Política

Expresidente Lagos y proceso constituyente: “No me gustó la Constitución que lleva mi firma”

T13 - Expresidente Ricardo Lagos
Camilo Calderara
El exmandatario se refirió a la posibilidad de que la ciudadanía rechace la propuesta que presente el Consejo Constitucional, lo que significaría que la actual Constitución siga vigente.

El expresidente de la República Ricardo Lagos conversó con Mesa Central a 50 años del golpe de Estado y se refirió a la Constitución que está vigente en nuestro país y que lleva su firma por la reforma que se hizo en 2005, en acuerdo con el Congreso. 

En un tema que tiene tanto de historia como actual, el exmandatario aseguró en “50 años: Conversaciones con historia” que no le gusta la actual Constitución y que espera que el Consejo Constitucional presente una propuesta mejor. 

Revisa la entrevista con Eduardo Frei en "50 años del golpe: Conversaciones con la Historia"
Lee También >
Revisa la entrevista con Eduardo Frei en "50 años del golpe: Conversaciones con la Historia"

“Creo que el Presidente Boric tuvo una jugada maestra. Dijo terminada la tarea de la comisión de los 24 sabios y del comité de admisibilidad, que era una forma ejemplar cómo había terminado eso, ‘yo estoy detrás de eso’”, destacó. 

Lagos destacó que Boric dijera que no habría un tercer proceso constituyente si fracasaba el actual, porque aseguró que condicionaba al Consejo Constitucional, que es liderado por el Partido Republicano, a presentar una propuesta que genere consenso.

“‘Lo que estoy diciendo es nos quedamos con lo que tenemos’. Por tanto, tenemos que asumir las consecuencia si queremos que el plebiscito de salida se apruebe”, dijo Lagos haciendo referencia a Boric.

Agencia Uno - Constitución Política de Chile
Agencia Uno - Constitución Política de Chile

“No me gustó la Constitución que lleva mi firma”

En el marco de la discusión constitucional, algunos plantean que la actual Constitución es la de Ricardo Lagos, por la reforma del 2005, pero la mayoría reconoce que se trata aún de la Constitución de Augusto Pinochet que entró en vigencia en 1980. 

Es por eso que el expresidente planteó que la actual Constitución no es suficiente y aseguró que se lograron hacer esos cambios porque la centroizquierda estaba ganando espacio en el Congreso y la derecha se vio obligada a negociar. 

“La alternativa no me gusta porque no me gustó la Constitución que lleva mi firma. No nos olvidemos que en ese momento había derecho a veto, en ese momento está claro que el establishment mantenía el status quo, que empezaba a ser favorable para el grupo nuestro, entonces inventaron la reforma constitucional para no tener que recurrir a los diputados”, explicó el expresidente.