% (...) Han demostrado que están escuchando a la gente, esta es una escena que no veíamos desde la transición”, indicó la experta.

Mientras, el profesor Tejos es menos optimista en los resultados señalando que el acuerdo fue “improvisado y frívolo”, y que para un buen funcionamiento faltan cosas fundamentales como “fijar los roles, ver el tema de los derechos humanos. Hay factores que no se si tienen cabida, los grupos privados nunca van a perder sus privilegios (...) Se va a generar una frustración enorme porque a la gente no se les están diciendo las cosas como son”, puntualizó.