Tendencias

Temporada de aire acondicionado: ¿Por qué debemos considerar la energía solar?

Por T13
Hay una serie de consejos que existen para ahorrar energía y dinero con el aire acondicionado, como: usar cortinas obscuras en ventanas y puertas expuestas a la luz solar directa.

Con la llegada de la primavera, más pronto que tarde, comenzarán las altas temperaturas en el país.

En ese contexto, el aire acondicionado surge como una real alternativa, especialmente considerando que estos aparatos consumen menos energía que algunos electrodomésticos, como los hervidores o estufas eléctricas. Son más eficientes, no contaminan e incluso algunos purifican el aire y eliminan bacterias.

Hay una serie de consejos que existen para ahorrar energía y dinero con el aire acondicionado, como: usar cortinas obscuras en ventanas y puertas expuestas a la luz solar directa; ventilar la casa durante las primeras horas del día y cuando se acerca la noche para
evitar un consumo excesivo de energía; y realizar mantenimiento anual del equipo para evitar averías en el sistema. 

Sin embargo, uno de los mejores consejos para utilizar el aire acondicionado de la forma más eficiente y que además no dañe al planeta es con energía solar.

¿Cómo funciona la energía solar? 

Los paneles solares están especialmente diseñados para absorber la radiación del sol y luego usarlo para generar electricidad, es decir, convierten la luz en electricidad. Por lo general, los llaman "paneles fotovoltaicos", que significa "electricidad luminosa".  Un panel solar es una variedad de células solares que absorben los rayos del sol y convierten la energía térmica en energía eléctrica, lo que lo hace útil para iluminar diferentes espacios o utilizarla en aparatos electrónicos.

¿Cuáles son sus beneficios? 

Los beneficios de la energía solar son múltiples. Por ejemplo, ayuda al desarrollo sostenible, puesto que el sol es una fuente renovable, no contaminante y disponible en todo el planeta. Por cada 100 KW de potencia solar instalada se evita la emisión de 75.000 kg de CO2 al año. Además contribuye a generar empleo en aquellas zonas donde se implanta. 

Además: 

  • El sol, que es su principal fuente, llega a todas partes, por ende, en todas partes puede ser utilizada
  • Este es un tipo de energía que combina muy bien con las baterías y la red eléctrica, además, genera riqueza local y empleo
  • Finalmente, la energía solar tiene una escasa necesidad de mantenimiento. ​

En el caso de Chile, como país hemos estado en el foco del mercado solar por las características geográficas que ofrece, también lo ha hecho por su fuerte economía y por el desarrollo de nuevas reformas que han impulsado el tema de las energías renovables.

Según cifras del 2017, el tipo de energía renovable más consolidada en el país es la solar fotovoltaica, la que representa el 7% de la generación eléctrica total. Por otra parte, más del 70% de nuevos proyectos de energías limpias corresponden a solares fotovoltaicos. Este gran interés por los cielos y suelos chilenos lo han llevado a ganarse el apodo de “la Arabia Saudita de Latinoamérica”. De hecho, hasta marzo de 2022, en Chile existían 6.328 MW (megavatios) de instalaciones solares, logrando una penetración del 20% en el sistema.