Tendencias

Álvaro Morales relató "secuestro" en Rapa Nui: Intentó "comprar" a captores con joyas de utilería

Juego Textual - Álvaro Morales
Por T13
“No tenía miedo porque caché que ya había entrado en onda con ellos. En ningún caso fue amenazante ni nada”, recordó el actor sobre esta experiencia en "Juego Textual".

Este martes en “Juego textual”, las panelistas Katty Kowaleczko, María Jimena Pereyra, “Tita” Ureta, Begoña Basauri, “Pepi” Velasco, “Chiqui” Aguayo, Rayén Araya y Yazmín Vásquez, junto al animador Sergio Lagos, recibieron al actor Álvaro Morales.

El integrante de teleseries como "Estúpido cupido", “Iorana”, “Romané” y “¿Dónde está Elisa?” comenzó hablando acerca de su carrera, explicando por qué se alejó de la televisión.

“No es que me haya aburrido, estoy muy agradecido de mis años en televisión”, indicó. 

Cometa verde que pasa cerca de la Tierra cada 50 mil años: ¿Puede verse desde Chile? AFP
Lee También >

Cometa verde que pasa cerca de la Tierra cada 50 mil años: ¿Podrá verse desde Chile?

Luego, compartió una curiosa anécdota. Mientras trabajaba en la teleserie "Iorana", que le significó su primer personaje protagónico en telenovelas en 1998, el actor contó que una vez mientras esperaba en Isla de Pascua para grabar una escena, fue brevemente secuestrado por un pascuense.

“Estoy esperando y de repente siento un relincho. Me doy vuelta y hay un caballo y un señor gigante con plumas, muy pectorálico, y me dice ‘¿Qué haces tú aquí?’", afirmó. 

"Le digo que estoy grabando una teleserie, me empieza a hablar en rapa nui y me tira el caballo. De repente siento por detrás más caballos y me empezaron a azuzar para que me fuera”, recordó.

Luego de que intentó "comprar" a los nativos regalándoles una de las joyas de utilería de su personaje, ellos cambiaron su actitud.

“El jefe de ellos se puso el anillo y me dijo ‘ven, súbete’. Me agarró, me subió al caballo y nos fuimos”, contó, agregando que se lo llevaron a dar un paseo a caballo y luego lo devolvieron al mismo lugar donde estaba, sin decirle ni una palabra.

“No tenía miedo porque caché que ya había entrado en onda con ellos. En ningún caso fue amenazante ni nada”, finalizó.